Se encuentra usted aquí

Atención a la juventud

25/01/2020
00:34
-A +A

Un ambicioso programa destinado a mejorar la situación de los jóvenes de la capital mexicana será puesto en marcha por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de la Ciudad de México (DIF) en el que se buscará especialmente prevenir las adicciones a sustancias nocivas para el organismo, como los narcóticos y los inhalantes, pero también ayudar a salir de ellas a quienes ya están inmersos en el problema.

Para lo anterior, se buscará no sólo brindar a jóvenes, adolescentes y menores de edad atención médica, sino también psicológica a fin de evitar que quienes han caído en una adicción, vuelvan a recaer en ella.

La atención se brindará tanto a través de un esquema de mejoramiento de los Centros de Atención y Prevención de Adicciones (CAPAs) como con un programa de becas denominado Jóvenes Unen al Barrio, que plantea beneficiar a poco más de 3 mil chicas y chicos que habiten en zonas de la capital catalogadas como de bajo índice de desarrollo social y en el que deberán participar en acciones y actividades sociales encaminadas a la reconstrucción del tejido social y fomentar la paz y la no violencia. El proyecto también contempla el ayudarles a obtener un empleo o a acceder o concluir con sus estudios.

En el aspecto específico de los CAPAs, que durante 2019 reportaron haber dado más de 15 mil consultas, se les fortalecerá con un mayor presupuesto que les permita hacer contratación de nuevo personal, especialmente de las áreas médica y psicológica, así como de trabajo social, ya que las estadísticas actuales indican un drámatico incremento en el consumo entre adolescentes de sustancias sicoactivas, que en tan sólo en la última década duplicó su incidencia entre la juventud capitalina, siendo los inhalantes los de mayor presencia entre menores con alguna adicción. A través del plan puesto en marcha, se espera alcanzar una meta de 30 mil consultas, el doble que las otorgadas el año anterior, para lo cual también se ampliarán los horarios de atención en dichos centros.

Es de hacer votos para que este esfuerzo por parte del DIF capitalino caiga en terreno fértil y no en campo estéril como muchas otras iniciativas emprendidas por gobiernos anteriores que no fructificaron y quedaron sólo en buenas intenciones, mientras que las adicciones por años estuvieron echando raíces en miles de jóvenes que no tuvieron otra salida o no encontraron oportunidad o acomodo en una sociedad que no pensó en ellos y por el contrario los criminalizó.