Ahorros sin sentido

Editorial EL UNIVERSAL

Editorial EL UNIVERSAL

Buscando ahorros en el marco de la política de Austeridad Republicana adoptada por el gobierno, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) canceló el contrato de renta de su sede central, lo que se suma a que hace poco también dio por terminado un contrato de arrendamiento de computadoras.

La sustitución del titular de la Secretaría, en la que Javier Jiménez Espriú cedió su lugar a Jorge Arganis Díaz Leal, coincide con la salida de la dependencia de la que hasta hace poco fue la sede de sus oficinas centrales, en una torre de corporativos localizado al norte de la capital.

Si bien la mudanza se da circunstancialmente casi a la par del cambio de estafeta en la SCT, en realidad la cancelación del contrato de arrendamiento de oficinas se tomó durante la gestión del exsecretario, por lo que el actual titular será el encargado de decidir cuál será la nueva sede, completar el traslado y supervisar las nuevas condiciones bajo las cuales regresará a laborar el personal de la dependencia.

Sobre la cancelación del contrato de arrendamiento de computadoras en ésta y otras dependencias, el presidente de la República explicó que la decisión se tomó porque eran muy onerosos y se habían establecido en condiciones de desventaja para el erario. Si bien es justo poner un alto a contratos y concesiones otorgadas sin licitaciones o informes detallados previos, eso no debe significar una parálisis y poner en riesgo el funcionamiento de la administración pública.

La SCT es una dependencia clave en la ejecución de obras públicas en materia de comunicación, pero que al no tener para equipo de cómputo ni edificio, deja, con su debilitamiento físico y de infraestructura, fragilidad en la atención de sus funciones, que son vitales para la nación, especialmente en estos momentos de pandemia y de condiciones de desastre por el golpe de fenómenos naturales en algunas regiones del país, que afectan, entre otros ámbitos, el de los caminos y las comunicaciones terrestres.

Para su operación, los empleados de la dependencia requieren condiciones satisfactorias en las que puedan desarrollar su labor con calidad, con las instalaciones adecuadas y el equipamiento óptimo y suficiente que les permita realizar a plenitud las funciones que les han sido asignadas.Ahora han manifestado su preocupación de que se les reubique en instalaciones en las que, por ahorrar en arrendamiento, se les ponga en condiciones de hacinamiento en momentos en que subsiste el riesgo de contagio.

Al tratarse de una dependencia estratégica para el funcionamiento y desarrollo nacional, la SCT requiere que se revisen las condiciones en las que debe operar su personal. Su bienestar es también el de todos.

 

TEMAS RELACIONADOS
SCT
Guardando favorito...

Comentarios