Se encuentra usted aquí

La economía no debe dejarse en manos de los economistas

23/08/2019
02:46
-A +A

“La política es demasiado sería para dejarla en manos de los políticos”, la frase es del político Alemán Konrad Adenauer, quien fuera Canciller y Primer Ministro de Alemania en 1955. “La economía es muy importante para ser dejada en manos de los economistas” es una frase que le atribuyen a nuestro actual presidente, sin embargo, fue publicada algunos años antes por un economista crítico de la escuela económica neoclásica: Steve Keen. El mensaje importante es que dicha escuela tiene una estructura teórica que no sólo es falsa y falta de realidad, sino que además es anti capitalista por ser la culpable de generar crisis económicas en el mundo.
Hace algunos días, en una de las conferencias matutinas el presidente dijo la frase que para muchos fue otra de sus ocurrencias. Sin embargo, hay mucho de verdad en lo que dice. Lo que es más, la frase no sólo es verdadera para la Economía y la Política, sino prácticamente para todo campo del conocimiento humano. En el caso de la Economía es absolutamente cierto, pues una mala teoría, que consecuentemente deriva en una política económica, provoca mucho daño a la humanidad. El daño trasciende a las generaciones actuales para convertirse en malestar intergeneracional, que requiere más de un sexenio para ser revertido.
El espacio no permite señalar las deficiencias de la teoría económica dominante. Pero hay algunos ejemplos que no requieren formación en economía y que cualquiera puede entender. El primero lo encontramos en la llamada teoría del consumidor. La escuela dominante establece que todos estamos cortados con el mismo acero y que, por lo tanto, consumimos lo mismo, pero en cantidades diferentes dependiendo de nuestro nivel de ingreso. Bajo esta óptica, los gustos de Bill Gates son los mismos que los de cualquier mendigo, sólo que el primero consume en mayor cantidad que el segundo. Este sencillo ejemplo, únicamente requiere sentido común para entender lo absurdo que puede llegar a ser, no obstante, es la base de la Teoría Económica actual.
Más importante que lo anterior es que los modelos de la teoría Macroeconómica establecen que los mercados, por lo tanto la economía, son estables. Es decir, la teoría económica dominante establece en sus modelos teóricos que no existen los desequilibrios y, por lo tanto, las crisis. En pocas palabras, los modelos teóricos están diseñados para un mundo que no existe. En tal contexto, no sorprende que en el umbral de la crisis de 2008, los economistas neoclásicos se hayan lisonjeado a sí mismos y hayan sostenido que por fin se había alcanzado la estabilidad económica en el mundo. Meses después la crisis estalló. Los economistas neoclásicos no lo vieron venir porque en sus modelos teóricos no existen las crisis.
Las consecuencias de instrumentar políticas económicas basadas en modelos teóricos que a todas luces son falsos son desastrosas: generan crisis económicas no sólo locales, sino internacionales. Estas crisis trascienden a las generaciones actuales y se heredan a las siguientes. No es casualidad que el mundo esté creciendo a tasas menores desde que se dio el “viraje” neoliberal, dicho estancamiento está disfrazado de “estabilidad”.
Las consecuencias negativas de una mala teoría económica no sólo se reflejan en el nivel de vida. La barbarie ecológica contemporánea también es consecuencia de esta mala teoría, que al convertirse en política económica, ha evitado que los gobiernos del mundo regulen la sobreexplotación de los recursos naturales. El mantra de los economistas es que “los mercados se regulan solos”. Ante las crisis económico-financieras, ante el cambio climático y ante la escandalosa concentración del ingreso en unas cuantas manos, todo promovido por la escuela económica dominante, en definitiva la frase es cierta: la economía es demasiado importante para ser dejada en manos de los economistas. En particular, cuando la teoría económica que los mueve es falsa.

Coordinador Académico de Negocios y Finanzas de la UDLAP Jenkins Graduate School. Profesor de tiempo completo del Centro Universitario UAEM Nezahualcóyotl. Presidente y Director General del Laboratorio de Análisis Económico y Social, A. C.

 

Darío Ibarra
Coordinador Académico de Negocios y Finanzas de la UDLAP Jenkins Graduate School