Estados Unidos y la cooperación bilateral

Daniel Cabeza de Vaca Hernández

En días pasados el presidente Biden firmó un memorándum mediante el cual declara a la corrupción como un asunto de seguridad nacional, señala que corresponderá a los Estados Unidos de América (EU) liderar los esfuerzos internacionales conforme a una estratégica preconstituida tomando el compromiso de ejecutar acciones para responsabilizar a los corruptos así como a las organizaciones criminales transnacionales bajo la Ley Global Magnitsky, la cual persigue a extranjeros acusados de corrupción y de violaciones a los derechos humanos.

La relación entre México y EU nunca ha sido fácil, es una historia de encuentros y desencuentros. El gobierno norteamericano quiere apoyar con fondos a las instituciones públicas y a las organizaciones de la sociedad civil en el combate a la corrupción. El valor de la participación ciudadana, nunca debe soslayarse, representa una de las expresiones más importantes de la democracia, más aún cuando se trata de temas como la corrupción.

La problemática que se presenta con el otorgamiento directo de fondos por un gobierno extranjero a organizaciones de la sociedad civil, son los lineamientos que les imponen para su ejercicio. No debemos recibir apoyos económicos o materiales que impliquen la adopción de estrategias ajenas a nuestras políticas y programas. El sistema de justicia penal es uno de los mejores ejemplos; durante su diseño y creación los norteamericanos financiaron la mayoría de la capacitación e implementación del NSJP, bajo sus reglas.

La corrupción del servidor público la ciudadanía la ha sancionado en las urnas, pero la otra corrupción, que lacera gravemente a nuestra sociedad, que involucra desde un simple policía de pueblo, hasta algunos de los más altos funcionarios, pasando por profesionistas, empresarios, comerciantes y muchos miembros de nuestras comunidades, la provoca el crimen organizado y se financia con dinero que llega de EU y se impone con las armas que tienen el mismo origen. Mucho nos ayudarían los norteamericanos a combatir la corrupción e impunidad si impidieran que nos llegara dinero sucio y armas.

No dudamos de las buenas intenciones del gobierno americano, debemos acordar con ellos otras formas de colaboración. No repitamos los errores del pasado.

 

Consejero de la Judicatura Federal 2009-2014

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios