Dark web, un espacio para delinquir (Parte I)

Daniel Cabeza de Vaca Hernández

Con la colaboración de los Mtros. Carlos Aguilar S. y Mauricio E. Montes de Oca D.
 

La globalización del uso del internet abrió nuevos retos en materia de seguridad. Las organizaciones criminales trasnacionales y terroristas hacen uso del mismo para competir y obtener beneficios de carácter tanto económico como político, utilizando nuevos esquemas de organización, financiamiento y distribución.

Los grupos extremistas, debido a la caída de los regímenes que los financiaban, continúan y sustentan su operación con actividades delictivas. La persecución por parte de la comunidad internacional y la creciente presión de las fuerzas del orden, orillaron a los grupos radicales a buscar alternativas mediante la utilización de estructuras de redes criminales y del crímen organizado transnacional; es así como se origina y desarrolla el nexo "crimen-terror" por el cual dos grupos diferentes comenzaron a relacionarse.

Según la UNODC, los incidentes de ciberdelincuencia son organizados con frecuencia por redes delictivas que operan en línea, que utilizan ganancias ilícitas para financiar otros delitos graves como el terrorismo.

La web es una oportunidad para la operación de la DO que les permite intercambiar experiencia organizacional, interactuar aún sin contacto directo ni conocerse, facilitando la relación entre grupos criminales con extremistas. La distorsión de la globalización es el mejor ejemplo de cómo las drogas ilegales cruzan fronteras y controlan territorios a través de la web oscura, lo que les ha permitido ampliar su capacidad de distribuir estupefacientes ilícitos, y utilizar servicios ordinarios postales y de mensajería para llegar al consumidor final.

En un inicio la red oscura, llamada "Onion Router" o "Tor", fue creada por el Laboratorio de Ciencias Navales de EUA. Comenzó en 2003 como un proyecto que permitió a agentes secretos, espías políticos y al Departamento de Justicia interactuar de forma anónima y segura desde cualquier país. Utilizada por los criminales, la Internet oscura en lugar de ser donde se comparte información política y de seguridad, ahora es el principal centro de operaciones de toda clase de delincuentes y de grupos extremistas.

Durante el mandato de Trump, el gobierno de los EUA consideró probado que los cárteles mexicanos tienen conexiones internacionales con grupos criminales y terroristas como el Estado Islámico (Irak). Rex Tillerson, entonces secretario de Estado, denunció ante la Cámara de Representantes el vínculo de esos grupos delictivos con ISIS (Siria) con lo que dio significado a la teoría de que la inmigración irregular afecta la seguridad nacional de su país y confirmó que la relación entre organizaciones criminales y organizaciones terroristas es real.

Los cárteles mexicanos utilizan la web oscura para comprar precursores de Asia y distribuir sus productos en el mercado internacional. Generalmente las transacciones se pagan con criptomonedas que son difíciles de rastrear y facilitan el blanqueo de esos recursos. Lo que no se ha mencionado es que en ese mercado electrónico, tambien se ofrecen armas de productores norteamericanos y que los grupos criminales mexicanos adquieren.

En la siguiente entrega nos referiremos a la forma en que la red profunda ha fomentado el nexo “crimen-terror” y lo que las nuevas tecnologías, como la 5G, pueden implicar.

Comentarios