Se encuentra usted aquí

Contener tráfico de fentanilo

26/12/2019
02:18
-A +A

El tráfico de fentanilo, los terribles daños que ocasiona a la salud de la población y los grupos criminales que lo controlan, son el nuevo desafío que estos tiempos impone a los gobiernos de México, los Estados Unidos y del mundo. Es un opioide sintético elaborado a partir del procesamiento de ciertos precursores que son traídos a México desde India y China para su elaboración. Es un anestésico de producción y distribución legal, que es 100 veces más poderoso que la morfina y 50 veces más que la heroína, pero que, producido a partir de precursores ilegales y de contrabando, se distribuye en el mercado ilegal de los adictos a los opioides en los Estados Unidos, que causa el 59.8% de las muertes relacionadas con opioides, y donde su consumo es considerado una epidemia. Ahora también en México empieza a consumirse y distribuirse, ya que es sumamente adictivo y económico en su elaboración.

Tanto el gobierno de los Estados Unidos como los de la Unión Europea, han declarado a algunos grupos criminales de nuestro país como los principales elaboradores y proveedores de fentanilo a nivel mundial, obligando en ambos casos a México a combatir su producción y tráfico e implementar políticas de contención que tiendan a inhibir las exportaciones ilegales de esa droga sintética hacia el mundo. La presión de esas naciones nos compromete a tomar acciones para enfrentar la problemática que esa droga puede generar al interior de México. Como sucedió al combatir las exportaciones con el cierre de las rutas de tráfico de la cocaína hacia los Estados Unidos, la droga es recibida en pago por los traficantes locales y se distribuye en nuestras calles, lo que incrementa la violencia y adicción en México.

Las acciones para combatir el tráfico y consumo de fentanilo en la región van en aumento, tan solo en este mes, las autoridades efectuaron una investigación que duró dos años, y logró la detención de 130 delincuentes entre los que se cuentan 9 jefes de esa industria criminal. En nuestro país, la Sedena ha obtenido buenos resultados en cuanto al aseguramiento de esa droga sintética, destrucción de laboratorios y detención de algunos responsables. Por su parte, la Fiscalía General de la República ha realizado detenciones de personas que operaban laboratorios con los precursores necesarios para la producción de fentanilo en Ciudad de México, Sinaloa y Nuevo León. No obstante, parece que nada es suficiente ante el aumento en la producción, el consumo y la expansión del mercado a nivel mundial porque el producto mexicano alcanza ya al continente europeo.

Adicionalmente, al problema de adicciones que genera este opioide sintético, los residuos generados durante el proceso de elaboración, los desechos de los precursores utilizados, los vapores y residuos que se esparcen en el aire, son nocivos y altamente contaminantes, envenenando por muchos años el agua que tocan hasta los mantos freáticos y el suelo sobre el que se elaboran.

La realidad es que no tenemos ninguna información al respecto, si somos una nación productora, deberíamos ocuparnos del problema desde dos perspectivas, por una parte, desde una perspectiva de epidemia de salud y por otra, desde un enfoque de contención a la delincuencia organizada. Deberíamos ya estar realizando los análisis de las aguas residuales en algunas zonas de riesgo del país, como lo ha hecho la UE, para conocer si se está produciendo y consumiendo la droga, además de los estudios en el sector salud, para conocer el número de adictos que se han generado y el de las muertes que provoca.

Como lo hemos apuntado, el procesamiento de los precursores de esa droga es altamente contaminante y muy tóxico, por lo que muchas poblaciones o comunidades pueden estar en riesgo de una catástrofe por envenenamiento de las aguas freáticas y, como consecuencia, del medio ambiente. En relación con ese opioide sintético, es necesario implementar políticas públicas y criminales, que no solo contengan su exportación, sino que, además, protejan a nuestra población cuidando la importación de los precursores, atendiendo a la población adicta y combatiendo a los grupos criminales que la producen y distribuyen.

Exconsejero de la Judicatura Federal

Daniel Cabeza de Vaca Hernández
Consejero de la Judicatura Federal (2009-2014). Licenciado en Derecho y Posgraduado en Notaría Pública por la Universidad de Guanajuato. Maestría en Ciencias Penales por el INACIPE. Fue Procurador...