Cárteles mexicanos y la UE

Daniel Cabeza de Vaca Hernández

Es asombrosa la capacidad de la DO para adaptarse y capturar los mercados que se abren más allá de las fronteras. El mercado para anfetaminas y cocaína en la UE está creciendo, debido a eso los cárteles mexicanos participan ofertando su droga. Es un hecho que los grupos criminales de México operan con las mafias locales y con los grupos transnacionales de DO, en el nuevo esquema de colaboración.

El Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT) de la UE, es el organismo que elabora informes para identificar riesgos y amenazas contribuyendo en la elaboración de políticas públicas en el viejo continente; trabaja con la Europol y con cada uno de los estados miembros. El 6 de mayo pasado presentaron su informe trianual sobre los mercados de droga.

En las detenciones y aseguramientos de drogas hechas en Holanda y Bélgica se confirmó que organizaciones criminales mexicanas están dentro de ese mercado ilícito. Los cárteles han sido identificados como traficantes de cocaína y productores de otras drogas sintéticas. Sus ganancias ilícitas son lavadas en otros mercados y regresan para reinvertirse en nuestro territorio en actividades delictivas. El GAFI en su Informe de Evaluación Mutua 2018, correspondiente a México, confirma que el tráfico de drogas y las ganancias que representa son una fuente significativa de fondos disponibles para el lavado de dinero lo cual representa un nivel alto de amenaza.

El informe de la Europol pone énfasis en fortalecer la cooperación internacional para reducir el suministro de metanfetamina, precursores y otros productos químicos esenciales, que debe basarse en un compromiso activo combinado con un intercambio intensificado de información operativa y estratégica. Así como iniciar investigaciones multilaterales sobre las redes criminales. Todo está contemplado en la Convención de Palermo y las 40 Recomendaciones de GAFI desde hace mucho tiempo.

El problema con este tipo de reportes es que están elaborados con un enfoque parcial e investigaciones unilaterales. Se señalan a los grupos delictivos de un país, y se estigmatiza a toda una nación. Desafortunadamente eso empieza a ocurrir con México, de seguir así, pronto a todos los mexicanos nos confundirán con narcotraficantes, aunque esa cocaína y precursores nunca se han producido ni traficado por territorio nacional.

El informe no contempla la nueva forma de trabajar y organizarse de los grupos de DO, ni su carácter transnacional. Actualmente funcionan con una estructura horizontal, por células que se interrelacionan por proyecto, buscan expandirse y aumentar sus ganancias. La operación criminal que se menciona debe producir muchos recursos, ya que todos los narcóticos son mucho más caros en Europa, la cual además es un gran mercado. Es importante conocer el posible destino de esos activos, que pueden ser una de las causas de la violencia en nuestro País.

Los europeos necesitan reducir su demanda de drogas, de no hacerlo en pocos años sufrirán los fallecimientos y la violencia que ahora padecen los norteamericanos.

México no debe estar dispuesto asumir nuevamente el estereotipo del “país de las drogas, la corrupción, narcos y violencia” como nos sucede en nuestra relación bilateral con Estados Unidos. Nuestro país está muy lejos de ser solo eso. No lo permitamos, hagamos lo que nos corresponde y exijamos responsabilidad recíproca.

 Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

Comentarios