Retos y oportunidades de la ingeniería civil en la infraestructura nacional: la visión del CICM desde la perspectiva de sus comités técnicos

Colegio de Ingenieros Civiles de México

Estamos preparados con una ingeniería civil socialmente responsable, innovadora y comprometida para participar en las acciones de reactivación e impulsar las grandes transformaciones que requiere nuestro país

Luis Rojas Nieto

De todos los indicadores reconocidos de la situación económica, política y social de un país, el estado de su infraestructura es uno de los más determinantes, ya que dibuja con claridad las condiciones de vida de sus habitantes en relación con el acceso al agua potable, la movilidad con seguridad, la disponibilidad de energías, la calidad de los espacios habitables y mucho más.

En este contexto, la ingeniería civil se ha posicionado como una de las profesiones más participativas para el logro de los objetivos de bienestar, desarrollo y sustentabilidad en México, función que históricamente ha desempeñado con profundo compromiso y alto nivel técnico. En esta historia, los ingenieros civiles mexicanos desempeñamos un papel protagónico en la transformación que nuestro país vivió en la segunda mitad del siglo pasado, donde el Estado Mexicano, con el impulso posrevolucionario y las condiciones provocadas por un panorama mundial afectado por dos grandes guerras mundiales, tomó importantes decisiones que llevaron a crear valiosas instituciones que cimentaron una generación de profesionistas que sustituyó, y en muchos casos superó, la importación tecnológica y la contratación extranjera para la construcción de las grandes obras de infraestructura.

Entonces se crearon las Comisiones Nacionales de Irrigación y de Caminos; luego vino la expropiación petrolera y el nacimiento de la Comisión Federal de Electricidad, la Secretaría de Recursos Hidráulicos, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y otras. Los ingenieros civiles de México creamos soluciones innovadoras, locales y ajustadas a nuestras necesidades para, con el tiempo, consolidar una ingeniería nacional que llegó a colocarse como una de las mejores del mundo.

En este entorno, y con la urgencia de contar con los recursos técnicos y humanos necesarios para el desarrollo del país, el Congreso de la Unión promulgó en 1945 la Ley Reglamentaria del Artículo 5º Constitucional para regular el ejercicio de las profesiones en el entonces Distrito Federal y en toda la República, y en su Capítulo VI contempla la constitución de colegios de profesionales para la vigilancia del ejercicio profesional, prestar la más amplia colaboración al poder público como órganos consultores y coadyuvar con las instituciones académicas en la elaboración de planes de estudios profesionales.

Fue así que un grupo visionario inició el capítulo más importante de nuestra propia historia con la creación del Colegio de Ingenieros Civiles de México, A.C., el 7 de marzo de 1946. A partir de entonces, esta organización gremial se relacionó con las instancias gubernamentales para resolver los problemas de su competencia, posicionar a los profesionales del gremio para participar en los grandes proyectos, organizar reuniones nacionales e internacionales que permanecen hasta nuestros días en la forma del Congreso Nacional de Ingeniería Civil y colaborar en la formación de importantes organizaciones gremiales, como la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros en 1949, la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros en 1952 y la Federación Mexicana de Colegios de Ingenieros Civiles en 1968, entre otras.

Sin embargo, lo más importante para nuestra organización es que siempre ha mantenido una visión prospectiva en relación con los retos y oportunidades que el país ha presentado en las diversas etapas de su desarrollo. Es así que los ingenieros civiles del CICM han ocupado importantes cargos en diversas secretarías de Estado y otras dependencias, han creado destacadas empresas que han llevado a la ingeniería civil mexicana más allá de nuestras fronteras y han promovido el surgimiento de nuevas generaciones de profesionales bien preparados, a través de su participación en las instituciones educativas que forman a los jóvenes ingenieros civiles.

Ese gran espíritu participativo del CICM hoy permanece y se consolida, entre otras cosas, con la operación de sus Comités Técnicos, cuyo objetivo principal es dar sustento al posicionamiento del Colegio frente a los temas relevantes del desarrollo de la infraestructura que México requiere y opinar sobre los proyectos en desarrollo, a cargo de las diversas instancias en los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

Los Comités Técnicos del CICM están formados principalmente por miembros del Colegio de Ingenieros Civiles de México que, por su formación académica y experiencia profesional en los sectores público y privado, se han posicionado como especialistas distinguidos en alguna de las variantes de la ingeniería civil y como líderes de opinión en nuestra profesión; aunque también, poco a poco, se van integrando jóvenes ingenieros que se han destacado en el ejercicio profesional y se preparan para el relevo generacional.

Por lo anterior, los invitamos a conocer el pensamiento y conocimiento expresado por el Colegio de Ingenieros Civiles de México a través de este espacio que El Universal ha dispuesto para conectar nuestras ideas y opiniones con toda su audiencia. Los esperamos aquí, semana a semana, para escuchar, a través de la lectura, la voz de los Comités Técnicos del CICM:

Comité de Infraestructura
Comité del Agua
Comité de Planeación
Comité de Energía
Comité de Desarrollo Urbano Sustentable
Comité de Infraestructura Turística
Comité de Gerencia de Proyectos
Comité de Resiliencia de la Infraestructura
Comité de Medio Ambiente y Sustentabilidad
Comité de Financiamiento de la Infraestructura
Comité de Infraestructura del Transporte
Comité de Normatividad y Enlace Legislativo
Comité de Seguridad Estructural
Comité de Tecnologías para la Infraestructura

Los ingenieros civiles de México estamos llamados a asumir los retos y oportunidades desde ámbitos muy diversos y estamos atentos al contexto económico y social provocado por la contingencia sanitaria del Covid-19. Estamos preparados con una ingeniería civil socialmente responsable, innovadora y comprometida para participar en las acciones de reactivación e impulsar las grandes transformaciones que requiere nuestro país.

Los esperamos en este espacio de colaboración entre el CICM y El Universal y dejamos este canal de comunicación abierto, para sus comentarios y sugerencias, en relación a los grandes temas de la Ingeniería Civil, la Infraestructura y el Desarrollo Nacional.

Presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México
coordinació[email protected]

 

Comentarios