Se encuentra usted aquí

Propuesta para una Ley de Obras Públicas

Es necesario dotar a la obra pública de un nuevo marco jurídico que contemple las etapas del proceso de principio a fin, pasando por la planeación, socialización, estudios, evaluación del impacto al medio ambiente, etc.
02/08/2020
03:21
-A +A

Héctor González Reza

Hablar en México de la Obra Pública es referirnos a lo que el Gobierno construye para uso y aprovechamiento de la población o para prestar un servicio: aeropuertos, caminos, carreteras, canales, centrales eléctricas y líneas de transmisión, escuelas, hospitales, monumentos, museos, parques industriales, presas, puertos, sistemas de abastecimiento de agua potable y drenaje, vías de ferrocarril, vivienda, urbanización, etc. Todo esto es lo que los ingenieros civiles conocemos como Infraestructura para el Desarrollo de México.

Como puede verse, la obra pública representa un activo fundamental para el bienestar y el progreso, y su importancia puede apreciarse desde tres ángulos: Primero, porque las obras se hacen con dinero público y ello implica la obligación de ejercer éstos como lo señala el Artículo 134 de nuestra Constitución Política, que dicta el deber de administrarlos con eficiencia, transparencia y honradez, por lo que la contratación de obra que realicen los tres niveles de gobierno, debe llevarse a cabo mediante licitación pública para asegurar al Estado las mejores condiciones de precio, calidad, financiamiento y oportunidad; preceptos regulados por la actual Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

Segundo, porque este gasto de inversión que hace el Gobierno es el gran detonador no solo de la Industria de la Construcción, fabricantes de insumos que la proveen, empresas constructoras y firmas consultoras, sino también de un mercado laboral que va desde la mano de obra no especializada, hasta la actividad profesional administrativa, técnica y legal, de quienes participan en todo el proceso de la obra pública; y tercero, porque debemos reconocer que el ejercicio del gasto en infraestructura no ha estado exento de ineficiencias y aún de corrupción, que se reflejan en unos casos en obras abandonadas o inoperantes, y en otros casos con interrupciones por falta de recursos, afectaciones al medio ambiente por negligencia, modificaciones al proyecto original  y retrasos administrativos que las encarecen.                                                                                                                                                                                                                                                                                         

Retomando entonces la trascendencia de la obra pública para nuestro desarrollo económico, social y sustentable, y la urgente atención que debe dar el Estado (Sociedad y Gobierno) al reto que representa dotar al territorio nacional de la infraestructura que requiere, es imperativo visualizar el problema en una perspectiva amplia y de futuro, que tome en cuenta los factores y variables que intervienen y los que deben incluirse para que el proceso de la obra pública esté debidamente normado para evitar los problemas derivados de una deficiente o nula planeación.

Por esta razón el Colegio de Ingenieros Civiles de México, A.C. (CICM) entidad que agrupa a profesionales de los sectores académico, privado y público, se dio a la tarea de analizar la situación a la luz de la legislación vigente y concluyó con la determinación de que es necesario dotar a la obra pública de un nuevo marco jurídico que contemple las etapas del proceso de principio a fin, pasando por la planeación, socialización, estudios, evaluación del impacto al medio ambiente, proyecto, diseño, licitación, contratación, construcción, operación, mantenimiento y en su caso cierre de la instalación.

obras.jpg

En este sentido, el Colegio de Ingenieros Civiles de México decidió ir más allá de una propuesta de reformas y convocó a sus asociados y asesores para elaborar toda una Iniciativa de Ley de Obra Pública, en un ejercicio de participación y especialización, que por su alcance y resultado no tiene antecedente entre los colegios de profesionistas. Si bien es perfectible, el contenido de esta Iniciativa de Ley es un compromiso con la integridad y la transparencia, además de introducir conceptos y figuras que contribuirán a reducir conflictos, imprevistos e irresponsabilidades que son causa y consecuencia de obras mal planeadas y mal ejecutadas. Una de estas figuras es la Gerencia de Proyecto, que ha probado ser la forma más eficaz para controlar la calidad, el tiempo y el costo de las obras.

Con toda oportunidad, la iniciativa se presentó al diputado Ricardo Exsome Zapata, que atinadamente preside la Comisión de Infraestructura de la Cámara de Diputados, y quien, dentro de la fase de socialización de la iniciativa, asistirá como conferencista a nuestra reunión de Diálogo con Ingenieros este lunes 3 de Agosto a las 8 de la mañana. Están ustedes invitados vía: facebook.com/CICMComunidadVirtual y en el canal de YouTube del CICM.

Coordinador del Comité de Normatividad y Enlace Legislativo CICM

Colegio de Ingenieros Civiles de México
El CICM es una asociación integrada por profesionistas de la Ingeniería Civil fundada en 1946. Promueve el ejercicio profesional con altos valores técnicos, éticos y socialmente responsables....