Se encuentra usted aquí

Va la cannabis pero ¿cómo?

17/09/2019
02:19
-A +A

Va la cannabis, reportaron varios diarios el sábado. “Sí sale. La intención es que legislemos en la materia y que hacia la tercera semana de octubre podamos sacar la ley”, declaró la semana pasada el senador Ricardo Monreal. En la página del Senado existe un micro sitio para la regulación de la cannabis. Ahí se pueden consultar las diez iniciativas que se han presentado en esta legislatura y sirven de base para la ley que se elabora. Ahí mismo se puede además consultar los eventos que se han organizado para discutir el tema. Aunque no aparece en la agenda concurrente del Senado con el gobierno federal para el segundo año, la expedición de una Ley de Cannabis se encuentra como prioridad en la agenda legislativa de ese órgano.

Existen pues, buenas señales para pensar que esta vez sí va a salir alguna ley. Sin embargo, subsisten las dudas sobre cómo se va a regular. ¿Qué reglas van a regir la producción, venta, publicidad, etiquetado de productos fabricados? ¿Qué agencias van a verificar el funcionamiento del mercado legal? ¿Cuáles van a dar seguimiento a los niveles de consumo e implementación de políticas de reducción de riesgos y daños? ¿Se va a priorizar la salud o el desarrollo empresarial?

Hace apenas unas semanas el senador Julio Menchaca presentó otra iniciativa. A pesar de reconocer la necesidad de regular la cannabis, la propuesta no regula nada; reforma dos artículos de la Ley General de Salud y avienta al ejecutivo la obligación de emitir un reglamento sobre el uso adulto. ¿Cómo? ¿Quiénes? ¿Con base en qué se debe regular? La iniciativa no atiende ninguna de estas preguntas. Además de incumplir con la obligación de legislar, abre la puerta a mayor injerencia de la industria en la elaboración de las reglas que rigen el mercado. No es lo mismo que queden en Ley estas reglas a que queden en un reglamento. La ley pasa por dos cuerpos legislativos y está abierta a la discusión y escrutinio publico. El reglamento se elabora en espacio opaco, idóneo para el cabildeo y la toma de decisiones caprichosas.

La industria de la cannabis ha crecido de forma impresionante en los últimos años. Además de usarse para consumo adulto, existe una infinidad de productos que se producen con la planta, desde medicamentos, papel, telas, hilos, cuerdas, maquillajes y plásticos. Se trata de un mercado importante que vale millones. Para poner las cosas en perspectiva, en junio pasado, el estado de Colorado —donde ya es legal la cannabis—, reportó que había recabado mil millones de dólares desde la entrada en vigor de su mercado legal. Solo en abril y mayo de este año recabó 24 millones de dólares mensuales. Trasnacionales importantes como Bayer y Monsanto ya tienen interés en el mercado mundial de cannabis y cabildean en distintos países para lograr reglas que los beneficien.

Las estimaciones sobre el valor del mercado mexicano de cannabis son muy variables, pero México tiene un importante potencial de producción y un importante mercado. Existen ya muchos intereses alineados para dominar ese espacio.

El miércoles pasado se llevó en el senado el foro: Hacia la regulación debida de la cannabis: Experiencia internacional, derechos humanos y economía”, organizado por la senadora Cora Cecilia Pinedo Alonso. En el foro participaron empresarios canadienses y mexicanos pero, a pesar de tener como tema la “debida” regulación no participo ningún regulador, como si la regulación solo fuera un tema de desarrollo de intereses empresariales.

Muchas personas creemos que la regulación de las drogas hoy ilícitas es un componente necesario para lograr la paz y la justicia social. La prohibición es insostenible. Sin embargo, es indispensable anteponer la salud pública a los intereses empresariales. La experiencia del alcohol, el tabaco y la azúcar enseñan los costos sociales que tiene dejar a los intereses empresariales por delante. El riesgo hoy en México es que se formule una ley para beneficiar a unos cuantos a costa de muchos. Por el bien de todos, la salud debe ir primero.


Profesora investigadora del CIDE.
@ cataperezcorrea

Catalina Pérez Correa
Maestra y Doctora en derecho por la Escuela de Derecho de la Universidad de Stanford en California. Profesora Investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).