Qué triste estar tan lejos de Estados Unidos

Carlos Seoane

Ríos de tinta han corrido en estas últimas semanas con motivo de la confrontación entre las manifestantes y el gobierno federal en el Día Internacional de la Mujer. Hoy por hoy es claro que la incomprensible posición asumida por López Obrador frente a las mujeres, precisamente en esta fecha, deriva de su ignorancia acerca del tema de violencia de género. Inclusive plumas afines a Morena publicaron columnas criticando su posición, remarcando la cerrazón y los problemas gratuitos que había comprado al creer que todas ellas son manipuladas por “el conservadurismo” para agraviarlo.

Quince días han pasado desde esa fecha y tristemente, es raro el día que no se publica algo relacionado con feminicidios y denuncias de abuso sexual. No hay señales de acción por parte del gobierno y todo apunta a que así será por el resto del sexenio.

“La violencia doméstica debería ser enfocada como una política de salud pública”, esta fue la conclusión de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer emitida en Viena en 1993. ¿De verdad no hay algo que se pueda hacer para brindar ayuda a aquellas que la necesitan con desesperación? Bueno, tal vez podríamos aprender algo de nuestro vecino del norte.

Hace apenas unos días, el presidente norteamericano emitió una declaración en donde aplaudió al Congreso por aprobar la Ley de Reautorización de Violencia contra las Mujeres e instó al Senado a seguir el ejemplo para renovar y fortalecer esta ley que él describe como “histórica”.

La Ley de Violencia contra la Mujer (Violence Against Women Act - VAWA) fue firmada por el entonces presidente Bill Clinton en 1994. Esta ley otorgó 1,600 millones de dólares para la investigación y el enjuiciamiento por delitos violentos contra las mujeres, impuso la restitución automática y obligatoria a los condenados y permitió la reparación civil en los casos que los fiscales decidieran no enjuiciar.

Este proyecto fue patrocinado por el entonces senador, hoy presidente de los Estados Unidos Joe Biden y obtuvo el apoyo de una amplia coalición de grupos de defensa. La ley también estableció la Oficina de Violencia contra la Mujer dentro del Departamento de Justicia.

VAWA fue reautorizada en 2000 y nuevamente en 2005, pero los republicanos se opusieron a su renovación en 2012, ya que no querían extender la protección a las parejas del mismo sexo y a inmigrantes indocumentadas maltratadas, ya que podían acceder al beneficio de solicitar visas temporales, aun así, se reautorizó en 2013. Sin embargo, Donald Trump la dejó expirar en febrero del 2019.

Uno de los mayores éxitos de VAWA es su énfasis en una respuesta comunitaria coordinada en contra de todo tipo de violencia. Los tribunales, las fuerzas del orden, los fiscales, los servicios para las víctimas y el sector privado trabajaban en esfuerzos coordinados. Joe Biden hace hincapié en su declaración, diciendo que una de cada tres mujeres es sometida a violencia doméstica, violencia en el noviazgo, agresión sexual y/o acoso en algún momento de sus vidas.

Para López Obrador, la violencia de género es un tema de manipulación entre supuestos bandos conservadores y liberales, como si todas las víctimas no fueran de carne y hueso. Mientras que para el presidente Biden, este no es un tema demócrata o republicano, se trata de oponerse al abuso de poder y prevenir la violencia.

La violencia de género no cesará por arte de magia, es un como un tumor… seguirá creciendo y provocando daño mientras no sea intervenido, pero el presidente está aferrado a que todo aquello que no coincide con su visión es algo diseñado por fuerzas malignas y oscuras para perjudicarlo a él. Qué triste estar tan lejos de Estados Unidos en este tema.

POSTDATA 

El pasado jueves, 13 policías perdieron la vida en una emboscada en una zona rural del Estado de México en el municipio de Coatepec Harinas. Después de casi dos años y medio de gobierno, AMLO culpa a las administraciones pasadas que “no atendieron las causas que generan la violencia”. Bajo esta visión (conocida en psicología como exteriorización o transferencia de culpa), las masacres continuarán sin lugar a duda.

 

Consultor en seguridad y manejo de crisis
@CarlosSeoaneN
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios