La batalla por la codiciada vacuna

Carlos Seoane

El Covid-19 no ha frenado al crimen organizado. Tal vez ralentizó temporalmente algunas de sus actividades, pero hasta ahí. En estos tiempos de pandemia han llegado a reportarse diariamente hasta 2,000 sitios web maliciosos con temas relacionados al virus. Su objetivo es robar datos personales o dañar equipos mediante la descarga de archivos maliciosos. ¿De verdad hay gente con carácter predatorio que aprovecha una circunstancia tan extrema para sacar tajada de la vulnerabilidad de los demás? Lamentablemente sí.

La pandemia también ha brindado a los delincuentes la oportunidad de ganar dinero rápidamente al aprovechar la gran demanda de equipos de protección personal. En mayo se logró recuperar en Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, un cargamento robado que constaba de casi un millón de mascarillas N95 con valor de 60 millones de pesos.

Pero no solo equipos de protección están en la mira de los criminales. En octubre, Cofepris informó sobre el robo de casi 38,000 piezas de medicamentos oncológicos para niños que, unos días después, fueron abandonados en la calle dentro de bolsas de plástico. Debido a que el tema se hizo viral en redes sociales, difícilmente hubieran podido colocarlos en el mercado negro. Me pregunto cuáles habrán sido las condiciones del resguardo de tan delicadas medicinas, porque varias requieren una refrigeración de entre 2 y 8 grados centígrados para mantenerse en condiciones óptimas. ¿Habrán leído los rateros las indicaciones? Dudo mucho que contaran con capacidad refrigerante de esa magnitud. Eso poco importa a los delincuentes.

De cara a la aprobación de las vacunas legítimas (seguramente habrá versiones piratas) para tratar el Covid-19, los gobiernos deben estar planeando la distribución y entrega, independientemente de la fecha de inicio del proceso de vacunación. Quiero pensar que los temas sobre la protección a la cadena de suministro y el modelo de resguardo (y no me refiero a una cámara refrigerante) también ya están en la planeación estratégica y ruta crítica.

Porque no dudo que las redes delictivas también preparan ataques a las instalaciones de almacenamiento y a las redes de distribución. Frente a este reto, las directrices de seguridad deben otorgar la más alta prioridad al almacenamiento y la entrega oportuna de los suministros. Las autoridades deben invertir en tecnología de punta y personal de seguridad -pública o privada- en sitio y/o en ruta todos los días de la semana por muchos meses.

La vacuna será un producto con una elevada demanda y con un suministro reducido, al menos en el inicio del proceso. Los elevados requerimientos y el limitado abastecimiento podrían provocar que las vacunas se conviertan en el producto más codiciado por la delincuencia organizada, una vez que se encuentre disponible en el mercado.

El gobierno federal y los estatales tienen la obligación de delinear un catálogo de amenazas geográficas, tales como clima, carreteras, horarios, centros de distribución y almacenamiento, mafias regionales, entre otros, para poder elaborar un adecuado programa de gestión de riesgos y así disminuir la probabilidad de que los delincuentes amenacen la vital red. Es esencial actuar desde ahora para proteger la cadena de suministro legítima en cuanto la vacuna esté lista y prevenir la venta subrepticia de inmunizaciones falsas.

Para nuestro infortunio, existen visibles disputas internas por liderazgos en la 4T que anteponen intereses personales y de partido sobre la salud de millones de mexicanos. Recordemos que la elección más grande de nuestra historia está a solamente seis meses de distancia y la pandemia y su vacuna podrían utilizarse como artillería política de López Obrador y sus adversarios. Cualquier falla, que bien puede evitarse a tiempo, será parque de alto calibre en el campo de batalla electoral. Los actores políticos deben pensarlo muy bien, porque en esta guerra contra el Covid-19 las víctimas colaterales de sus disputas son siempre inocentes y muchos de ellos, recuérdenlo, votarán el 6 de junio del 2021.

 

Especialista en seguridad corporativa.
@CarlosSeoaneN
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios