En secreto, Encinas visita a Zerón en Israel

Carlos Loret de Mola

Encinas ofreció a Zerón entregarse, cooperar con la investigación del gobierno, a cambio de recibir trato preferencial en las penas que se le imputan

En secreto y sin informar a la ciudadanía, el subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, Alejandro Encinas, realizó una visita relámpago a Israel, donde se reunió con Tomás Zerón, quien encabezó en el gobierno de Peña Nieto la investigación del caso Ayotzinapa y contra quien existe una orden de aprehensión solicitada por la actual Fiscalía General de la República e incluso una ficha roja de Interpol para ser localizado internacionalmente por presuntamente haber cometido los delitos de desaparición forzada, tortura y coalición de servidores públicos.

Desde mediados de 2020, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tuvo noticia de que Zerón De Lucio había huido a Israel, país con el que México no tiene convenio de extradición y en el que el exfuncionario goza de contactos del más alto nivel que le permitirían evadir la detención.

Según dos fuentes muy bien informadas —una de ellas oficial—, el subsecretario Encinas, a quien el presidente López Obrador encargó esclarecer el caso de la desaparición de los 43 normalistas, llegó a Israel y tuvo una larga reunión con Tomás Zerón De Lucio, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal de la renombrada Procuraduría General de la República. La cita, me revelan, fue concertada a través de dos interlocutores confiables.

Según las mismas fuentes, Encinas ofreció en Israel a Zerón regresar a México, entregarse, cooperar con la investigación del gobierno actual, a cambio de recibir trato preferencial y mejores condiciones en las penas que se le imputan. Me explican que la reunión transcurrió amigablemente, pero que Zerón no aceptó la oferta y los dos personajes no llegaron a ningún acuerdo. Apretón de manos y Encinas regresó a México. De sus planes de viaje y de los resultados de la visita sí informó a sus superiores.

SACIAMORBOS

Seguro López Obrador revisó las fotos en las redes sociales de su hijo José Ramón y su nuera. Las ha de tener en la mente. Fotos esquiando en Aspen, disfrutando los lujos de la “casa gris” en Houston, posando mientras se abordan aviones privados.

Lo digo porque al cerrar su conferencia mañanera del viernes, el presidente de México declaró lo siguiente:

“Tenemos que desterrar la corrupción del país, cero tolerancia, no dejar pasar nada, estigmatizar a los corruptos, porque de ahí va a venir la renovación de la vida pública. Nada de que ‘le ha ido muy bien, es muy hábil, se coló, es vivo, vivo, cómo ha progresado, ya no vive en la colonia en donde nació, ya vive en las Lomas, ya vive en el Pedregal, ya tiene departamento en Miami, en París, en Madrid, ya no viaja en avión de línea, tiene su avión o renta avión privado y helicóptero privado’. No, que eso se destierre, desaparezca. Además, todo eso hecho al amparo del poder público, a costillas del erario robándose dinero del pueblo, dinero de todos”.

Morderse la lengua, que le dicen. 

Comentarios