El príncipe del huachicol

Sus últimos meses de vida los pasó bajo la sombra de una doble sospecha: ser el Rey del Huachicol y uno de los principales financiadores de Morena

Carlos Loret de Mola
Nación 13/05/2022 03:01 Actualizada 03:02
Guardando favorito...

A Sergio Carmona Angulo lo asesinaron en una barbería del municipio más rico de México: San Pedro Garza García, Nuevo León. Sus últimos meses de vida los pasó bajo la sombra de una doble sospecha: ser el Rey del Huachicol y haberse convertido en uno de los principales financiadores de Morena

Desde que fue ejecutado, en noviembre del año pasado, esas sospechas sólo se han ido incrementando. Revelaciones periodísticas de México y Estados Unidos han ido echando luz ―con documentos y testimonios de fuentes― sobre las actividades ilícitas, tanto económicas como políticas, del Rey del Huachicol. 

Se han ido aglutinando los testimonios que salpican a varios candidatos morenistas e incluso al dirigente nacional del partido, Mario Delgado. El gobierno no ha iniciado una investigación creíble. Ha más bien tendido un manto de impunidad sobre el asunto. Los implicados no han contestado con seriedad los señalamientos de haber recibido dinero en efectivo y hasta el uso de aviones para la campaña. Queda la sensación de que hay algo grande detrás de todo esto. Algo de lo que prefieren no hablar. 

No es poca ironía que en el sexenio donde se declaró la guerra al huachicol y se declaró aniquilado, un financiador estrella del partido en el poder sea identificado como el principal traficante de combustible robado. 

Muerto el Rey del Huachicol, queda bien claro quién es el príncipe heredero. 

SACIAMORBOS 

1.- Cuentan que es tan grande el distanciamiento entre el presidente López Obrador y el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, que al hermano del segundo, el gobernador zacatecano, David Monreal, no le toman la llamada ninguno de los secretarios del gabinete de seguridad que deberían estar ocupados en contener al crimen en uno de los estados más violentos del país. Mucho pleito intestino, pero los que terminan pagando esta fractura en Morena son los ciudadanos que viven atemorizados en esa entidad.
 
2.- Otra vez el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía Berdeja, usando el avión de la Guardia Nacional para ir a promocionarse a Coahuila. Quiere ser gobernador y se dedica a disfrazar actos de campaña como giras de trabajo. Varios alcaldes de Morena se quejan de que los presiona para que le llenen los mítines echando mano de los recursos del programa “Construcción de Paz”, que no tiene indicadores de resultados, pero sirve bien para repartir dinero entre los jóvenes y usarlos como carne de cañón electoral. Es la misma ruta que operó Jesús Valencia para hacer gobernador de Sonora a Alfonso Durazo. Ahora van por Coahuila. Se les ha visto juntos bajando de aviones de “gira”. Valencia ya está en Diconsa, y esa puede ser toda una nueva mina. 

3.- Relatan en los pasillos del Congreso que Enrique Peña Nieto operó con los senadores de su partido para que dejaran pasar las propuestas de embajadas a los priistas. Que incluso llamó a su excanciller para que no votaran contra Quirino Ordaz, ahora representante en España. Con el nombramiento de Aysa, ya no votaron todos a favor, se dividieron. 

[email protected] Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

Comentarios