El medio abrazo de sonrisas forzadas AMLO-Cabeza de Vaca

Carlos Loret de Mola

No imagino a López Obrador claudicando, perdiendo la batalla. Pero quizá sí jugando una estrategia distinta

Todavía no abre como aeropuerto, pero Santa Lucía tuvo antier un episodio de alta turbulencia política. El gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, logró acercarse al presidente Andrés Manuel López Obrador y saludarlo. Sucedió en el marco de la Feria Aeroespacial de cada año.

Un hecho político relevante. Según me cuentan algunos que lo vieron, fue un medio abrazo, frío. Pero sucedió. Y sucedió después de que el presidente impulsó una orden de aprehensión contra el gobernador tamaulipeco y la defensa del mandatario estatal logró combatirla y suspenderla. Mientras se daba este pleito jurídico, Cabeza de Vaca se apertrechó semanas en la casa de gobierno y luego empezó a hacer algunas discretas giras.

Con la suspensión definitiva bajo el brazo, se animó a visitar la capital del país para reunirse con el nuevo secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quien lo invitó a sentarse y platicar. Fueron senadores juntos, y de ahí ambos partieron a gobernar sus estados, uno a Tabasco, otro a Tamaulipas, uno por Morena, otro por el PAN.

Y ahora, en Santa Lucía, en un acto donde el anfitrión fue el secretario de la Defensa, el general Cresencio Sandoval. Hay foto de ambos casi en la carcajada. Se conocieron cuando el general secretario era el jefe de la región militar de Tamaulipas. Cabeza de Vaca había sido invitado desde antes de todo su conflicto legal (la Feria se pospuso por la pandemia), y aprovechó para placearse y tomarse una galería de fotos con autoridades mexicanas y estadounidenses, como para mandar el mensaje de “aquí no pasa nada”.

Pero sí pasa. El medio abrazo, de sonrisas forzadas, entre el presidente y el gobernador, no es una tregua, desde mi punto de vista. No imagino a López Obrador claudicando, perdiendo la batalla. Pero quizá sí jugando una estrategia distinta: a fin de cuentas, el gobernador deja de serlo el próximo año, y en ese momento a AMLO le quedarán dos años de presidente.

SACIAMORBOS

1.- En la Cámara de Diputados, los integrantes de la alianza opositora ya empiezan a verse con recelo. PAN y PRD, me cuentan, están desconcertados con votaciones priistas de la mano de Morena. ¿Se está fracturando la Alianza? Hay grietas.

2.- ¿Será cierto que el presidente anda tan enojado con sus “servidores de la nación”, algunos de los cuales se están manifestando ¡contra la 4T!, que está evaluando cancelar del todo ese programa?

3.- Cuentan que durante varios sexenios quisieron perseguir y encarcelar a Víctor Manuel Álvarez Puga, outsourcero-facturero-contratista contra quien se giró orden de aprehensión hace unos días. Que hubo intentos en tiempos de Calderón, hubo intentos en tiempos de Peña Nieto, pero siempre esos intentos se sofocaban, esas amenazas eran conjuradas con “arreglos” a distintos niveles. Bueno, incluso durante tres años de López Obrador habría gozado de protección al más alto nivel, pero todo cambió “a la mitad del camino”.
 

[email protected]

Comentarios