Acarreo para la revocación, la tarea de gobernadores de Morena

Carlos Loret de Mola

Fueron convocados para encargarles que no se sienta vacía la revocación de mandato del presidente.

El fin de semana, los gobernadores de Morena de todo el país fueron citados en la Ciudad de México. Concretamente, en la secretaría de Gobernación. De la reunión, lo que más se supo fue un video bastante singular, por decirlo amablemente, en el que al unísono felicitan al presidente López Obrador por su cumpleaños que era ese día.

Lo que no se supo es mucho más interesante: fueron convocados para encargarles la operación de acarreo de votantes y que no se sienta vacía la revocación de mandato del presidente López Obrador, agendada para el próximo año. Por eso, a la reunión asistieron los dirigentes nacionales de Morena, Mario Delgado y Citlalli Hernández, además del secretario Adán Augusto López y 17 gobernadores obradoristas. Hay foto de todos juntos.

Cuando recibieron el encargo de hacer la “operación electoral” para la revocación de mandato, varios mandatarios contestaron que no tenían dinero para eso, que sus presupuestos estaban muy apretados, incluso hubo quienes culparon a sus antecesores de haberles dejado secas las arcas estatales y quienes levantaron la alerta de que no tienen dinero para llegar a fin de año. Frente a todo, el secretario de Gobernación ofreció que el gobierno federal buscaría los mecanismos para apoyarlos y que él sería el interlocutor, la ventanilla única para que los mandatarios no tengan que estar peregrinando por las distintas secretarías.

SACIAMORBOS

Cuando dejó Julio Scherer la Consejería Jurídica de Presidencia a muchas personas les cambió la suerte. A algunos para mal, a otros para bien. A veces ha sido demasiado evidente. Es el caso del gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca.

Cabeza de Vaca y Scherer se acercaron desde tiempos de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, porque el tamaulipeco formaba parte de un grupo de gobernadores panistas peleados con Ricardo Anaya. Esos gobernadores se acercaron a Morena vía Scherer y terminaron favoreciendo a López Obrador.

Sin embargo, ya en el poder, la relación Cabeza-Scherer se descompuso, según me cuentan, por diferencias en torno a la aprehensión del exgobernador priista tamaulipeco Eugenio Hernández. Así que cuando el Consejero Jurídico del presidente dejó Palacio Nacional hace unas semanas, el gobernador de Tamaulipas sintió que salía el sol para él.

Encima, dos voces cercanas a López Obrador parecen haber intercedido por él: Adán Augusto López, el nuevo secretario de Gobernación, de quien Cabeza de Vaca fue compañero de Legis- latura y luego compañero gobernador; y el general secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, quien fue alto mando del Ejército en Tamaulipas durante el sexenio del panista.

Por si fuera poco, el funcionario que más activamente lo perseguía –que se la tenía jurada, el poderoso Santiago Nieto, ya se fue de la Unidad de Inteligencia Financiera y está fuera del gobierno.

¿Qué se ve hoy? Que de ser un gobernador de oposición, con orden de aprehensión, que no podía salir de su casa en Tamaulipas, pasó a estar a sus anchas hasta haciendo giras por el país: fotos en Gobernación, recorrido por el aeropuerto de Santa Lucía, visita a Yucatán por el tianguis turístico... 

Comentarios