Se encuentra usted aquí

Carta dirigida a Dolores Padierna (Pobrecita… sigue enfermita del cerebro)

05/09/2019
03:51
-A +A

Diputada Padierna: ¿Me puede explicar por qué invitó a su coalición en la Cámara de Diputados para que voten a favor de retener la presidencia durante 3 años?

¿Me puede explicar por qué no quiso respetar el acuerdo escrito de rotar esta presidencia cada año? ¿Me puede explicar por qué el deseo de aprovecharse de ser mayoría y agandallarse de esa forma la Cámara? ¿Me puede explicar el porqué de ese odio suyo a la democracia?

Yo creo entender el porqué de su comportamiento. Así es diputada Padierna. Por su enfermedad. Esa terrible enfermedad llamada “ resentimiento, complejo de inferioridad y venganza”. Una enfermedad muy difícil de curar y que para su desgracia es muy fácil de contagiar a los colegas de su partido.  Y la verdad, usted tiene razón de estar enferma. Usted, ha sufrido muchas injusticias en la vida.

Por ejemplo, cuando la acusaban sin pruebas por la invasión que usted y su familiar hacían a los predios privados para donárselos a sus huestes. Y por supuesto, imposible de olvidar el triste e injusto trato que le hicieron a su familiar por el famoso caso de las ligas. Pero aunque entienda estas injusticias, no se lo puedo justificar.

Como decía nuestro amigo Bora Milutinovic: “Yo respeto”. Pero en su caso, a mí me cuesta mucho trabajo respetarla.

Y le voy a platicar por qué: porque cuando usted fue delegada en la Delegación Cuauhtémoc, le pidió a un empresario muy serio una mordida de 5 millones de pesos para otorgarle el permiso y abrierar una escuela sin estacionamiento. Aunque ya había contratado una pensión a dos cuadras de la escuela. ¿Y qué cree que pasó? ¡¡Se los dio!!   Era más conveniente dárselos que volver a construir una escuela en otra delegación.

¿Y qué decir de sus declaraciones a favor de Maduro y Chávez? Y aunque todos sabemos que a usted le encanta vestirse con prendas muy fifís, va a Venezuela para apoyar la dictadura anti democrática de ese dictador llamado Nicolás Maduro.

Y como muestra de uno de sus discursos, replicaré literalmente parte de lo que dijo en mayo de 2013 en el Foro de Sao Paulo allá en Caracas: “Venimos las izquierdas latinoamericanas y del Caribe, a dar un abrazo y nuestra humilde solidaridad a Nicolás Maduro en su candidatura a la presidencia. Un proyecto estructural que logró la transformación de Venezuela…   Confiamos en este modelo, en este proyecto y pensamos que es lo que hay que hacer en todo el mundo”.

  Y luego, usted aseguró que este proyecto ha sido un éxito en Argentina, Ecuador, Nicaragua, Brasil, Bolivia y Venezuela.   ¿Ahora sí me logra entender por qué no coincido con usted en nada? De verdad, mi querida señora, le juro que no se requería de ningún doctorado para darse cuenta de lo jodido que están esos países.   Bastaba con haber terminado la primaria, para darse cuenta. ¿Usted la terminó?

  Diputada Padierna: Ya deje en paz a México. No le haga daño. Crea en la democracia y acepte la transición. Y si no le gusta, lárguese con su familia y el diputado del PT que quería coartar la libertad de expresión a vivir a Venezuela. ¡No! Mejor a Bolivia.

  Y por último, una reflexión: Usted no pertenece a la Cuarta Transformación del presidente.   Mas bien, usted pertenece al enorme grupo recién formado que ha traicionado al presidente llamada la Cuarta ¡Defecación!

  P.D.   Sra. Sheinbaum: Me llegó su informe. Un informe muy largo y lleno de mentiras.  Un informe en el que creí hablaba de Shangri La. Y mientras usted hacía informes de “Nunca jamás”, entramos a la semana 16 del asesinato a mi colaboradora Ely Gutiérrez que continúa sin resolverse.   Así es Sra. Sheinbaum, 16 semanas a las que a usted… le vale madres…

[email protected]