El tema de los prisioneros de guerra armenios

Armella Shakaryan

El otoño pasado, una Guerra de 44 días fue lanzada por Azerbaiyán con involucramiento directo de Turquía en contra de la República de Artsakh (Nagonor-Karabakh). Las hostilidades terminaron el 9 de noviembre con una declaración trilateral entre Armenia-Azerbaiyán-Rusia. Junto con otros puntos, el acuerdo establecía un intercambio de prisioneros de guerra y otras personas determinas bajo los auspicios del principio “todos por todos”.

Después de la guerra, la parte armenia manifestó una posición constructiva, cumplió con sus obligaciones y liberó a todos los soldados azerbaiyanos capturados, incluidos los criminales arrestados en Nagorno Karabakh hace muchos años. Sin embargo, más de cinco meses después del establecimiento del cese de fuego, Azerbaiyán todavía tiene prisioneros de guerra y civiles cautivos y se niega a liberarlos. Esto no sólo contradice el acuerdo de cese al fuego, sino que es inmoral y representa una violación del derecho internacional, incluyendo los derechos humanos. Uno de los principios más importantes del derecho internacional humanitario es el trato humanitario, liberación oportuna y retorno de prisioneros de guerra tras el cese de hostilidades.

Recientemente, Human Rights Watch emitió un reporte demostrando el trato inhumano a prisioneros de guerra armenios en Azerbaiyán. En entrevistas con el limitado número de prisioneros de guerra que han sido retornados, estos describieron palizas regulares, shocks eléctricos, tortura psicológica constante y humillaciones. Ejecuciones extrajudiciales, decapitaciones, tortura, humillación, y otros crímenes de guerra sistemáticamente perpetrados por el personal militar azerbaiyano también han sido documentados.

A la fecha, muchos miembros de la comunidad internacional se han pronunciado sobre el tema, pero Azerbaiyán continúa abusando abiertamente de las cuestiones relacionadas con los prisioneros de guerra armenios y civiles cautivos. Las acciones de Azerbaiyán merecen una plena condena de la comunidad internacional. Es necesaria acción inmediata para lograr la liberación de los prisioneros de guerra armenios y para evitar un precedente peligroso para otros prisioneros de guerra alrededor del mundo.

Si Azerbaiyán de verdad quiere reestablecer la paz y la estabilidad duradera en la región, el primer paso sería la devolución de todos los prisioneros de guerra y a todos los civiles cautivos.
 

Embajadora de Armenia

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios