Luces y sombras de la Alianza Federalista

Armando Puebla

Desde que se retiraron de la Confederación Nacional de Gobernadores por sus diferencias con el gobierno federal debido a temas del federalismo fiscal, el Covid-19, la crisis económica y la inseguridad pública, los gobernadores de los estados que integran la Alianza Federalista —Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Jalisco, Durango, Michoacán, Colima, Guanajuato, Chihuahua y Aguascalientes— le han atribuido al gobierno federal parte de la problemática que se ha estado viviendo en sus entidades, como consecuencia del poco apoyo recibido.

Una parte importante de este desacuerdo tiene que ver con los ingresos que les destina la Federación, conocidos como gastos federalizados, los cuales van a tener una caída de 5.31% para 2021 respecto al monto de este año, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación aprobado en la Cámara de Diputados.

El más castigado es el Ramo 33 (que corresponde a gasto en salud, educación e infraestructura), con una reducción de 39%, seguido de convenios con 18.46%, aportaciones federales con 5.98% y, finalmente, con 2.42%, en participaciones federales, situación que también molestó al sindicato de gobernadores.

Con datos de 2019, después de la Ciudad de México y el Estado de México, Nuevo León, Chihuahua y Jalisco están entre los cinco estados que más recaudan en el país y, en conjunto, la Alianza recauda casi 25% con ingresos propios. También reciben una cuarta parte de los ingresos federales, entre los cuales destacan Coahuila, Chihuahua, Baja California, Michoacán y Jalisco por encima incluso de lo que reciben la Ciudad de México y el Estado de México, estados que concentran 20% de la población total del país y de los que más aportan al PIB nacional.

Asimismo, contribuyen con un poco más de la tercera parte del PIB. Cabe señalar que, de acuerdo con información de la SHCP, en 2018, de los 11 estados que aportaron 66.2% del PIB nacional, sobresalen seis estados de la Alianza, entre ellos Nuevo León y Jalisco. Finalmente, en estos estados habita la tercera parte de la población nacional.

Sin embargo, el año pasado la deuda total de los estados ascendió a 551 mil millones de pesos, de los cuales la deuda de la Alianza representó 243 mil 668.1 millones, es decir 44% de la deuda total de los estados. Entre ellos, destacan Nuevo León, Chihuahua, Coahuila y Michoacán entre las 10 entidades más endeudadas del país. De acuerdo con datos del Instituto Mexicano para la Competitividad de 2019, sobresale que el costo de la deuda por habitante en tres estados de la Alianza lo encabezan Aguascalientes, Chihuahua y Nuevo León.

En suma, al parecer la disputa obedece más a razones políticas que económicas.

 

Académico de la Universidad del Valle de México, Campus Lomas Verdes.
Guardando favorito...

Comentarios