¿Y ahora qué hacemos con AMLO?

¿Y ahora qué hacemos con AMLO?
Nación 04/12/2020 00:30 Actualizada 00:52
Guardando favorito...

¿Se ha preguntado usted qué hará los próximos cuatro años el presidente Andrés Manuel López Obrador? El pasado martes nos informó que en solo dos años de gobierno acabó con 97 de los 100 compromisos que adoptó en 2018, y los 3 restantes ya casi están cumplidos. Eso es eficiencia.

Según su autoevaluación, AMLO habría sacado 9.7 de calificación en sus dos primeros años de gobierno, no logró la excelencia, pero estuvo muy cerca. Seguro para diciembre de 2021 su calificación será de 10 con mención honorífica.

amlo_conferencia_02122020_120482235.jpg

Qué bueno que en el peor momento tenemos al mejor Presidente, pues además de lo prometido ha hecho muchas cosas más. Domó la pandemia, acabó con la corrupción, bajo los niveles de criminalidad; está acabando con la pobreza, hay más igualdad, el Sistema de Salud es ya de primer mundo, similar al de Dinamarca, Canadá o el Reino Unido.

Ya ve cómo es bueno levantarse temprano, ya ve cómo sirve mucho reunirse todos los días con su gabinete de seguridad, ya ve cómo son útiles las conferencias de prensa mañaneras, ya ve cómo es bueno usar escapularios, detentes, tréboles de cuatro hojas y tocar madera…

amlo_conferencia_02122020_120482247.jpg

Aquí es cuando usted, amigo conservador, amiga fifí, se traga sus palabras y sus críticas, pues el Presidente está cumpliendo e incluso está haciendo de más por México y para los mexicanos.

 
Y si usted no cree en los otros datos del Presidente, y trata de cuestionar su excelente desempeño, ahí está la más reciente encuesta realizada por su propio gobierno, en la que 71% de los mexicanos considera que si hoy fuera la consulta sobre la revocación del mandato, el Presidente debería quedarse en el puesto. Así es, 7 de cada 10 mexicanos están de acuerdo en la manera en la que AMLO está conduciendo este país, quizá aún no sepan a dónde lo está conduciendo, pero de que están de acuerdo con él no hay duda.

Ahora solo falta que usted dude de la encuesta realizada por Palacio Nacional, lo cual sería ya una locura. El Presidente lo ha dicho una y mil veces: “este gobierno no miente, no roba y no traiciona”, así que las encuestas no pueden ser falsas. Además, recuerde que él siempre se ha quejado que en las encuestas que presentan los medios críticos o sus adversarios son cuchareadas, así que con qué cara él va a cucharear las suyas.

Lo que sucede es que usted se deja llevar por las encuestas que publican los pasquines inmundos y la prensa conservadora, en los que el Presidente está bien calificado, pero no tan bien como lo muestran sus datos, los verdaderos y únicos datos.

Además hay ahora una barrera que impediría que el Presidente le esté presentando una encuesta fake o cuchareada. Hace unos días presentó la “Guía Ética para la Transformación de México”, en este código moral de la Cuarta Transformación, que consta de 20 puntos, precisamente uno de ellos, el número 12, habla de “La verdad, la palabra y la confianza”. Diga la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, es uno de los valores del documentazo.

amlo_etica_puntos.jpg

“Una persona miente cuando tergiversa o deforma los hechos en forma deliberada, aun sabiendo que lo que expone es parcial o totalmente falso. Esa conducta deteriora rápidamente las relaciones sociales y a la larga termina por afectar al mentiroso”, dice el duodécimo mandamiento de la Guía. Por lo tanto, es imposible que el Presidente mienta sobre los resultados de la encuesta, o sobre cualquier otra cosa.
 
Pero como las encuestas no lo son todo, usted haga un ejercicio de reflexión y pregúntese si no está en mejor situación económica que hace dos años, si en los últimos dos años ha batallado para ser atendido por el Sistema Público de Salud o si le han faltado los medicamentos; si de diciembre de 2018 a la fecha no se ha sentido más seguro cuando camina por las calles o viaja en el transporte público. ¿Ya pensó bien sus respuestas? Ahora ya se habrá dado cuenta de que no necesita de ninguna encuesta, ni oficial, ni independiente, para concluir que el país está mejor con López Obrador.

Quizá ahora la pregunta que nos deberíamos de hacer es cómo le vamos a pagar al Presidente por una gestión tan exitosa. Ya sabemos que a él el dinero y los lujos no le importan, que decidió abandonar la fastuosa residencia oficial de Los Pinos, para irse a vivir a la austeridad de Palacio Nacional.

También sabemos que él no es un ambicioso vulgar o vulgar ambicioso, así que no pensemos en lo material. Él ha dicho que amor con amor se paga, y por lo menos ahora hay 71% de la población  que le demuestra el amor que le tiene diciendo que debe continuar en la presidencia. Entonces, si el dinero no le gusta, y amor ya tiene, habrá que pensar en algo más.

Dado que él ya cumplió casi con todos sus compromisos, los siguientes cuatro años tendrá que dedicar parte de su tiempo a resolver algunas minucias que se requieren para  la conducción de este país. Y tendrá mucho tiempo libre, por lo que podría dedicarle más atención a su pasión: el béisbol.

amlo_1.jpg

En agradecimiento se podría organizar en México un gran torneo de béisbol, algo que sí le gusta mucho al Presidente, y de paso utilizar el deporte para resolver algunos temas de la política de una manera más saludable y pacífica.

Qué le parecería que en el gobierno y la Cuarta Transformación se formen algunas novenas. Por ejemplo, que un equipo que se podría llamar “Los Diplomáticos” esté comandado por Marcelo Ebrard; otro, llamado “Los Malabaristas”, donde el manager, el pitcher y el bateador estrella sea el doctor Hugo López-Gatell.

ebrard_gatell.jpg

Un equipo más se podría denominar “Los Capitalinos”, bajo el mando de Claudia Sheinbaum; y un cuarto, “Los Senadores”, dirigido por Ricardo Monreal. Piénselo, podrían jugar tres temporadas de otoño y la cuarta en el verano de 2024. Así, el equipo que se corone campeón podrá pelear en la sucesión presidencial, sin necesidad de tómbolas, encuestas, dedazos y cualquier otro tipo de prácticas que tanto han dividido a Morena. Esta vez, los morenistas no solo darían una alegría al Presidente, sino que en esta ocasión podrían arreglar el asunto a macanazos, pero de otro tipo, a los que acostumbran a darse.

sheinbaum_monreal.jpg

Y si eso sale bien, muchos otros de los temas nacionales se podrían resolver con partidos de beis, por ejemplo, la Guardia Nacional vs “Los Chapitos de Badiraguato”, o “Los Electricistas” de la Comisión Federal de Electricidad vs “Los Extranjeros rapaces”, una selección formada por los principales inversionistas foráneos en energía eléctrica para ver quién gana el mercado mexicano.

En fin, ya se verá la manera en que mejor pueda ocupar el Presidente su tiempo libre, el caso es que en este momento lo que corresponde es festejar los dos primeros años del renacimiento de México, los dos primeros años de éxitos de la 4T, larga vida al Presidente y a la Cuarta Transformación.

ME CANSO GANSO: Los 20 mandamientos de la 4T

Según la Biblia, Dios entregó a Moisés, en el Monte Sinaí, dos tablas de piedra en las que estaban escritos sus 10 mandamientos. Era una guía de principios éticos y de adoración que debía ser seguida y respetada por el pueblo.

En la actualidad la autollamada Cuarta Transformación publicó su  “Guía Ética para la Transformación de México”, y cómo las cosas han cambiado, y ya no son igual que antes, este código ético tiene 20 mandamientos. Claro, el anterior estuvo hecho solo por Dios.


ME CANSO GANSO II:

Por cierto, los editores de EL UNIVERSAL me informaron anoche que este Arlequín, será plus al menos por hoy. No dejaré que se me suba lo fifí.

Comentarios