Trump y AMLO, pura sinceridad

Arlequín

Mientras aquí en su patria, que tanto ama y por la que tanto lucha, sus adversarios lo han convertido en el presidente más insultado en los últimos 100 años, en Estados Unidos el comandante en jefe de la Casa Blanca, sin exagerar, lo adora.
 
“Gran hombre”, con “inteligencia tremenda”, un “gran tipo” un “amigo”. Sí, eso es para Donald Trump el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, a quien no se cansa de agradecer (incluso en la tribuna de la ONU), que haya mandado a la frontera sur 27 mil soldados mexicanos para que impidan el paso de migrantes de Centroamérica hacia los Estados Unidos, y lo mejor de todo “gratis”.
 
Ni Epigmenio Ibarra y Lord Molécula juntos han sido capaces de adular de esta manera al presidente y mire que se esfuerzan y le dedican largas horas a hacerlo, pero estos gringos son muy buenos para todo, hasta para la adulación.
 
2-epigmenio_ibarra_23893083.jpg
 
Y cuando las cosas empiezan bien, siguen bien y acaban bien. Desde el inicio del mandato del presidente López Obrador, Trump ha sido elogioso con el tabasqueño; y el pasado miércoles, de no ser por las medidas de sana distancia, don Donald le hubiera dado un beso mordelón en la mejilla a su amigo mexicano, de esos que le gusta dar a AMLO a diestra y siniestra. ¡Ah, de no ser por la maldita pandemia del Covid-19!
 
“Felicitaciones al recién inaugurado presidente mexicano @lopezobrador. Tuvo una tremenda victoria política con el gran apoyo del pueblo mexicano. ¡Trabajaremos bien juntos por muchos años por venir!”(Sic), dijo Trump en de diciembre 2018 en un mensaje de twitter por el inicio del mandato de AMLO y del idilio presidencial.
 
Sin siquiera conocerlo ya lo quería, “y antes de conocerte te adiviné”, cantaría la gran Chavela Vargas, pero cuando le prestó ayuda lo amó como a nadie en el mundo, pues mientras él, Trump, construye un muro en su frontera, AMLO le ayuda con un muro virtual militar en territorio mexicano. Claro que la ayuda no fue muy voluntaria que digamos, pues de no haberse hecho, Trump hubiera impuesto altos aranceles a las exportaciones mexicanas hacia Estado Unidos.
 
trump_114860203.jpg
 
“Están haciendo el trabajo que los demócratas deberían estar haciendo. México tiene 27 mil soldados cuidando nuestra frontera gratis, lo aprecio mucho, realmente me agrada mucho el presidente de México”, dijo don Trump en noviembre de 2019.
 
“Estamos muy contentos con el trabajo que están haciendo. Fue debido a (la amenaza de) los aranceles que lo están haciendo. Pero el punto es que están haciendo un muy buen trabajo”, declaró sin ningún rubor Trump a la prensa de la Casa Blanca semanas después.
 
Y desde entonces, no se ha cansado de agradecer a AMLO de ese y otros temas.
 
“Agradezco a quien se ha vuelto mi amigo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien mostró gran flexibilidad y tremenda inteligencia” en la negociación, dijo Trump en  abril pasado con motivo de las negociaciones de la OPEP para reducir la producción de petróleo.
 
trump_ap_opep_0.jpg
 
"Hemos implementado acuerdos innovadores con México. Quiero agradecer al presidente de México. Es un gran tipo. Creo que vendrá a Washington, a la Casa Blanca, muy pronto", dijo Trump pasado 23 de junio… ¡Y el día llegó!
 
López Obrador, que además de ser un demócrata, es un hombre agradecido hizo a un lado todo lo que no le gusta: salió del país, se hizo una prueba de Covid-19 y se puso un cubrebocas para volar, con escala de por medio, para saludar al amigo.
 
vuelo_amlo_cubrebocas-2.jpg
 
Y  observando el gran apotegma de connotado pensador y filósofo que dijo: “lo que no fue en tu año no fue en tu daño”, AMLO fue a agradecer y presentar sus respetos al hombre de apenas hace cinco años dijo cosas como:
 
-"Cuando México nos manda gente, no nos manda a los mejores. Nos manda gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores…" (16 de junio de 2015, discurso de lanzamiento de su candidatura para las primarias del Partido Republicano).
 
- "México no es nuestro amigo. Nos está ahogando económicamente" (16 de junio de 2015, discurso de lanzamiento de su candidatura para las primarias del Partido Republicano).
 
-"No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a Estados Unidos" (6 de marzo de 2015).
 
border_wall_california_56671711.jpg
 
-"Espero que tengan seguro antisecuestros" (2 de junio de 2016), en reacción a que un torneo del golf se realizó en la Ciudad de México y no en una de sus propiedades en Miami.
 
Pero ese era el Donald de 2015, el Donald de 2020 es otra cosa. El Donald de la Cuarta Transformación ya no piensa así.
 
Pero tampoco AMLO es el mismo de antes.  El AMLO de 2017 pensaba así:
 
-“Es una canallada de Trump y sus asesores, es una canallada el que se expresen de los mexicanos como Hitler y los nazis se referían a los judíos […] una estrategia política, demagógica y electorera, que, si bien les sirvió a Trump y a los suyos para hacerse con la presidencia, no les permitirá ni afianzarse en el gobierno, ni mucho menos lograr la reelección”.
 
amlo_y_ebrard_carta_trump_64256008.jpg

-“Como no está actuando el gobierno de México, desgraciadamente, porque está completamente subordinado, sumiso, callado ante la prepotencia de Donald Trump, tenemos que hacerlo nosotros y a eso venimos” (15 de marzo de 2017 en Washington, D.C. al anunciar que presentaría ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en esa ciudad, una denuncia contra el presidente Donald Trump).

Ahora ya no hay un nazi en la Casa Blanca, ni un Hitler contemporáneo, ni un canalla, hoy en esa residencia vive el “amigo presidente Donald Trump”, al que hay que agradecerle el trato que le da a los paisanos mexicanos y compartir con él una buena cena.

amlo_trump_0.jpg
 
Y ahora el AMLO de 2020, el AMLO invitado a la Casa Blanca, piensa así:

-“Quise estar aquí para agradecerle al pueblo de Estados Unidos, a su gobierno y a usted, presidente Trump, por ser cada vez más respetuosos con nuestros paisanos mexicanos”.

-“A usted, presidente Trump, le agradezco su comprensión y la ayuda que nos ha brindado en asuntos de comercio, petróleo, así como su apoyo personal para la adquisición de equipos médicos que necesitábamos con urgencia para tratar a nuestros enfermos del Covid-19.

-“Pero lo que más aprecio es que usted nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía”.

-“Usted no ha pretendido tratarnos como colonia, sino que, por el contrario, ha honrado nuestra condición de nación independiente. Por eso estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto, nos ha tratado como lo que somos: un país y un pueblo digno, libre, democrático y soberano”.

-“Y vengo también a esta cena a la que me ha invitado mi amigo, el presidente Donald Trump”.

a5-firma_amlo_trump_114844775.jpg

Como usted verá, estimada amiga, estimado amigo, las personas cambian y aunque no faltará el necio que critique la visita y que diga que el presidente Trump está en campaña y busca el voto latino y demostrar que es amigo de México y de su presidente, usted no haga caso, las palabras de un mandatario y del otro suenan sinceras, nada tienen que ver las próximas elecciones; además, ni que la 4T fuera tan ingenua e irresponsable como para ir a Washington a hacerle el caldo gordo a Trump, que va abajo en las encuestas.
 
¡Ni siquiera lo piense. Esto es pura sinceridad, lo de ellos es cariño, cariño verdad!

ME CANSO GANSO: SIN MEDIAS TINTAS

Él mismo lo dijo: “No es tiempo de simulaciones o somos conservadores o somos liberales, no hay medias tintas… o se está con la transformación o se está contra la transformación del país”. Y así fue. No hubo simulación, se definió a favor del conservador Donald Trump y en contra de Joe Biden.
 
No hay medias tintas. “Llegaste en el momento en que te esperaba, no hubo sorpresa alguna cuando te hallé”, cantaría la Vargas. Make America Great Again, vamos por cuatro años más, amigo Donald, corea a todo pulmón el Arlequín.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios