Se encuentra usted aquí

Rosario, el plato frío de AMLO

Rosario, el plato frío de AMLO
16/08/2019
00:52
-A +A

Por Arlequín

A este gobierno no lo mueve la venganza, es la vida, esa rueda de la fortuna que se encarga de poner a ratos abajo a los de arriba y, a ratos, arriba a los de abajo.

Arriba les tocó estar a Rosario Robles y Juan Collado y, desde ahí, utilizar el poder para apalear a los que en ese momento estuvieron abajo: Andrés Manuel López Obrador y René Bejarano, a quienes ahora la rueda los tiene arriba.

100.jpg
Hoy hay quien duda de la pureza de espíritu del líder máximo de la Cuarta Transformación y asegura que ahora, que la rueda de la feria lo puso en las cabinas de arriba, se está vengando de quienes le hicieron el juego a sus eternos adversario del PRIAN, en la década pasada, para impedirle llegar a la Presidencia por medio de la estrategia conocida como “los videoescándalos”… Misma que dio un golpe mortal a las aspiraciones presidenciales de López Obrador, a la sazón jefe de gobierno de la Ciudad de México.

A ver... Por si no se acuerda, vale la pena dar una ayuda a su memoria para recordar que en diciembre de 2000, López Obrador, entonces miembro del PRD, ganó la elección y sucedió en el cargo de jefe de gobierno del Distrito Federal a Rosario Robles, también perredista, quien llegó al cargo en 1999 en sustitución de Cuauhtémoc Cárdenas.

En ese entonces, el ingeniero Cárdenas, dejó el puesto para competir en las elecciones presidenciales del año 2000 bajo los colores del PRD. Y como usted recordará: perdió ante el panista Vicente Fox… También ha de recordar que AMLO fue jefe de gobierno de diciembre de 2000 a julio de 2005, cuando dejó el cargo para ir en la búsqueda de la candidatura presidencial para la elección de 2006 -que perdió ante el panista Felipe Calderón-.

En aquellos años, específicamente en marzo de 2004, René Bejarano, entonces coordinador de la bancada amarilla en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y uno de los principales operadores de López Obrador, fue exhibido en televisión recibiendo fajos y fajos de billetes de manos del empresario de origen argentino y naturalizado mexicano: Carlos Ahumada, quien era pareja sentimental de Robles.

09_ahuma3_102848844.jpg

La difusión de esos videos generó una imagen negativa que terminó por impactar en la contienda electoral presidencial... AMLO perdió la elección por una mínima diferencia y reclamó, sin éxito, fraude electoral.

Ya con este contexto, regresemos, pues, al tema de las supuestas venganzas... Conservadores, fifís y periodistas, que se portan mal, consideran que hoy AMLO aprovecha su momento para vengarse de Robles, quien ha sido señalada por el propio Ahumada de formar parte de la trama de los videoescándalos.

Incluso, ¡usted creerá!, señalan que el abogado Juan Collado, es identificado como pieza clave en la distribución de las videograbaciones, de las que hablamos antes, que a decir de Ahumada fueron compradas en 68 millones de pesos por el expresidente Carlos Salinas de Gortari y el panista Diego Fernández de Cevallos.

101.jpg

Pero eso pasó hace ya casi 20 años, dos décadas después, ¿usted cree que en el corazón, medio dañado por un infarto, pero noble, del actual Presidente quepa el horripilante sentimiento de la venganza?.. ¡Nooooo!

Ya ve usted que ni doña Rosario, ni don Juan, son unas hermanitas de la caridad; pero, ¿sabe qué?.. Las ofensas de 2004 se quedaron en esa época, lo que hoy los tiene emproblemados son otras cosas.

Rosario -la perredista-, acabó trabajando para un gobierno priista, el de Enrique Peña Nieto y ahora está acusada de no haber visto como 5 mil millones de pesos de programas sociales, muchos de ellos bajo su responsabilidad, iban a parar a empresas fantasma. Y don Juan no está preso por llevar, traer y comerciar los videos de Ahumada entregando dinero a Bejarano y otros perredistas. ¡No... Él es acusado de lavar dinero y de delincuencia organizada!

¿Qué culpa tiene AMLO de que la justicia alcanzara a estos dos personajes que en el pasado lo dañaron?.. Pero como usted, difícilmente es capaz de creer en la bondad de las personas, le damos algunas razones por las cuales no es posible que se trate de una venganza.

1.- Las acusaciones de ambos, Robles y Collado, han sido presentadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), bajo el mando de Santiago Nieto y ¿usted cree que él se prestaría a venganzas políticas? Nieto se dedica a vigilar que no se roben los dineros públicos y si, al estar patrullando, se le atraviesa una mujer que toleró una estructura para desviar 5 mil millones de pesos del erario, o un abogado con la lavandería más grande del país... Pues él tiene que actuar, sin importar que en el pasado hayan conspirado en contra de su jefe, el actual Presidente.

2.- Las investigaciones y procesamiento judicial de ambos están bajo el control de la Fiscalía General de la República, que como ya lo ha dicho el Presidente miles de veces, es autónoma. Así que no hay posibilidad de que esta institución esté siguiendo instrucciones presidenciales para hundir en la cárcel a la exsecretaria y al abogado.

3.- Al final del día, quien decidirá si son culpables o inocentes será el Poder Judicial. Claro que le pude causar cierta suspicacia que el juez que ordenó el encarcelamiento preventivo de Rosario Robles, el licenciado Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, es sobrino político de René Bejarano e hijo de Guadalupe Padierna, la hermana de su esposa, la diputada federal Dolores Padierna. Pero eso no quiere decir que vaya a querer desquitarse de Robles por el tiempo que el tío René pasó en la prisión -ocho meses en el Reclusorio Sur-. Todo eso no sería digno de un juez profesional… ¿Cuándo ha visto usted que en este país un juez no sea recto y honrado?

4.- El Presidente se ha declarado seguidor, y admirador de Jesucristo, y qué puede haber más cristiano que el perdón... Antes que andar pensando en investigaciones de la UIF, AMLO, seguramente, estaría dispuesto a poner la otra mejilla, ¡no le quepa duda!

En suma, Robles presuntamente traicionó a AMLO y, presuntamente, participó en la “Estafa Maestra” para desviar 5 mil millones de pesos. Por lo primero, será juzgada por la historia; de lo segundo se encargarán los tribunales. Así que, ¿dónde ve usted la mano de AMLO? ¡No sea terco, no hay venganza!

Collado, presuntamente, participó en la estrategia de los videoescándalos para desprestigiar a AMLO, exhibiendo a sus colaboradores al momento de recibir sobornos. Con ello -ciertamente- el abogado no incurrió en delito alguno. Para algunos será un villano que jugó sucio políticamente y para otros un héroe que impidió la llegada a la presidencia de un político contrario a los intereses del PRI y el PAN. Don Juan está tras las rejas acusado de crear un entramado ilícito para blanquear activos y hacer operaciones con dinero de procedencia ilícita. Va de nuevo la pregunta: ¿Dónde ve usted la mano de AMLO?

Y ya, para acabar, y solo para que no le quede la menor sospecha de asomo alguno de venganza, recuerde estas palabras del Presidente:

“Yo no odio a nadie, no es mi fuerte la venganza. Va a haber justicia. A mí me mueve el amor y sé lo que es el perdón”. Si usted no cree en estas palabras es que ya perdió toda esperanza en su prójimo.

ME CANSO GANSO: Confiar es bueno, pero no confiar es mejor. Pensar que es mentira que AMLO no esté buscando vengarse de Rosario Robles sería tanto como pensar que, Rosario Robles, miente al decir que todo el dinero que tiene son los 20 mil pesos de sus cuentas congeladas. ¡Ambos son dignos de credibilidad y confianza!..