Olga, el arma secreta de la 4T

Arlequín

¿Y qué se imaginó la mafia del poder? Que solo porque el presidente Andrés Manuel López Obrador se contagió con el virus que genera la enfermedad del Covid-19 se iban a acabar las mañaneras. No señor, no señora, están muy equivocados los conservadores si creen que un coronavirus, que el propio Presidente dijo desde febrero de 2020 que no era “terrible” ni “fatal” y que desde abril del año pasado está domado, va a impedir que se realicen cada día, sin falta, las conferencias de prensa mañaneras.

Con lo que no contaban los conservadores, quienes ya celebraban cuando el Presidente anunció que estaría en cuarentena, es que la Cuarta Transformación tenía a su arma secreta para salir a hacerle el quite del Presidente en las mañaneras, nada menos, que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

olga_sanchez_cordero_0.jpg

¿Se acuerdan cuando los neoliberales y la prensa fifí criticaban a doña Olga? Incluso aseguraban que era una secretaria débil y sin poder, y algunos llegaron al extremo de decir que era solo un florero dentro del gobierno de la 4T. Pues ahora,  pueden ver que, como siempre, están equivocados.

Se decía que a diferencia del sexenio corrupto de Enrique Peña Nieto, en el que la Secretaría de Gobernación era muy poderosa, con mucho presupuesto, y que controlaba temas de seguridad nacional, entre ellos, la inteligencia civil, la seguridad pública y la migración, ahora la Secretaría a cargo de doña Olga era débil y no tenía mayor relevancia.

Se trataron de amarrar navajas al decir que el Presidente le quitó a la secretaria el tema de la migración, para dárselo al canciller Marcelo Ebrard y el de la inteligencia y la seguridad pública, para entregárselo a Alfonso Durazo.

ebrard_durazo.jpg

Un día sí y otro también, se escribían columnas diciendo que Sánchez Cordero salía del gabinete y se afirmó más de una vez que su puesto  quedaría en manos del canciller Ebrard o del senador Ricardo Monreal. Pero ahora resulta que todas esas especulaciones alentadas por el conservadurismo y la prensa fifí e inmunda eran falsas, que los planes de la 4T para doña Olga eran otros.

Ahora se puede ver claramente lo sofisticado del plan del actual gobierno, le explico: de manera estratégica se le fue descargando a la secretaria Sánchez Cordero de algunos asuntos menores, como el de la inteligencia, y prepararla para que en el caso de que un día el Presidente tuviera que ausentarse de las mañaneras ella tomara en automático el control de estas conferencias de prensa que son vitales. Y el día llegó. Como verá, la 4T es infalible, cuando sus adversarios y críticos van, ella ya viene.

Que si doña Olga no sabía dónde estaba el Presidente confinado, si en Palacio Nacional o en su casa; que si no tiene la menor idea de cuál es el estado de salud del Presidente; que si el vocero presidencial la ha tenido que corregir en público…, esos solo son detalles menores, es la etapa de ajuste, del aprendizaje, el momento de aclimatarse.

olga-25ene.jpg

Lo importante es que cuando se requirió el uso del arma secreta, de inmediato doña Olga subió al podio para no dejar ni un día de informar de manera objetiva y transparente al pueblo, y para que los mexicanos no quedáramos a merced de los pasquines inmundos y demás medios conservadores que parecen no tener otra cosa mejor que hacer que criticar al gobierno revolucionario de la 4T.

Además, qué otra funcionaria o funcionario hubiese representado mejor los valores de la 4T que la secretaria Sánchez Cordero, quizá solo el doctor Hugo López Gatell, quien pese a no ser político y ser un gran científico bien podría domar las mañaneras. Si domó una pandemia, la mañanera le queda chica…

conferencia_gatell.jpg

Pero el caso es que, desafortunadamente, don Hugo también tuvo que someterse a aislamiento pues el pasado viernes estuvo con el Presidente y aún no se descarta un posible contagio. Pero salvo ellos dos ¿a quién le podría encargar ese changarro el Presidente?

Analícelo, ¿a Marcelo Ebrard le daría tan gran responsabilidad? No, pues él también está confinado; además, sería como dar color de que es su tapado para el 2024. ¿Al secretario de la Defensa? Sería un abuso darle otra chamba más al General Luis Cresencio Sandoval, pues ya tiene suficiente trabajo construyendo las obras de infraestructura más relevantes de esta administración, vacunando gente y otra docena más de tareas que le han encargado, además de que, en sus tiempos libres, debe de salvaguardar la seguridad nacional. 

010luis-cresencio-sandoval.jpg

Veamos otras opciones, ¿qué le parece Irma Eréndira Sandoval? No, sería una mala idea, pero el inconveniente es que quizá al regreso del Presidente doña Irma ya tendría trabajando a varios amigos, familiares y compadres en Palacio Nacional. ¿Y Manuel Bartlett? Mmm, no, tampoco, qué tal que el abusado de don Manuelito sale con algún documento falsificado en la conferencia de prensa o si por equivocación incendia algún salón del Palacio Nacional y le echa la culpa a los ambulantes de la calle de Moneda.

sandoval_bartlett.jpg

Pero la lista no acaba, ¿qué le parece Ricardo Monreal? No sería mal gallo, lástima que está en el Poder Legislativo y su tarea no es cumplir las órdenes del Presidente (sí, no lo dude, Monreal es de otro Poder, no recibe instrucciones del Ejecutivo). Otra media docena de secretarios también quedan fuera de la posibilidad, pues prácticamente nadie los conoce.

010ricardo-monreal-senado-2.jpg

Nos podríamos pasar todo el día revisando la currícula de todo el gabinete legal y ampliado y no encontraríamos a una o uno capaz de llenar los zapatos del Presidente en la mañanera, la única, sin duda, es Olga Sánchez quien por más de dos años se movió con piel de Cordero, pero ahora salió la fiera, muy fiera. Resultó ser el arma secreta de la 4T.

ME CANSO GANSO. Cae más pronto un hablador que un Rockstar

“Definitivamente, y esto lo quisiera dejar muy claro, no se puede empezar a utilizar una vacuna que no haya terminado satisfactoriamente los estudios de Fase 3. No se puede. No se debe por razones éticas de bioseguridad…”, dijo el año pasado el doctor Hugo López-Gatell, quien ahora asegura que el gobierno mexicano está a punto de comprar y aplicar 12 millones de dosis de la vacuna rusa Sptunik V que aún no ha completado la fase 3 de investigación clínica. ¿Qué pasó doctor? ¿Qué nueva maroma nos tiene preparada para explicar esta contradicción?

exqox_9x0amavou.jpg

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios