Ni Maradona metió esa mano

Arlequín

La tormenta tropical Andrés Manuel azotó con fuerza al estado de Nuevo León y amenaza con convertirse en huracán, un huracán categoría 5 que llegó para arrasar con los fraudes electorales, presentes y futuros.

Gracias a la oportuna intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, se impidió que siga adelante un crimen electoral. AMLO denunció en una de sus conferencias de prensa matutinas que el candidato del PRI al gobierno de Nuevo León, Adrián de la Garza, estaba promocionando una tarjeta, que de ganar la contienda servirá para recibir apoyos económicos.

Imagínese usted hasta dónde hubiera podido llegar esto si AMLO no mete la mano para hacer la denuncia y si de la Garza ganara la elección. Seguro, ya como gobernador, entregaría dinero a la población, les daría una pensión a los adultos mayores, becas para los jóvenes que no estudian ni tienen trabajo, dinero a los campesinos para siembren árboles frutales y maderables y muchos otros apoyos para pagar por su voto, y para que su partido no deje en los próximos años el poder.

“Hay algunos partidos que lo acusan de haber tenido que ver con esta denuncia (contra Adrián de la Garza), y de que usted está metiendo la mano en las elecciones “, le preguntó una reportera al Presidente. “Claro que sí, claro que sí, si aquí lo di a conocer, si es de dominio público, lo estoy diciendo, no podemos ser cómplices del fraude", respondió con orgullo el mandatario.

amlo-fraude-electoral-11.jpg

Además, el presidente López Obrador adelantó que seguirá denunciando estos presuntos actos de fraude electoral, dado que las elecciones de este año tienen que ser limpias y libres, tienen que ser algo inédito pues, aseguró, que en México no ha habido democracia.

Y cómo se puede aspirar a una democracia si los candidatos andan por ahí ofreciendo tarjetas, prometiendo apoyos y promoviendo programas sociales. No se vale, es de quinta eso de querer convencer a la gente ofreciendo dádivas.

No se puede sacar provecho de las necesidades de la gente para intentar conseguir votos. Es como si el Presidente dijera que si no votan por Morena se acabarán los programas sociales que la autollamada Cuarta Transformación ha creado para llevar dinero y servicios públicos a las personas más necesitadas.

tarjetas.jpg

O también podría verse como si el Presidente amenazara diciendo que si Morena pierde la mayoría en el Congreso regresará la corrupción, que ya ha sido eliminada. Tan grave como si AMLO dijera que un triunfo de la oposición, el próximo seis de julio, echará atrás los avances que este gobierno ha logrado.

Tal vez, usted se pregunte ¿qué logros? A ver, recuérde que hay varios, como el del haberle puesto fin al desabasto de medicamentos, o el abatimiento de los índices de violencia y la erradicación de los feminicidios. Él nunca haría eso, es un patriota que está aquí para vigilar nuestra democracia y para meter la mano y, si es necesario las dos, para frenar a los “conservas” que quieren retomar el poder del que por décadas abusaron, cual viles y vulgares ambiciosos y corruptos.

enfermos_lupus_eluniversal.jpg

Qué sería de México si el Presidente no mete la mano en lugares donde se supone que no debiera hacerlo. Por ejemplo, si no hubiera metido la mano para andalear a la Fiscalía General de la República hoy no estaría aquí en México cantando como ruiseñor el corrupto neoliberal Emilio Lozoya. Claro, aún no ha caído ningún pez gordo con sus delaciones, pero algún día sucederá, no lo dude.

lozoya-emilio_2_0.jpg

Si no hubiera metido la mano -y unos miles de soldados- para ayudar a Donald Trump, Estados Unidos estaría lleno de migrantes indocumentados centroamericanos. Si no hubiera metido la mano y ordenado soltar a Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán, se hubiera desatado un baño de sangre en Sinaloa. Y si no hubiera metido la mano, la pandemia no estaría domada y cientos de miles de mexicanos hubieran muerto.

Además, AMLO tiene que meter la mano, pues nadie más lo hace. Tanto el Instituto Nacional Electoral, como el Tribunal Federal Electoral, no sacan un perro de una milpa, es decir, no sirven para nada. Ya ve usted como, sin escuchar las millones de voces que decían “Félix El Toro es inocente”, no tuvieron empacho en sacar a Salgado Macedonio de la competencia por la gubernatura de Guerrero. No se vale, no hay moral.

politico_suspendido_lanza_ultimatum_a_autoridad_electoral_mexicana_125253846.jpg

Ante ese vacío, se requiere de una mano santa, de una mano que ni el propio Maradona se pudo haber imaginado, una verdadera mano de Dios, del Dios de los pobres, de los necesitados, del Dios de los oprimidos, la mano del Dios AMLO.

ME CANSO GANSO: Metida de mano

En Morena, meter mano es lo de hoy. Metió mano Félix Salgado Macedonio, metió mano David Monreal y ahora metió mano Andrés Manuel López Obrador. Eso sí, cada uno con su estilo y cada cual con su propia intención.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios