Los "Gansos de Oro"

Arlequín

Damas y caballeros, conservadores y liberales, fifís y pueblo bueno, han transcurrido dos años del histórico triunfo electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la fecha que se marcará en los libros de texto como la del inicio de la Cuarta Transformación. Y para celebrar esta fecha es menester reconocer a los padres de esta transformación y agradecer la gran labor que prestan a la patria.

Para dar un sencillo -pero emotivo- reconocimiento, su Arlequín de confianza ha instituido el Ganso de Oro, un premio a la excelencia en las labores de gobierno y apoyo a la transformación del país. Y aunque en la 4T todos son ganadores, hay algunos que brillan más y este viernes se llevarán a casa el preciado galardón (que por razones de austeridad no es de oro, sino del acero de desperdicio del malogrado aeropuerto de Texcoco que está vendido a precios de ganga).

Y los ganadores del Ganso de Oro son:

Hugo López-Gatell: 

cmxmphs010114_20200714_mxpfn0a001_114992999.jpg
Después de mucho analizar cifras y curvas de desempeño, el doctor Hugo López-Gatell gana, por mucho, el Ganso de Oro en la categoría de “Héroe de la Patria”, el máximo reconocimiento de este certamen.

Aunque es una obviedad, es mi deber como jurado explicar los méritos que se tomaron en cuenta. Don Hugo, nada más, domó la pandemia de Covid-19. Y aunque otros miembros del jurado -medio conservadores, por cierto-, decían que no, que no se le podía dar el  Ganso de Oro porque siempre se ha equivocado en la previsión de las etapas más críticas de la pandemia porque calculó que habría 6 mil muertos, y hasta hoy ya van más de 37 mil.

Pero la cosa no para con los constantes errores de previsión, si no que nunca se aplanó la curva de contagios. El debate fue duro, sin embargo, el argumento con el que se pudo inclinar la balanza a favor del rockstar de la 4T es que el premio no era en la categoría de matemáticas ni de geometría, por lo que López-Gatell es el histórico ganador del primer Ganso de Oro de la historia.

Alfonso Durazo: 

asamblea_seguridad_78308790.jpg
Siguiendo al pie de la letra la instrucción presidencial y no haciendo enojar a los criminales para que no se pongan más bravos, don Alfonso ha logrado mantener las cifras de violencia igual que las de la administración de Enrique Peña Nieto… y por ello, gana el Ganso de Oro, en la categoría “Abrazo del año”.

El gran logro de Durazo es que no han crecido -mucho- los homicidios dolosos en el país, pues siguen siendo los mismos altos niveles de violencia que en el corrupto gobierno pasado. Si sigue así, muy seguramente, logrará mantener los seis años de la administración las decenas de miles de homicidios. Y aunque es un trabajo que requiere de mucho esfuerzo, si alguien lo puede logar es él.

Ya vendrá una quinta o sexta transformación que baje los niveles de violencia y crimen. Y quizá para ese entonces ya dejen utilizar a los policías y militares -además de la técnica del abrazo- algunas armas, aunque sea para que ellos, los que mantienen el orden y la paz, se defiendan de los criminales.

Irma Eréndira Sandoval:

irma_erendira_sandoval_20_113557744.jpg
Uno de los pilares de la 4T, específicamente el de la lucha contra la corrupción, descansa en la espalda de doña Irma. Por su muy destacada labor, la secretaria de la Función Pública se lleva el Ganso de Oro en la categoría de “Escoba del año”, por haber barrido, de arriba hacia abajo las escaleras, y haber acabado con uno de los flagelos que más han dañado al país en un tiempo récord.

Algunos de los jueces consideraron que es falso que la corrupción no se ha acabado en el país, que han dejado de acontecer casos graves de conflicto de interés, o que aún se incurra en nepotismo… para muestra la duda que ha sembrado el caso de la mismísima secretaria Sandoval y la forma en la que ha amasado su patrimonio que, dicho sea de paso, no es muy clara.

Sin embargo, desde luego que sí hay casos relevantes de lucha contra la corrupción: ahí están el de Genaro García Luna, o los de Emilio Lozoya César Duarte. Y aunque en ninguno de ellos tuvo que ver la secretaria, la lucha contra la corrupción es la lucha contra la corrupción y ella es la máxima autoridad de la 4T en la materia.

John Ackerman:

ackerman-ine-16.jpg
En la casa del matrimonio Ackerman-Sandoval habrá dos estatuillas del Ganso de Oro. Una, la de la ya mencionada secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval y otra para su distinguido esposo el señor doctor-doctor, pues tiene dos doctorados, John Mill Ackerman Rose. Este hijo de Filadelfia, recibe el Ganso de Oro en la categoría de: “El contribuyente del año”.

Mucho se ha hablado de las múltiples propiedades del doctor Ackerman…, que si valen 60 millones, que si las compraron en efectivo, que si las recibieron en donación, que si esto, que si el otro, pero lo que no se dice es que, así sean muchas o pocas, el impuesto predial de cada una de ellas está al corriente, no se debe ni una sola contribución.

Le parecerá poca cosa, pero imagínese los sufrimientos que este bien habido matrimonio tiene que padecer cada mes para que con sus sueldos austeros, de funcionaria de la 4T y de académico, les alcancen para pagar los impuestos de sus propiedades. En reconocimiento a su sacrificio y cumplimiento es sus pagos al fisco, se le entregarán a cada uno seis réplicas exactas de sus Gansos de Oro para que pongan una en cada una de sus casas.

Lord Molécula: 

lord-molecula.jpg
Como quiera que en realidad se llame este nuevo valor del periodismo de investigación, se llevó de calle el Ganso de Oro en la categoría de: “Premio Nacional de Periodismo”. Y aunque lo parezca, él no es parte del gobierno de la 4T, pero su trabajo en favor de la transformación del país le vale un reconocimiento especial.

Como reportero, don Molécula, en su muy larga y reconocida carrera se ha acabado miles de suelas recorriendo el país para escribir sus piezas periodísticas. Aunque sus detractores, que envidian su genialidad, aseguran que durante el año y medio que tiene cubriendo la conferencia de prensa mañanera se ha acabado muchas más suelas lamiéndolas, este Ryszard Kapuscinski moderno debe ignorar esas descalificaciones de quienes quisieran tener su pluma, su prosa y su capacidad para levantarse temprano.

Jesús Seade: 

cmxmphs010077_20200716_mxpfn0a001_115044536.jpg
El Ganso de Oro en la categoría de “Bracero del año”. Don Chucho, subsecretario para América del Norte, y uno de los padres de Tratado México-Estados Unidos-Canadá, podría haber recibido un Ganso de Oro simplemente por haber negociado el T-MEC. Sin embargo, el jurado, de manera unánime, le reconoce su labor como bracero, como migrante, como uno de esos héroes que tanto alaba el Presidente.

El caso es que Seade siendo subsecretario para América del Norte, y teniendo su oficina en la Avenida Juárez de esta capital, pasa la mayor parte del tiempo en Hong-Kong donde tiene sus intereses familiares. Su capacidad es tan grande que puede vivir en Asia y atender temas de Norteamérica con una mano en la cintura.

De hecho, en la pasada visita de AMLO a Estados Unidos de Norteamérica, el subse ni siquiera estuvo presente. Él trabaja desde Hong Kong, vía Zoom o como ahora le dicen home office, y como cualquier otro bracero manda puntualmente sus remesas a México.

Premio Desierto

Para El Ganso de Oro en la categoría de: "diplomacia" se nominó a Marcelo Ebrard por el exitoso trabajo que la cancillería, que él encabeza, realizó durante la visita del presidente López Obrador a Washington y por haber logrado, haiga sido como haiga sido, que el presidente Donald Trump contuviera, al menos en el discurso, su racismo y desprecio por los mexicanos.

cmxmphs010060_20200710_mxpfn0a001_114891100.jpg

Sin embargo, el premio se declaró desierto. Se argumentó que don Marcelo es demasiado moderado como para ser considerado un miembro de excelencia de la 4T. Varios jurados citaron las palabras del propio presidente, quien ha dicho que “nada de medias tintas, o se está por la transformación o en contra; o somos conservadores o somos liberales… los liberales moderados no son más que conservadores más despiertos’. Así que Ebrard se quedó cerca este año, pero si pone empeño y se radicaliza el próximo año seguro se lleva el Ganso de Oro.

Hubo varios nominados más entre ellos: 

Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes; Román Meyer Falcón, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; Víctor Manuel Toledo, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y media docena más, pero el jurado no supo de algún mérito que hayan tenido, incluso para varios jueces fue la primera vez que supieron de su existencia. Quizá para el Ganso de Oro 2021 logren entrar en la feroz competencia, pues es muy complicado ganar entre tanta lumbrera.

arlequin160720.jpg

ME CANSO GANSO: A PROPÓSITO DE CONSIGNAS.- 

“Hugo, aguanta, el pueblo se levanta”, fue la consigna que esta semana gritó el presidente López Obrador en apoyo al doctor Hugo López-Gatell. Pero también hay otras consignas muy buenas que se usan en las marchas, y que vienen a la mente, y al caso, por ejemplo, esa que dice: “El pueblo se cansa de tanta pin… transa”.

TEMAS RELACIONADOS
4T
Guardando favorito...

Comentarios