Se encuentra usted aquí

Las joyas de la Coronavirus y otras barbosadas

Las joyas de la Coronavirus y otras barbosadas
27/03/2020
00:00
-A +A

Vaya días que nos ha tocado vivir, querida lectora, querido lector. Sin embargo, en estas aciagas jornadas, siempre es reconfortante saber que al frente del barco, con un rumbo claro y el timón firme, está un líder que nos sacará de la tormenta.

Para tranquilidad de los cientos de millones de habitantes de países como México, Estados Unidos, Venezuela y Brasil, sus respectivos presidentes han tomado en sus manos la contingencia y no solo han blindado a sus pueblos del coronavirus asesino que produce la enfermedad del Covid-19, sino que han infundido a sus amados ciudadanos la tranquilidad necesaria que hace falta para enfrentar este tipo de amenazas mundiales.

Es en este tipo de situaciones, en estas pruebas, es cuando se demuestra la grandeza de un gobernante, su templanza. Esta pandemia ha dejado muy claro qué países tienen en el gobierno a verdaderos estadistas.

Desde su cuarentena y a una sana distancia, pero siempre con cariño, este Arlequín, pobre (y por tanto 100% inmune al Covid-19), le propone reflexionar sobre las frases pronunciadas en estos días históricos por algunos de los próceres nacionales. Mire que muchas de esas frases son unas verdaderas joyas.

Aunque no sea muy correcto, permítame empezar por el de casa.

“Hay quien dice que por el coronavirus, no hay que abrazarse, pero hay que abrazarse, no pasa nada”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador el 4 de marzo pasado cuando en México había 5 casos confirmados de Covid-19 y 39 sospechosos.

amlo_mananera_26032020_112297680.jpg

Y días después, para demostrar en la práctica su teoría, el mandatario no solo repartió abrazos apretujados durante una gira por el estado de Guerrero, sino que besó y dio mordiditas en la mejilla una niña. Claro que los fifís y conservadores reprobaron la muestra de amor del líder máximo de la Cuarta Transformación hacía el pueblo bueno. Pero, a ver, ¿acaso la niña se contagió de algo que no sea la felicidad de recibir un ósculo y mordisco presidencial? La ciencia no miente, ella está sana y con una anécdota que contar (por cierto, grabada en video y toda la cosa).

010amlo-besos-3_0.jpg

Y, más adelante, conforme crecía la pandemia, mientras los críticos, los neoliberales y la prensa fifí hablaban de la carencia de respiradores y camas de terapia intensiva, para enfrentar una ola de contagios como la que se ve venir, el mandatario respondió con aplomo y para tranquilidad del pueblo dio a conocer que tiene listo un blindaje de imágenes religiosas y amuletos, listos para enfrentar la pandemia. ¡Así que para qué tantos fierros y aparatos modernos!

conferencia_matutina_amlo_112028870_0.jpg

“El escudo protector es como El Detente…. el escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción…detente enemigo…”, dijo mientras mostraba como parte de su arsenal contra el coronavirus imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y un billete de dos dólares.

Pero en Washington también hace aire. Y para que vea que en la historia del mundo hay épocas en las que la fortuna hace que coincidan al frente de las naciones grandes mentes y gobernantes que cambian el curso de la historia universal, ahí tiene el caso del presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, quizá el hombre más poderoso del mundo, el mejor informado y, sin duda, el mandatario que cualquier país quisiera tener al frente de una emergencia como la actual.

health-coronavirususa_112295284.jpg

Él sí ya de plano, está en otro plano, o como diríamos por estas tierras, él se cuece aparte.

Don Donald, cuya nación ayer se colocó como la que más casos confirmados de Covid-19 registra en el mundo, ya tiene hasta fecha para de salida de la emergencia. Mientras otras naciones bananeras, como Alemania y Francia, no ven la luz al final del túnel, el señor Trump está listo para abrir su país y reactivar su economía y, de paso, seguir con el temita aquél de su campaña por la reelección, aunque eso no es lo más importante.

Para que vea que como estos gringos hacen todo rápido y bien… aquí tiene una cronología de las perlas trumpistas.

“Tenemos un muy pequeño problema en este país en este momento, solo cinco (casos confirmados) y todas esas personas se están recuperando exitosamente", dijo el 11 de febrero el presidente Trump, recuerde, uno de los hombres más informados del mundo, sino es que el más informado sobre lo que pasa y va a pasar en el orbe y galaxias circunvecinas.

Días después, explicó que "para abril, ya saben, cuando caliente un poco, milagrosamente se irá, eso es cierto. Solo tenemos 11 casos y todos están mejorando". No deje de notar que como todo mandatario de primera y amante de la ciencia siempre confía en que un milagro vendrá, en este caso Tonatiuh, dios del sol, o su equivalente anglosajón.

Ya para el 11 de marzo, el líder comenzó a ver mejor el  tamaño de la amenaza, pero además también tenía identificado al responsable: "Hace cuatro semanas nadie pensó que esto era un problema (...) Esto vino de la nada. Realmente vino de China".

"Siempre supe que era real, esto es una pandemia. Presentí que sería una pandemia mucho antes de que se le catalogara como pandemia", dijo el día 17 de marzo, lo que demuestra que él tenía toda la información, pero que no valía preocupar al pueblo estadounidense y a algunos otros en el mundo, como el gobierno de Brasil.

virus_outbreak_trump_112294231.jpg

Ayer Estados Unidos alcanzó los 85 mil casos de personas con Covid-19 y se colocó como la nación con más personas contagiadas, y aunque quizá sea algo más que el “pequeño problema” que Trump veía el 11 de febrero, él a diferencia de cualquier otra nación del mundo, ya tiene fecha de salida del problema.

“Me encantaría tener el país abierto y en funcionamiento para (el domingo de) Pascua, (el 12 de abril)… Esto ha sido muy doloroso para nuestro país y nos ha desestabilizado mucho, tenemos que volver a trabajar. En mi opinión, va a morir mucha más gente si permitimos que esto continúe”, dijo penas hace un par de días, y recuerde que es el hombre mejor informado del mundo y una mente brillante, así que no hay margen de error.

Otro estadista que también se ha portado a la altura es el bolivariano presidente de Venezuela, don Nicolás Maduro, quien ha ido desde promover por medio de su cuenta de Twitter una pócima para protegerse del coronavirus, hasta descubrir la verdad detrás de esta pandemia que ha causado hasta ahora más de medio millón de contagios en el mundo.

maduro_tacha_de_vulgar_la_acusacion_que_eeuu_hace_contra_el_por_narcotrafico_112299080.jpg

"Hay muchos análisis en el mundo ya que demuestran que el coronavirus puede ser una cepa creada para la guerra biológica contra China”, dijo el excelentísimo presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Este Arlequín metiche, y me imagino que usted también, arde en deseos de que don Nico nos cuente ya la segunda parte de la historia, pues el que creó el arma biológica quizá es el enemigo más estúpido del mundo, pues escupió hacia el cielo, acabó por infectar a todo el mundo con su bicho antichino.

Y con una claridad similar a la de Maduro, está el presidente de esa gran nación del sur de América, el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, quien no solo no le teme al coronavirus, ni a padecer del Covid-19, sino que al igual que Trump ya está listo para que la samba regrese a las calles y que los brasileños retomen sus trabajos y se reactive la economía, pues asegura que en realidad el virus no es para tanto, es cosa de viejitos.

cmxmphs010385_20200323_mxpfn0a001_112191005.jpg

"No hay por qué cerrar escuelas, en el mundo los más afectados por la pandemia son las personas mayores de 60 años… en mi caso particular, en el caso de que fuera contagiado, no precisaría preocuparme, porque sería una gripecita, un resfriadito",  dijo el fuerte, audaz y valiente don Jair, quien la semana pasada apagó 65 velitas a su pastel, al cual, sin duda, sopló sin temor de contagiar a nadie de gripecita.

Y como entre genios se habla el mismo lenguaje, don Jair, como don Nico, ven un complot detrás de la pandemia.

“Hay un caos mucho mayor. Si la economía se hunde, Brasil se hunde. ¿Qué intereses hay detrás? Los de estos líderes políticos [sus críticos]. Si la economía se hunde, mi gobierno termina”. Lo ve, lo ve, como don Jair, como don Donald también cuidan sus intereses políticos y que esta gripecita no los vaya a sacar del poder.

trump-bolsonaro.jpg

“Ayer lo oí [a Trump]. Está en una línea semejante a la mía. Todo indica que va a volver a abrir a partir de hoy puestos de trabajo", dijo Bolsonaro, aunque le ganaron las ganas y la admiración por Trump, pues él no dijo que abriría el país al día siguiente de sus declaraciones, sino hasta Pascua, para el 12 de abril.

López, Trump, Maduro y Bolsonaro son los apellidos que la historia registrará como los de aquellos hombres, que como verdaderos estadistas enfrentaron con valentía y vencieron la amenaza de la pandemia que en el 2020 amenazó al mundo. Vivan todos ellos y que los jefes de Estado de Europa mueran de envidia de la mala.

presidentes.jpg

ME CANSO GANSO.- LAS BARBOSADAS

Y no me puedo despedir de usted esta semana sin mencionar a un hombre que aunque aún no alcanza los tamaños de un AMLO, de un Trump, de un Maduro o de un Bolsonaro, tiene toda la madera para convertirse pronto, muy pronto en un estadista. Se trata nada menos que de don Miguel Barbosa Huerta, hoy gobernador del estado de Puebla.

miguel-barbosa.jpg

Nada más para que se dé una idea del tamaño de este hombre y la manera que va empedrando su camino hacia la grandeza política y a su sitio como estadista, revise estas dos, iba decirle joyas, pero sería mezquino el calificativo, más que alhajas son verdaderas barbosadas.

“La vacuna, ya se descubrió, en contra el Coronavirus es un plato de mole de guajolote”, y aunque con esa frase ya tenía para pasar a la historia vino después una joya mayor, una obra maestra, digna solo de una mente iluminada con focos de led.

“¿Quiénes están contagiados ahorita? La mayoría son gente acomodada. ¿Sí lo saben o no? Si ustedes son ricos, tienen el riesgo (de contagiarse). Si ustedes son pobres, no. Los pobres estamos inmunes”.

Recuerde bien este nombre: Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, pues seguramente vendrán cosas grandes para él, hoy es Puebla, mañana quizá el país completo.