La pomada milagro del doctor Gatell

Arlequín

No crea usted en falsos profetas, en merolicos, en esos seis exsecretarios de Salud que salieron a decir que tenían un plan para contener la pandemia en seis semanas. Vaya desfachatez de estos neoliberales conservadores.

Primero, la epidemia ya está domada. El presidente Andrés Manuel López Obrador la domó hace rato, hace meses. Recuerde que así como declaró erradicada la corrupción, también dio por domada la pandemia de Covid-19.

Luego, entonces, no hay nada que controlar, pues la pandemia está bien controladita, el doctor, que digo doctor, el doctorazo Hugo López-Gatell la trae a raya. Honor a quien honor merece.

gatell_conferencia_covid_115613008.jpg

Así que no se deje engañar pues la Cuarta Transformación tiene un subsecretario que vale más que seis exsecretarios juntos; el plan de este grupo de exfuncionarios de la época en la que la mafia del poder gobernó a México no puede ser más que una charlatanería, a los mexicanos nos ha ido de maravilla, hemos podido domar esta pandemia siguiendo la guía y los consejos del subsecretario. No necesitamos de otras recetas, para qué, si la de don Hugo ha sido un éxito, la pomada milagro del doctor Gatell ha funcionado perfecto, ¡para qué probar otra cosa!

Seguro que ahora su cerebro conservador le ordenará que grite: “¡Pero cómo que ha funcionado la receta del doctor Gatell, si estamos a punto de llegar a 70 mil muertos!”. Primero, serénese, esos fallecimientos no son culpa de un mal manejo de la pandemia por parte de López-Gatell, desde luego que no.

Si usted pusiera un poco de cuidado y de atención seguro sabría lo que está pasando y por qué se está muriendo tanta gente. No basta solo con escuchar la misa de las siete de la mañana con el líder máximo de la 4T, sino que también hay que atender la de las siete de la noche, con el doctor López-Gatell para estar bien informado.

Si usted fuera un fiel seguidor de la 4T sabría que la gran mayoría de los fallecidos se nos adelantaron por estar obsesos, ¡por gordos!, por comer comida chatarra en lugar de tamales de chipilín; por beber refrescos en lugar de aguas frescas con frutas de la temporada y por no controlar el pequeñoburgués padecimiento del estrés y otras enfermedades fifís como esas.

Afortunadamente para México, en sus muy escasos tiempos libres, el doctor López-Gatell también ya está tomado cartas en el asunto y encabeza la lucha para prohibir la venta de alimentos y bebidas chatarra a los niños, pero de eso hablaremos otro día.

Desde luego que don Hugo se pitorreó de la propuesta realizada por la exsecretaría Mercedes Juan y los exsecretarios Salomón Chertorivski, José Ángel Córdova, Julio Frenk, José Narro y Guillermo Soberón. ¿Qué dice la propuesta? Quién sabe, pero si está hecha por los conservadores, neoliberales y corruptos del pasado no debe ser nada bueno –ni siquiera fueron capaces de terminar bien la construcción de hospitales-.

La mayoría de los mexicanos votó por AMLO y AMLO designó a don Hugo como el encargado de la estrategia para combatir la pandemia de Covid-19, así que ahora no le queda de otra que seguir la receta del doctor López-Gatell, y a esos exsecretarios que tienen la arrogancia de cuestionar los humildes, pero muy efectivos, conocimientos científicos del subsecretario López-Gatell, a lo único que se exponen es a ser objeto de la fina ironía y el sarcasmo del letrado doctor estrella de la 4T.

“Ahora, hablando de fórmulas mágicas, voy a ver si estos ilustrados exsecretarios lo tienen… saliendo de aquí voy a salir a buscar el documento, porque si en seis semanas se logra eliminar la epidemia, quiere decir que hay una fórmula que el mundo entero no ha considerado”.

Fórmulas mágicas, eso es lo que son ese conjunto de propuestas de los exsecretarios prianistas. La fórmula científica, la buena, la única, la que sí debiera ser patentada es la del doctor López-Gatell. No se deje engañar por los mercachifles, no hay mejor pomada milagro con permisos auténticos de la Cofepris que la del doctor Gatell, ¡ah que buena medicina!

lopez-gatell.jpg

ME CANSO GANSO.- SEXENIO DE PATENTES:

La autollamada Cuarta Transformación no solo es una fuente de la que brotan grandes mujeres y hombres que están dando a la patria talento y honestidad, sino que también emanan de ella grandes ideas.

Hace unas semanas, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que pensaba en patentar su “vacuna contra la crisis económica”, que según él, está protegiendo al país de las devastadoras consecuencias económicas que la pandemia está dejando en todo el mundo. Días más tarde, el mismo López Obrador, patentó su nombre, lo registró como marca.

Ahora, el segundo hombre más importante en la 4T, el ínclito doctor López-Gatell debiera comenzar a pensar en registrar su fórmula y su nombre para enfrentar la pandemia, no sea que alguna potencia mundial o alguna vulgar y ambiciosa farmacéutica vengan y se la robe. ¡Faltaba más!

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios