La máquina de la 4T está fatigada

Delfina-gomez
Nación 19/11/2021 00:01 Actualizada 00:01
Guardando favorito...

No, señor, no señora, los miembros de la Cuarta Transformación no se equivocan, simplemente están cansados.
Póngase usted, por un momento, en los zapatos de los patriotas que están transformando a México y verá que es mucho lo que hacen, y que aunque son heroínas y héroes, también son humanos y se cansan.

Por ejemplo, si usted es secretario de Estado tiene que estar todos los días antes de las siete de la mañana bien despierto y con libreta en mano escuchando la conferencia de prensa mañanera del Presidente, pues ahí le darán las instrucciones para que realice su trabajo. Y eso, siempre y cuando no sea usted alguno de los elegidos que desde las seis en punto se reúnen con el mandatario, o si es requerido para participar en la rueda de prensa en Palacio Nacional.

Así que no, no es de buenos mexicanos aprovechar algunos de los lapsus de los abnegados funcionarios públicos, que además hoy ganan sueldos austeros que les permiten vivir en la justa medianía, para descalificar al movimiento que está transformado a México, y lo está sacando del oscuro hoyo del neoliberalismo, del conservadurismo y la corrupción.

delfina_gomez_17_40122234.jpg

Y sí, es cierto que la secretaria de Educación dijo que Hermosillo y Cananea están en Jalisco, y no en Sonora como lo indica el mapa. Pero antes de emitir un juicio piense algunas cosas. Primero, la Cuarta Transformación se caracteriza por tener otros datos, así que este gobierno no es igual al de los anteriores, por lo que es posible que muchos sonorenses se sientan jaliscienses de corazón, ¿o no les gusta el tequila y la birria? Y en un país de libertades como el que hoy tenemos, los jaliscienses pueden nacer dónde les dé la gana. 

Segundo, la maestra Delfina es profesora de primaria, y no profesora de geografía. Y tercero, doña Fina quiere ser gobernadora del Estado de México, no de Jalisco, ni de Sonora, así que si le pregunta seguramente se sobra de corridito y en orden alfabético los 125 municipios del de esa entidad. O, al menos, sabe que Ecatepec no está en Jalisco, y que Cuautitlán no está en Sonora.

Este lapsus de la maestra es únicamente atribuible al cansancio, pues tiene que visitar tantos estados y municipios que a veces se levanta en Jalisco y desayuna en Sonora, o come en Ensenada y cena en Tapachula, y todo eso, viajando en auto compacto, o en puro autobús de segunda, ya ve que eso de los aviones está prohibido en este gobierno.

vilchis_0.jpg

Otra de las “vístimas” de los críticos de la transformación es la ilustre encargada de la gustada sección de la conferencia de prensa mañera “Quién es quién las mentiras de la semana”, Elizabeth García Vilchis. Se comen a la pobre funcionaria solo porque se refiere a la Reforma Eléctrica, como la Reforma Elektra. Cómo no se va a confundir esta experta en medios de comunicación, si las redes y portales, periódicos y estaciones de radio y televisión están llenos de noticias falsas; de noticias que no son falsas, pero que no son verdaderas y de noticias que no son falsas, pero son una exageración.

Es un trabajo titánico identificarlas y luego catalogarlas. Imagine usted revisar  los miles de notas y las decenas de columnas que se publican, comprenderlas, hacer una valoración imparcial y objetiva de ellas, y luego armar una presentación con las más relevantes, ese es un trabajo que requeriría un pequeño ejército de expertos en medios, o como es el caso, de una mente superdotada como la de la señora García Vilchis. Hay quienes dicen que con un López-Gatell, y una García Vilchis se podría gobernar, y bien, un país, y México tiene la suerte de tener a ambos, y en el mismo equipo. 

La critican porque es incapaz de leer de corridito un párrafo, pero quién podría estar serena presentando un informe si detrás de ella está el líder máximo de la Cuarta Transformación, a cualquiera le traicionan los nervios o le gana la emoción. Además, a ella se le contrató por su brillante capacidad de análisis y por su amplia experiencia en medios. Si quisieran a alguien que hable bonito habrían contratado a alguna locutora, no a una experta en descubrir mentiras o verdades exageradas en los perversos medios de comunicación que se oponen a la transformación ¡No hay que ser…!

alcocer.jpg

Y ahora que se anunció que el gobierno vacunará sin necesidad de lo ordene un juez, a todos los menores de edad, de entre 15 y 17 años, hay quienes dicen que el secretario de Salud, Jorge Alcocer, se equivocó al decir que las vacunas podrían afectar el sistema inmunológico de los menores y que por lo tanto podría ser contraproducente vacunarlos contra Covid-19.

“Se amparan para vacunar a los niños y esto no está probado todavía, lo que sí está probado científicamente es que los niños tienen un sistema inmunológico de maravilla comparado con las fases posteriores en el desarrollo de su vida, y ¿cómo vamos a entorpecer ese aprendizaje de su sistema inmunológico que lo defenderá toda su vida con la llegada de una estructura totalmente inorgánica como es una vacuna? Yo respondo, a mis nietos nos los vacuno”, dijo Alcocer el 10 de octubre ante diputados.

gatell_0.jpg

Y un mes después, esta misma semana, su subordinado, el doctor Hugo López-Gatell, quien también estaba en contra de vacunar a menores, anunció que el gobierno iniciaría la inoculación de personas de entre 15 y 17 años.

Por supuesto que el brillante doctor Alcocer no estaba equivocado. Usted ya sabe que López-Gatell, hoy dice algo y mañana se desdice. Además, a quién le creería más, a un abuelo amoroso, que además es una eminencia médica, o a un ambicioso político con estudios de medicina que es capaz de minimizar con fines políticos la magnitud de una pandemia.

Pero el verdadero colmo es que los críticos quisieron rostizar al mismísimo líder supremo de la 4T, al presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de que en esta semana dijo en Yucatán que el aeropuerto de Tulum recibe entre 400 y 500 vuelos diarios. Claro que el Presidente sabe que en Tulum no hay aeropuerto. Y claro que sabe que el aeropuerto más cercano a Tulum es el de Cancún, que está solo a hora y media de distancia. Es un pequeño error, pero tan consciente está AMLO de que no hay aeropuerto en Tulum, que él mismo autorizó que se construya uno, y encargó esta obra a quienes saben cómo hacerlo bien y barato, al Ejército Mexicano.

tres_amigos-amlo.jpg

Además, ese día, el Presidente se levantó muy temprano, atendió sus reunión de gabinete se seguridad, dedicó un par de horas a su conferencia de prensa, después viajó hasta Mérida, dónde sí hay aeropuerto, y horas más tarde, partió desde el sureste mexicano hacía Washington D.C para sostener durante todo el jueves una cumbre con otros dos líderes mundiales, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para definir con ellos el rumbo de América del Norte. 

Solo de enumerar este Arlequín perdió el aliento y se cansó, imagínese el señor Presidente que no para.

Con tantas cosas en la cabeza usted cree que el Presidente va a reparar en datos menores. Él, seguro, tenía en la mente las negociaciones que sostendría con Biden y Trudeau para que ambos le hagan caso e inviertan dinero para  replicar en América Central los planes sociales de la Cuarta Transformación, con el fin de resolver la actual crisis migratoria, y  para que todos los ciudadanos de la región cuenten con los altos estándares de bienestar de los que gozan los mexicanos.

Como verá, estos y muchos otros pequeños errores, lo único que reflejan es que los funcionarios de la 4T trabajan sin descanso, y con austeridad, para usted, que antes de criticarlos, debiera estar agradecido con ellos.

ME CANSO GANSO.- Mister Simpatía

amlo_9.jpg
Hay de líderes a líderes mundiales. Se fijó usted como hace poco más de una semana multitudes salieron espontáneamente a las calles de Nueva York, aledañas a la ONU, para vitorear al presidente López Obrador, y cómo este fenómeno se repitió ayer en la capital de los Estados Unidos. Con esas pruebas de apoyo que traspasan fronteras, quién necesita una consulta de revocación-ratificación de mandato. Cuando el pueblo habla, hay que escucharlo.

Comentarios