El Partido Único de El Chapo, el PUCH, listo para 2024

Arlequín

“No fueron elecciones de Estado como las que se llevaron a cabo durante décadas y siglos en México, la gente se portó muy bien, los que pertenecen a la delincuencia organizada, en general bien”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador la mañana siguiente de la elección del 6 de junio.

¡Y vaya que sí se portó bien la delincuencia!

Y esta buena conducta no es casual, sino que es un logro más de la 4T. Le explicó: recuerde usted que al inicio de su gobierno, hace ya casi tres años, el presidente López Obrador lanzó un llamado a los criminales a que se portaran bien, a que hicieran caso, a que no hicieran sufrir a sus madres y abuelos, que se atuvieran a los cinturonazos y los chanclazos de sus progenitores, pues aunque usted no lo crea, el llamado funcionó: los mafiosos se portaron requetebién.

Todo fue cosa de tener paciencia y de entender a los muchachos, de no obligarlos a que cumplan la ley por la fuerza, de convencerlos que la vida es mejor con abrazos que con balazos; de comprender que siempre hay que otorgar segundas oportunidades.

Por ejemplo, ahí está el caso de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo Guzmán”, quien fue arrestado por un comando de élite del Ejército Mexicano y, por orden presidencial, fue liberado, pues el plebe descarriado en esos días todavía no recibía la luz de la Cuarta Transformación y era capaz de armar una matazón en Culiacán para evitar su traslado a la Ciudad de México y así afrontar una petición de extradición de los gringos.

ovidio-guzman_1.jpg

En aquellos días los conservadores y la prensa fifí se acabaron en críticas al Presidente, pero ahora, se han tenido que tragar sus reproches, pues ese estado, a diferencia de otros altamente influenciables, comprendieron que están mejor con López Obrador, que la 4T es el tipo de gobierno que necesitan, que los entiende, que los deja trabajar, que no los persigue como si fueran criminales.

Y, como amor con amor se paga, Morena arrasó en Sinaloa y los territorios bajo el dominio del Cártel de los Guzmán. Se portaron bien, no cabe duda, pues de 18 municipios, Morena ganó 15 empezando por Badiraguato, donde se encuentra la tierra que vio nacer al mismísimo “Chapo Guzmán”.

chapo_guzman_jucio.jpg

Además, los candidatos morenistas y sus aliados se quedaron con los  municipios de Ahome, Angostura, Concordia, Cosalá, Culiacán, Choix, Escuinapa, El Fuerte, Guasave, Mazatlán, Mocorito, Rosario, Salvador Alvarado y Navolato. Y los alcaldes morenistas Jesús Estrada Ferreiro y Luis Guillermo Benítez Torres ganaron su relección en Culiacán y Mazatlán.

Sin embargo, alguna pequeña falla hubo y el PRI se quedó con el municipio de Sinaloa (ojalá no pase de PRI a RIP). El Partido del Trabajo (PT) ganó en Elota y el Partido Encuentro Solidario (PES) en San Ignacio.

Como verá, en aquellas tierras, la diabólica campaña de desprestigio que la derecha, los medios conservadores y los empresarios realizaron en contra de la 4T no funcionó. ¡No y no! Qué diferencia, comparado con lo que sucedió en la Ciudad de México, donde las clases medias fueron influenciadas -hay quienes dicen que hasta fueron embrujadas-, para votar en contra del proyecto transformador y a favor del regreso a la corrupción del pasado.

poner_a_pelear_claudia_con_marcelo_amlo_0.jpg

Pero como no hay mal que dure tres años, ni clasemediero que lo aguante, lo sucedido en Sinaloa y algunos otros lugares de la República es un mensaje fuerte y claro, que seguramente ya habrán escuchado los grupos del crimen organizado -y también el desorganizado- que operan en la Ciudad de México. Ya entendieron lo que significa portarse bien, y no dude que en el 2024 van a tener muy claro por quién votar y a quién apoyar.

Muy seguramente, el Cártel de La Unión Tepito ya estará buscando a los candidatos que habrá de apoyar en 2024 en la capital del país, quizá ya habrá pensado en crear su unidad de operación política. Y a pesar de que faltan tres años para “la grande”, los días se van como agua y la tarea no es menor, se trata de vencer a la clase media y evitar que vote en contra del proyecto transformador que tanto le incomoda.

ong-elecciones-delincuencia-17.jpg

Alguna manera encontrarán los jefes de la mafia chilanga para evitar que los aspiracionistas cometan el error de votar otra vez por los impresentables candidatos del PRI, PAN o el PRD. Algo harán para convencer a la gente de que Morena es la única opción viable.

¿Y usted cree que “El Mencho”, Nemesio Oseguera,  líder del Cártel Jalisco Nueva Generación y sus secuaces se van va a quedar tan tranquilos viendo como los conservadores y neoliberales sacan de Palacio Nacional a un gobierno que les ha abierto los brazos, que los respeta; a un gobierno con valores cristianos que es magnánimo y los perdona, que no los juzga? Desde luego que no, y ya estarán pensando en cómo ayudar a que en el 2024 el proyecto de la 4T siga adelante.

el_mencho_0.png

En los negocios, los del Cártel de Jalisco y los de Sinaloa pueden ser rivales, pero cuando se trata de proteger la estabilidad política que les permite seguir con sus prósperas empresas de importación, producción y exportación de drogas, hay que cerrar filas y apoyar la continuidad. Habrá que apostar por seis años más de tranquilidad para que el negocio siga creciendo.

Y, ahora que los delincuentes ya se portan bien, ¿será que en 2024 veremos competir al PUCH (Partido Único del Chapo) o al Partido Jalisco Nueva Generación, como aliados de la Transformación?

ME CANSO GANSO

¿Y cuándo los responsables de las 26 muertes?  Muy bien, alguien no puso correctamente unos pernos, no supervisó las soldaduras y no revisó el tipo de concreto que se utilizó en la trabe. Ahora, solo falta que digan quién pagará por las 26 muertes y las decenas de heridos, muchos de ellos que no volverán a tener una vida normal. Una buena oportunidad de demostrar, con hechos, que este gobierno no es como los anteriores, que el león no es de la misma condición.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios