El mártir de Palacio Nacional

Arlequín

Bienaventurados los pobres, porque de ellos será el reino de la Cuarta Transformación. Bienaventurados los mártires de hoy, pues ellos serán los santos de mañana.

Así, como en los tres primeros siglos después de Cristo los mártires cristianos fueron asesinados, incluso crucificados o aventados a los leones por defender sus convicciones, en estos “días canallas y de zopilotes”, los mártires modernos tienen que enfrentar a otras fieras.

Hoy no son leones, sino feroces niños con cáncer, peligrosos clasemedieros con ínfulas aspiracionistas y diabólicos medios de comunicación conservadores y golpistas, que son un calvario de aquél que aceptó entregar su vida al servicio, sin perseguir el lucro o el poder, simplemente por solidaridad y amor al prójimo. Es este tipo de martirios a los que ya por casi tres años ha estado sometido el líder supremo de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador.

¡Qué tiempos aquellos!, en los que los presidentes del periodo neoliberal tenían que enfrentar solo problemas mundanos, como el crimen organizado y su estela de violencia letal, o las caídas de la economía. Hoy esos problemas, y varios más, están resueltos. La economía, según el último informe del Presidente de ayer mismo, va requetebién; los niveles de violencia, inseguridad, homicidios y feminicidios, están altitos, más que en otras administraciones, pero han llegado a un punto en el que ya no crecen tanto, crecen, pero poquito (diría el  folclórico político nayarita Hilario Ramírez, Layín, quien aceptó que robaba, pero poquito).

Así que el martirio del Presidente, que él mismo -y desde luego con mucha modestia-, compara con el vivido por otro gran transformador: Jesucristo, no tiene que ver con este tipo de asuntos, sino con adversarios que nunca nadie enfrentó, los peores del universo: los malditos e hipócritas conservadores.

En aquellos días, el señor López Obrador dijo a sus apóstoles: “El propósito (de mi gobierno), repito, es que tengan mejores condiciones de vida y de trabajo para los más necesitados, esto es humanismo, es justicia social, y es también cristianismo. Me van a criticar, pero lo voy a decir. Miren: ¿por qué sacrificaron a Jesucristo? ¿Por qué lo espiaban y lo seguían? Por defender a los humildes, por defender a los pobres, esa es la historia… creo que Cristo es el luchador social más importante que ha habido en el mundo, en la Tierra. Por eso, los poderosos de su época ¨lo crucificaron, porque era amor y profesaba un profundo amor a los pobres, a los débiles, a los humildes”.

Y, ahora, según el apóstol López-Gatell, otro mártir a quien injustamente han dado bien llamar “el doctor muerte”, ha dicho que el gobierno de AMLO está siendo amenazado por un movimiento golpista que denuncia la falta de medicamentos para tratar a niños con cáncer. Ha dicho que los padres de esos menores mienten, pues las bodegas del gobierno rebosan de medicamentos, y  que son parte de una conspiración golpista de la derecha internacional. Y aunque no haría falta, pues si algo le sobra a Hugo López-Gatell es credibilidad.

Otro apóstol, que también es mártir de los tiempos modernos, es Epigmenio Ibarra quien asegura que ese tipo de mentiras es parte del manual de la agencia de inteligencia de Estados Unidos, la CIA, que seguramente está detrás de un complot para derrocar al mártir tabasqueño. Ambos apóstoles, van que vuelan a la beatificación y luego la canonización, así que no dude que un día no muy lejano el santoral de la 4T tenga espacio para San Hugo y San Epigmenio.

gatell_epigmanio.jpg

Otros que han hecho sufrir a AMLO son un grupo de malos cristianos que aspiran a vivir mejor, y de los que él con sabias palabras, los ha llamado a no ceder ante el dinero, que “es el papá y mamá del diablo”. Él sufre, pues millones de ovejas descarriadas son aspiracionistas e individualistas, que están muy lejos de tener la virtud de la que gozan los más pobres.

“La gente humilde, la gente pobre, muy leal, muy fraterna, no tienen odios, no tienen malos sentimientos. Entonces, pasa una desgracia tan tremenda, terrible como la del Metro y ellos, como buenos seres humanos, como buenos ciudadanos, como buenos cristianos, lo primero que se piensa es: no hay mala fe, ni modo que alguien sea tan perverso para estar provocando un accidente así, que sea algo premeditado.

“Ellos (algunos sectores de la clase media) tienen una mentalidad completamente limpia, sin malicia. En cambio, los fanáticos del conservadurismo, aunque no usen el Metro, esos están pensando: ‘¿Cómo les hacemos daño con esto?’, aunque vayan a misa. ‘¿Cómo aprovechamos la tragedia? Son tiempos de canallas, tiempos de zopilotes. Entonces, no hay que hacerles caso, allá ellos, allá su conciencia y seguir actuando con nobleza y entender que sólo siendo buenos podemos ser felices; y no a la maldad, y no al diente por diente y ojo por ojo, sino el amor al prójimo, real, verdadero, sin hipocresías, no la doble moral, no el doble discurso”, esta es palabra del señor López Obrador.

¡Así, cómo no va sufrir por los pecados de esta clase media ingrata y canalla, que martirio tan cruel!

Pero, infortunadamente los niños con cáncer y sus escandalosos padres, así como la pecaminosa clase media, no son los  únicos martirios que AMLO sufre. Ahí, como corona de espinas está la prensa conservadora, fifí y neoliberal, que se encarga día con día de decir que este gobierno no es el paraíso y que él no es el redentor que vino a salvarnos y lo han convertido en “el Presidente más atacado en los últimos 100 años”.

denuncia_contra_lopez-gatell.jpeg

“Nunca habían atacado a un Presidente como ahora. Lo hicieron con Francisco I. Madero, el apóstol de la democracia, pero después de eso no hay ningún antecedente de lo que está ocurriendo en la actualidad… todas las notas, artículos, columnas, están dedicadas a criticarnos, a atacarnos sin fundamento, en muchos casos viles calumnias. Yo lamento que los medios de información en el país estén tan obcecados en atacar al gobierno que represento, desde el tiempo del presidente Madero no se tenía una prensa así, tan tendenciosa, golpeadora, defensora de grupos corruptos, una prensa que se dedica a mentir constantemente, con honrosas excepciones para no generalizar", ha dicho, no como queja, sino para que podamos aquilatar los sacrificios que él hace para que todos podamos gozar del reino de la 4T.

¿Qué se le va a hacer? El camino a la santidad está lleno de abrojos, de piedras en el camino, de notas de prensa inmunda. Y estas pesadas cruces son las que le han tocado cargar para nuestra salvación al mártir de Palacio Nacional. ¡Ave María Purísima!

ME CANSO GANSO: AMLO y sus múltiples personalidades

El lunes amanece en el cura Hidalgo y pontifica. El martes es Benito Juárez. El jueves es Madero y el viernes es el mismísimo Cristo. Pero los miércoles, los miércoles es el mismísimo Donald Trump y descarga su frustración contra los medios.

ME CANSO GANSO II: Estas mentiras no las tiene ni Trump

Un recuento realizado por el periódico estadounidense The Washington Post documentó que en cuatro años de mandato, el hoy  expresidente de Estados Unidos, Donald Trump dijo 30 mil mentiras. En México, un seguimiento diario realizado por la firma consultora privada Spin, registra que en menos de tres años de gobierno el presidente Andrés Manuel López Obrador ha expresado 56 mil mentiras o expresiones no apegadas a la verdad durante su conferencia de prensa mañanera. ¡Eso es ser aspiracionista! Y, si se mantiene este ritmo, en cuatro años el mandatario mexicano habrá ganado por 2 a 1 en el mentirómetro a Trump. ¡Vamos por ese récord, señor Presidente, estamos con usted!

Comentarios