Se encuentra usted aquí

El corona-judas de la 4T

El corona-judas de la 4T
20/03/2020
00:00
-A +A

Querida, lectora, querido lector ¿usted no ha llegado a pensar que el subsecretario Hugo López-Gatell es como un judas, un Corona-Judas de la 4T?

Pues este Arlequín, sanitizado, pero siempre mal pensado, considera que sí, que el científico y vocero único del gobierno de la Cuarta Transformación para el tema del Covid-19, bien podría ser un conservador con piel de liberal… Podría quizá ser un infiltrado de la mafia del poder e incluso hasta cobrar en las oscuras nóminas de los corruptos laboratorios médicos.

conferencia_covid_19_112070600.jpg

Y aquí le va en qué se fundan las sospechas:

El doctor López-Gatell no solo ha hecho públicos sus deseos de que al señor Presidente le dé Covid-19, sino que sabiendo que el virus se ensaña con los adultos mayores no le prohíbe a su jefe los besos, abrazos y mordidas de cachete, pese a que conoce que el comandante en jefe de la 4T es abrazador y besucón, que es puro amor, puro cariño y, para muchos, es únicamente AMLOVE.

010amlo-besos-3.jpg

Los derechosos ven al doctor como un adulador, como un chupamedias, un lame suelas, pero no, no se deje engañar, detrás de esas genuflexiones puede esconderse un muy bien calculado complot de la derecha para acabar con el mejor Presidente que ha tenido México, con la honrosa excepción de don Benito Juárez.

López-Gatell se ha encargado de nublar el juicio del líder, de convencerlo que lo de la pandemia no es para tanto y que él es invencible, que él ya venció al maligno virus del PRIAN, a la maldita corrupción y que tiene un blindaje moral que ningún Covid-19, 20, 21, 22 o cualquier otro modelo,  puede dañarlo.

No dude que exista el Plan-Gatell, basado en que el infiltrado por los conservadores hace creer al Presidente que sus 30 millones de votos lo protegen de todo, que él es especial, que él con un trébol y un billete de la suerte tiene para salvarse y salvar al  país de las pandemias, sanitaria y financiera, que amenazan a los demás países del mundo, naciones que para mala suerte de sus habitantes no tienen un jefe de Estado que esté revestido con un blindaje moral nivel 5.

conferencia_corona_virus_27022020_111172921.jpg

Pero ya nos dimos cuenta. López Gatell, puedes engañar a algunos, pero no a todos. Te descubriste cuando dijiste: "Le voy a decir una cosa muy pragmática. Casi sería mejor que padeciera coronavirus (el Presidente), porque lo más probable es que él en lo individual se va a recuperar espontáneamente y va a quedar inmune y entonces ya nadie tendría esta inquietud sobre él".

Y antes, para generarle la percepción de que es inmortal, le dijiste: "La fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de contagio”. Ese truco de que la fuerza está contigo ya es muy viejo López-Gatell, ya no engañas a nadie.

Acéptalo, tú lo que quieres es que el amado Presidente se confíe, se contagie y enferme de Covid-19, para luego someterlo a los servicios de salud pública, internarlo en el hospital de Pemex de Tabasco y que ahí, en su tierra, cuelgue la guayabera para siempre.


n-a42-eu190320-1_drupalmainimagenvertical.var_1584610657.jpg

Pero lo que no sabes López-Gatell es que, si el líder máximo llegara a faltar, hay en el gabinete hombres y mujeres capaces de seguir su ejemplo, algunos de ellos también en edad de riesgo, pero listos para continuar la obra y consolidar la Cuarta, Quinta o las trasformaciones que hagan falta.

¡Aprende de la historia, López –Gatell! En Venezuela falleció Hugo Chávez, pero el chavismo bolivariano no terminó, la derecha conservadora no retomó el poder, pues hubo un Maduro que continúo la obra de Chávez  y aquí, en México, lo que sobra en el gabinete son maduros.
 

page_9.jpg

El Kit Presidencial contra el Covid-19

Y hablando del coronavirus, ¿usted ya tiene listo su Kit Presidencial para enfrentar la pandemia de Covid-19? ¿No? Pues haga caso de las recomendaciones y corra a ver a sus marchantes de confianza y adquiéralo antes de que se agoten las existencias.

Aunque las cosas aún no están tan graves, no haga desidia, y con anticipación y sin causar pánico hágase de sus paquetes, pues los neoliberales, como siempre, ya comenzaron a acaparar.

¿Que qué contiene este paquetes? Pues, ahí le va…

El “Kit Escudo Presidencial para sobrevivir a la pandemia de Covid-19” está compuesto por:

1.-Dos imágenes del Sagrado Corazón de Jesús. (Se requieren dos porque se trata de un virus fuerte)

conferencia_matutina_amlo_112028870.jpg

2.- Un trébol de seis hojas. (Chico, no muy grande, de bolsillo, pero debe ser de seis hojas porque los de 4 son para catarro o gripes menores).

amlo_mananera_19032020_112076818.jpg

3.- Un billete de dos dólares estadounidenses (de esos con los que Donald Trump va a salvar a la economía de su país y de paso la nuestra, la de su vecino consentido).

mexico-economy-amlo_112026812.jpg

Una vez que tenga todos los componentes del kit guárdelos en su cartera y llévelos a cualquier lugar que usted vaya y quedará bien protegido. Pero dese prisa para armar su paquete, pues como sucedió con el gel antibacterial, y todo tipo de desinfectantes, los elementos del “Kit Escudo Presidencial” se van a terminar.

A solo dos días de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador presentó esta alternativa de protección ante el coronavirus se han comenzado a agotar las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús con la leyenda: “Detente Enemigo, el Corazón de Jesús está conmigo”. Y, si lo cree, dese una vuelta por la calle de Guatemala, atrás de Catedral, donde venden toda clase de imágenes religiosas.

Y hoy es más fácil conseguir una cita en el Seguro Social, o que alguien que compre el avión presidencial, que encontrar un trébol de seis hojas. Y de los billetes de dos dólares ya ni hablamos, esos no los tiene ni Obama.

Además, en el caso del billete de dos dólares búsquelo ahora que el tipo de cambio está casi a 24 pesos, pues si se tarda mucho quizá tenga que llevar una carretilla de pesos “fortachones” para comprar su billete gringo antiviral.

Bastó que el líder máximo de la nación mostrara que en su cartera trae consigo todos los elementos necesarios para contener la pandemia y la crisis económica que están encima para que todo el mundo (que equivocadamente pensaba que aplicando medidas de higiene, de distanciamiento físico y de suspensión de actos masivos se iba a mantener a raya el coronavirus), saliera a las tiendas de artículos religiosos para pelear con su prójimo por una estampita.

especial_migrantes_nogales_42622477.jpg

Bastó, también, para que miles tomaran las carreteras para salir al campo a buscar tréboles, mientras que otros llamaban a sus familiares en Estados Unidos para que les consiguieran, a cualquier precio, un billete de dos dólares.

Ahora, no se confíe usted, las imágenes, los tréboles y los billetes son solo una parte del escudo. La otra parte, lo más difícil de conseguir, es la honestidad y la no corrupción, pues solo juntos todos estos elementos logran parar al escurridizo coronavirus.

“El escudo protector es como El Detente… el escudo protector es la honestidad, eso es lo que protege, el no permitir la corrupción… detente enemigo”, nos explica el iluminado jefe máximo de la Cuarta Transformación.

¡Vengan virus, los estamos esperando!

alequin.jpg

ME CANSO GANSO.- ¿Y USTED POR QUÉ NO ESTÁ FELIZ, FELIZ, FELIZ?

“Miren, el trébol, pero ya vieron de cuántas hojas, cinco, no, seis… nada más mostrarles eso, porque se hizo mucho argüende con mis detentes y con lo que me da la gente, ¿y qué quieren? Ya se enojan de todo, ya no les gusta nada, andan malhumorados, eso también es muy importante”. (Presidente Andrés Manuel López Obrador 19 de marzo de 2020).