Donald López Obrador

Arlequín

La autollamada Cuarta Transformación, como lo ha dicho su bienamado líder máximo, es un ejemplo mundial, un modelo de cómo se han manejado la pandemia de Covid-19 y la crisis económica que esta emergencia sanitaria impactó en todas las naciones del mundo.

Recuerde que mientras otras naciones europeas, que presumen de desarrolladas, batallaban con el coronavirus y el impacto económico generado por la pandemia, en México el presidente Andrés Manuel López Obrador declaraba domada la epidemia y aseguraba que nuestra nación podría exportar el modelo que utilizó para salir, pronto y bien librada, de la crisis económica.

amlo_conferencia_05112020_119613979.jpg

Pero para que se enorgullezca aún más, la Cuarta Transformación no solo marca la pauta a las naciones del mundo en materia sanitaria y económica; ahora, también, ha quedado claro que gracias a los precursores de esa revolución llamada 4T, México va años adelante de otras naciones en materia de democracia y políticas electorales.

Ahora, una potencia mundial como lo es Estados Unidos, que tanto presume de su democracia, ha tenido que recurrir al modelo macuspano para hacer valer el voto y combatir el fraude electoral que se pretende consumar en contra del presidente Donald Trump.

donald_obrador.jpg

Para poder forjar la república feliz, feliz, feliz que es hoy México, el padre de la 4T, Andrés Manuel López Obrador, tuvo que padecer ataques de la mafia del poder y vencer fraudes y trampas. Y lo que es la vida, hoy toda esa experiencia acumulada servirá de ejemplo para que su gran amigo, Donald Trump, salga victorioso del complot y el fraude electoral marca diablo del que es víctima.

trump-votos.jpg

En otras palabras, cuando los estadounidenses van, los mexicanos ya venimos. Aquí en México ya se vio esa película, hubo fraudes y ataques; se dijo que AMLO era un peligro para México; una corrupta mafia político-empresarial hizo todo para evitar la llegada de López Obrador, pero al final, tras 12 largos años de lucha, todas esas fuerzas malignas fueron derrotadas y desde hace ya dos años, con el triunfo de la revolución de la 4T, México comenzó a vivir en una verdadera democracia, un verdadero paraíso sin corrupción, sin violencia, con una economía prometedora y en camino hacía los estándares de vida y de igualdad de los países más desarrollados. Una verdadera transformación.

Así que nuestros vecinos no se deben de espantar de lo que podrían estar por vivir si el espurio de Joe Biden no reconoce que Trump ganó. Que no se les haga extraño que el pueblo bueno estadounidense tome las calles para defender el triunfo de Trump, no pasa nada si montan un  plantón en Washington, o si aparecen pintas en las calles de cualquier ciudad que digan “vote by vote and poll by poll” (algo así como voto por voto, casilla por casilla”.

biden_trump.jpg

Seguro se acostumbrarán a escuchar a miles de personas gritando a coro, “es- un- honor- estar-con Donald Trump”.

Y, tranquilos amigos estadounidenses, tampoco pasa nada si Biden logra jurar como Presidente y después de ello don Donald se proclama presidente legítimo y nombra su gabinete alterno. Eso es normal. Muy probablemente Trump le dirá a Biden  pelele o usurpador, pero no se vaya a escandalizar, es parte del camino que hay que andar para que Estados Unidos viva su transformación.

Desde luego que en paralelo a la lucha social, estará también la pelea legal. Y si por alguna razón las cortes estatales, o la Suprema Corte no le dan la razón a Trump -que Dios bien sabe que la tiene-, es muy probable que mande al diablo a esas instituciones. Le repito, no se alarme, no pasa nada, todo eso es necesario para que los estadounidenses en algunos años puedan gozar de los beneficios que hoy tenemos los mexicanos, y que se logre la transformación en aquella nación.

donald-trump.jpg

La ruta ahí está, solo es cosa de seguir el mapa y tarde o temprano los ideales democráticos que encarna Donald Trump volverán a la Casa Blanca. Desafortunadamente, si el fraude se logra consumar y Biden es investido como Presidente, Trump, quien ya gobernó un mandato no podría regresar a la presidencia, pero si alguien que siga sus ideales.

Recuerde que Trump tiene una hija y un yerno que le saben a eso de la política, y ellos podrían ser quienes encabecen la transformación en Estados Unidos, para que dentro de cuatro años regresen al gobierno y retomen el camino iniciado por Donald. En este caso, también hay ejemplos que pueden retomar los trumpistas de lo hecho por la 4T. El primero, y más importante, es que si quieren regresar a hacer la transformación tienen que hacer propuestas innovadoras, cambios de gran calado, como los que se han dado en estos últimos dos años en México.

ivanka-trump.jpg

Por ejemplo, pueden prometer que si alguno de ellos llega a la presidencia venderá o, mejor aún, rifará el Air Force One, y que ahora viajará en puro Greyhound por todo el país. También que subastará “La Bestia”, como se le conoce a la limusina presidencial Cadillac y se comprará un auto compacto y austero, algo así como un Jetta blanco. También podría anunciar que desaparecerá al Servicio Secreto, pues al presidente o presidenta los cuidará el pueblo que los amará.

airforce_labestia.jpg

También, que desaparecerá la CIA, pues Estados Unidos ya no espiará a ningún otro país, y menos a algún ciudadano estadounidense. Deberá también prometer que  meterá a la cárcel a los expresidentes vivos, y si es necesario, incluso las cenizas de alguno de los muertos. Desde luego, esto se haría previa consulta popular para que el pueblo, que es el que manda, sea el decida si quiere ver a alguno de los expresidentes tras las rejas, pues el nuevo Presidente debe mandar obedeciendo, y lo suyo no deberá ser la venganza.

Si el presidente Trump tiene la sabiduría de seguir los pasos de su amigo mexicano, podría retener la presidencia o, en el peor de los escenarios, comenzar el camino para que, luego de la oscuridad de Biden, regrese la luminosidad del trumpismo y el inicio de la transformación del país.

Según la versión de un asesor cercano a Trump, el presidente estadounidense en privado y con sus colaboradores más íntimos, se refiere a Andrés Manuel López Obrador como “Juan Trump”,  pues considera que el tabasqueño es como la versión mexicana de él, que ambos tienen muchas cosas en común y que bajo algunas circunstancias actúan de manera similar.

Sin embargo, todo indica que en realidad es Trump quien se parece a AMLO, quien ahora sigue sus pasos y copia su exitosa estrategia, misma que lo llevó a cumplir su sueño de vivir en Palacio Nacional, de sentarse en la Silla del Águila y de caminar por los  mismos pasillos y habitaciones en los que lo hizo Benito Juárez.

arle_061120.jpg

Lo correcto, modestia aparte, es que don Andrés llamara en privado “Donald López Obrador” al presidente de Estados Unidos, pues hoy con un poco de paciencia y siguiendo al pie de la letra el ejemplo que ha marcado el creador de la 4T logrará quedarse otros cuatro años más en la Casa Blanca o que su ideario pronto esté de regreso al gobierno de los Estados Unidos, para hacer la versión en inglés de la 4T.

trumpamlo-02.jpg

ME CANSO GANSO

Y casi 100 mil muertos después, sigue la mata dando. “Si yo algún día me pongo cubrebocas, sería por la gente, por respeto a la gente, no me pongo porque guardo distancia y el doctor me ha dicho que no es necesario si no estoy infectado… pero me lo pondría porque veo en la calle la gran responsabilidad de la gente, sin saber a ciencia cierta si ayuda o no ayuda, todos con su cubrebocas, todos; este es un pueblo extraordinario…” El pueblo, sin duda es extraordinario, ¿y el pueblo podría decir lo mismo de sus gobernantes?

san_judas_cdmx.jpg

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios