Se encuentra usted aquí

18/03/2020
03:08
-A +A

Se ha criticado mucho la falta de acción de parte del gobierno mexicano ante la pandemia del Covid-19. Aquí quiero documentar dos errores garrafales y claros del actual gobierno.

Error 1: Asumir que una vez que tienes Covid-19, te vuelves inmune al virus

Durante la conferencia mañanera del lunes, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, declaró a la pregunta de si el presidente López Obrador se va a realizar la prueba del Covid-19 que “casi sería mejor que padeciera [el presidente López Obrador] coronavirus porque lo más probable es que él, en lo individual, como la mayoría de las personas, se va a recuperar espontáneamente y va a quedar inmune y entonces ya nadie tendría esta inquietud sobre él”.

Sorprende que quien está al frente de la tarea de enfrentar la pandemia en México haga una declaración tan irresponsable. La ‘estrategia’ de López Gatell es similar a la que Boris Johnson consideró para Inglaterra y que ya ha demostrado estar sumamente equivocada. Se llama “inmunidad en manada” e implica dejar que la población menos vulnerable a morir o enfermar gravemente del virus, como los menores de 60 años, se contagien ahora del Covid-19 para generar inmunidad al virus y así, en un segundo brote que la mayoría de los médicos considera llegará con más fuerza en otoño, los servicios de salud no se verán desbordados.

Suena bien, pero hay dos problemas. El primero es que el Covid-19 es un virus nuevo y nadie sabe si realmente generamos inmunidad al enfermarnos. De hecho ya van varios casos documentados de pacientes que se enfermaron del coronavirus; se recuperaron y han vuelto a contagiarse. Los detalles se pueden consultar aquí: http://bit.ly/2ITtix0

Y lo segundo es que al tener 66 años, el presidente no es precisamente el demográfico menos vulnerable de sufrir consecuencias graves si se contagia de Covid19.

Error 2: No dar seguimiento adecuado a pacientes con casos confirmados de Covid-19

En mi podcast Broojula entrevisté a un paciente que salió positivo en la prueba del Covid-19. En su testimonio, Jorge —utilizamos pseudónimo— relató que el martes 10 de marzo regresó a la Ciudad de México procedente de Vail, Colorado, donde pasó unos días de vacaciones con su esposa y amigos. Jorge tiene 50 años; su esposa 48. Ambos comenzaron a sentirse mal llegando a la Ciudad de México. Él primero que ella. Fue al médico el miércoles 11 y, al hacerle una primera revisión, el doctor lo bajó de inmediato a un área especial del hospital ABC de Observatorio en donde le hicieron la prueba tanto del H1N1 como del Covid-19.

La prueba del H1N1 salió negativa en menos de 24 horas. El viernes 13 recibió los resultados de la prueba del Covid-19. Resultado positivo. Su esposa acudió al médico pero ya no le hicieron la prueba. Presentaba claramente los mismos síntomas y por lo tanto decidieron no sacrificar usar una prueba que le puede servir a alguien con caso más severo. Jorge relató que hasta ayer, martes 17 a las 4:30pm, ninguna autoridad de salud lo ha contactado ni para preguntarle en qué vuelo llegó a la CDMX. Resulta que él y su esposa tomaron dos vuelos: uno de Denver a San Diego y otro de Tijuana a la Ciudad de México.

Si las autoridades no conocen sus vuelos, es imposible que contacten a quienes estuvieron en los mismos aviones. Si las autoridades no saben del caso de la esposa de Jorge, es imposible que tengan un conteo adecuado de los contagios de Covid-19 en el país.

Esto apenas comienza. El 1º de marzo en Estados Unidos había 70 casos confirmados de coronavirus en 6 estados. Dos semanas después, el 15 de marzo, había 2 mil 800 casos confirmados en 49 estados. Solo se salvaba Virginia Occidental, que ayer ya reportó su primer caso. Así, en tan solo 17 días, EUA pasó de tener casos en 6 estados a estar todo completamente contaminado, incluyendo Hawai y Alaska. Y eso que allá también están siendo deficientes en la aplicación de pruebas.

Errores garrafales como estos dos costarán mucho, muy pronto.

www.anapaulaordorica.com
@AnaPOrdorica

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN