Si se autoriza, ¿usted se aplicaría la vacuna rusa?

Amador Narcia

México y Rusia firmaron un acuerdo para el suministro de 32 millones de vacunas Sputnik V

La noticia nos cayó como balde de agua fría. Se retrasará la vacuna para enfrentar al coronavirus SARS-Cov-2, que fabrica AstraZeneca, considerada por la OMS, como la principal candidata, de las 143 que hay, para conseguirla exitosamente.

La farmacéutica informó el martes que se va a revisar la vacuna antes de continuar con la fase 3 de ensayos masivos en seres humanos hasta determinar si la reacción adversa de uno de los participantes fue provocada por la vacuna o por algo distinto.

La empresa no aclaró si había ocurrido algún efecto secundario pero a lo que haya sucedido lo llamó "una enfermedad potencialmente inexplicable". 

El periódico The New York Times publicó el testimonio de una persona familiarizada con la situación quien declaró que el afectado era un voluntario del Reino Unido que había sido diagnosticado con mielitis transversa

Según la Clínica Mayo, este trastorno consiste en la inflamación de ambos lados de una sección de la médula espinal, que puede causar dolor, debilidad muscular, disfunción de la vejiga y el intestino y hasta parálisis. Parálisis de la cintura para abajo del cuerpo, precisó el Dr. Alejandro Macías, el infectólogo más consultado en redes sociales.

Este hallazgo puso en alerta a todo el mundo. Se trata de una interrupción, de un retraso que no se sabe cuánto durará, que marca la carrera que hay entre Estados Unidos y Rusia por lograr primero la vacuna, como antes compitieron por llegar al espacio, y que afecta por el momento la esperanza de una defensa frente al virus y la recuperación económica, realidad a la que no escapa nuestro país. 

El martes, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, presentó el Paquete Económico y dejó claro que el crecimiento económico de México está atado a la vacuna contra el Covid-19. 

Por eso sorprendió y causó desánimo la noticia del retraso. Pero apenas lo estábamos digiriendo cuando llegó el anuncio, esperanzador, sí, pero inquietante a la vez: México y Rusia firmaron un acuerdo para garantizar el suministro de 32 millones de vacunas contra el Covid-19, Sputnik V, que se comenzarían a distribuir el próximo mes de noviembre, en caso de que lo aprueben las autoridades mexicanas de Salud.

La inquietud tiene su origen en los señalamientos de opacidad de los rusos pues no acostumbran compartir en publicaciones especializadas los pormenores de sus procedimientos y en las reservas que ha expresado el Dr. Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, quien dijo sobre la vacuna rusa: “de eso no tenemos información directa”. 

Y aclaró que lo que se ha informado es que el gobierno ruso, que ha estado promocionando su vacuna, logró un acuerdo preliminar con la empresa mexicana Landsteiner Scientific, a la que calificó como comercializadora o distribuidora de insumos médicos, con la que el gobierno de México no tiene nada qué ver, para que el gobierno ruso tenga un mecanismo de distribución de su vacuna, siempre y cuando cumpla con la certificación de Cofepris

¿De ser así, usted se pondría la vacuna rusa?

Monitor Republicano

El gran facilitador y operador político en esta crisis sanitaria ha sido el Canciller Marcelo Ebrard. Algunos ya lo ven despachando en Bucareli, ganando la candidatura y la elección presidencial. ¿Y qué tal Claudia Sheimbaum, quien dijo el jueves en un Foro de Expansión que espera que haya más gobernadoras y que siempre una presidenta sería muy bueno?

Comentarios