¡Es Marcelo, estúpidos…!

Amador Narcia

Hay versiones de que López Obrador aprovechará el acto del 20 de noviembre para “destapar” en el Zócalo a la doctora Claudia Sheinbaum

Cuidadoso por su circunstancia, pero con claridad, el canciller Marcelo Ebrard declaró esta semana que quiere ser presidente de México.

Entrevistado por Joaquín López-Dóriga, agradeció y aceptó que el presidente López Obrador lo incluyera en la lista de quienes mencionó como precandidatos. Dijo que claro que le interesa, que ni modo que dijera que no, pero primero debe cumplir con sus actuales responsabilidades. 

Que no es momento de distraerse, “porque si te distraes te caes, es como la bici, el que se distrae se cae”.

Reunido el lunes con senadores, con Ricardo Monreal a un lado, advirtió que no volverá a declinar en favor de nadie, como lo hizo con López Obrador en el año 2000, cuando buscaba ser Jefe de Gobierno de la Ciudad de México: “No está en mi horizonte”.

A Joaquín le declaró: “no habría ningún motivo para imaginar un desenlace de declinar en favor de nadie, porque simple y llanamente las circunstancias hoy son otras. Pienso participar de acuerdo con las normas que se decidan en Morena. Mario Delgado dijo que se va a hacer una encuesta. Tiene que haber condiciones de competencia, tiene que ser algo justo, que sea creíble, que sea confiable. Ahí estaremos”.

En contraste, hay versiones entre figuras de Morena, de que el presidente López Obrador aprovechará el acto conmemorativo del 20 de noviembre para “destapar” ante su grey, en el Zócalo, a la doctora Claudia Sheinbaum

La idea es volver a la levantarle la mano, pero ahora ante miles de simpatizantes y paleros, como una señal política definitiva de quien es la elegida y que se sumen a ella.

Seguramente ya calculó que sus opositores lo acusarán de hacer actos adelantados de campaña y uso indebido de recursos públicos.
Pero si lo percibo bien, poco le importará. La idea es asegurarse de que su soñada Cuarta Transformación, continúe y no sea descarrilada.
Marcelo Ebrard ha resultado un colaborador eficiente, pero de eso a que le confíe a él su legado es otra cosa. 

Ricardo Monreal le ha sido de gran ayuda en el Senado al Presidente, pero le perdió la confianza tras las elecciones del 6 de junio pasado, cuando operó en contra de los candidatos de Morena.

Ricardo Monreal sería un buen candidato a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. Arrasaría con Martí Batres y despojaría a Morena del gran bastión lópezobradorista. Ya veremos si le concede a Marcelo.

Y desde una esquina, observando todo sin comprometerse a nada, Adán Augusto, que regresó a la capital a acompañar, pero en una de esas resulta acompañado, si a Claudia Sheinbaum la ahogan en miel.

De los opositores, ni para que ocuparse, mucho menos del PRI de hoy que está resultando peor que el PVEM.

Como grita la porra en el Azteca “que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, ese no es un partido, es una p… de cabaret”.

Monitor republicano

1) La semana pasada le comentaba en este espacio de la importancia de “cuidarse de los pendejos”. Por lo visto, hay que estar en guardia permanentemente pues esa condición dura años y se agudiza con el paso del tiempo. Además, se contagia y también afecta a quienes les prestan oídos y les dan voz.

2) ¿Se acuerda del basquetbolista Kyrie Irving, estrella de los Nets de Brooklyn? Su propio equipo le puso un ultimátum: “o te vacunas o te quedas en casa”. Si Irving no se vacuna, no jugará el resto de la temporada.

Si algo así se puede hacer con un basquetbolista millonario e influyente, siete veces All Star, ¿no se podrá hacer lo mismo con algunos deportistas mexicanos o con empleados rebeldes que ponen en riesgo a sus compañeros de oficina?
(Nota: ¡Claro! Fue Clinton quien expresó: “it´s the economy, stupid”) 

 

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios