“El pueblo se cansa de tanta pinche transa…”

Amador Narcia

Se dijo que no habría impunidad, pero ya veremos cómo estos videos y los que probablemente faltan, afectarán las elecciones intermedias del próximo año

Arrancamos la semana con la difusión en redes de un video que mostraría como se compraban voluntades políticas el sexenio pasado, lo que todavía se debe probar judicialmente. El video fue publicado por alguien que se hizo pasar como hermano del principal imputado. En las imágenes se ve a dos exfuncionarios del Senado, vinculados con la bancada panista, contando y recibiendo grandes cantidades de dinero. La Fiscalía General de la República aclaró que el video no forma parte de la investigación que se le sigue a Emilio Lozoya, por lo que su difusión pública no afectaría en ese caso el debido proceso.

“Lo que no mancha, tizna", escuchamos por las mañanas. Pero al parecer no tiznó lo que se esperaba.
 
Al día siguiente de que se conociera el video, el presidente López Obrador lamentó: "Se ha difundido el video, pero no mucho, ¿eh? Porque los medios no le están dando la importancia que tiene. No es el video de René Bejarano. Ese se difundió, pero a nivel nacional e internacional. (…) Este video muestra la inmundicia del régimen de corrupción, porque todo ese dinero se utilizaba para comprar voluntades, conciencias, para comprar votos. Según la declaración del señor Lozoya, parte de ese dinero se utilizó para la aprobación de la llamada “Reforma Energética”

Dijo que sería bueno que se conociera la denuncia completa. Y así sucedió. 

El video fue apenas el preludio de la bomba mediática que provocó el miércoles la publicación en redes de la supuesta denuncia que presentó Emilio Lozoya ante la FGR, en la que acusa de corrupción, tráfico de influencias y dañar el patrimonio nacional con sus ilícitos a tres expresidentes de la República, dos excandidatos a la presidencia que contendieron en 2018 contra Andrés Manuel López Obrador, exsenadores, dos de ellos hoy gobernadores, y funcionarios públicos de alto nivel, enfáticamente al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray. 

Como era de esperarse, los aludidos se deslindaron, con excepción de Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto. (Por lo menos, hasta la tarde de este viernes).

El presidente López Obrador calificó la denuncia como “una tragicomedia más fuerte que una serie de televisión”. 

La tarde del jueves, @latinus_us de @CarlosLoret difundió dos videos donde se ve a Pío López Obrador, hermano del presidente, recibiendo en 2015 dinero en efectivo de David León, quien entonces trabajaba en el gobierno de Chiapas y luego fuera titular de Protección Civil federal. Pero no solo eso. Tanto David como Pío afirman contundentemente que Andrés Manuel López Obrador sabía de estas entregas de dinero, con que se financiaba, aseguran, diversas actividades políticas.

El presidente dijo que estos videos no eran igual que otros porque se trataba de aportaciones del pueblo para su movimiento y no de actos de corrupción. Pidió que se denunciara y se investigara. Y aseguró que no habría impunidad.

Ya veremos cómo estos videos, y los que probablemente faltan, afectarán el resultado de las elecciones intermedias del próximo año. 

Por lo pronto, al mismo tiempo que se logró que la gente viera con sus propios ojos lo que se estuvo denunciando durante años en la plaza pública también se vio que en política a la hora del dinero difícilmente puede encontrarse a alguien que tire la primera piedra. 

Monitor Republicano

¿Veremos en una subasta de los Pinos el Ferrari de López Mateos que Javier Duarte le habría regalado a Peña Nieto? 

[email protected]

 

Comentarios