Suscríbete

Ya hacía falta

Álvaro López Sordo

Para tranquilidad de todos los aficionados de los Rayados, su DT está consciente del plantel que tiene a cargo y entiende que no se pueden pasar malos ratos

Franqueza. Actitud de la persona que expresa lo que siente o piensa con sinceridad y claridad. Esa es la definición de esa palabra. Además, vale la pena agregar que es un sustantivo abstracto que deriva de franco, adjetivo cuyo origen etimológico es el vocablo germánico “frank”, que significa libre. Más claro, ni el agua ¿no? Bueno, antes de seguir, les aclaro que no me desperté con espíritu de maestro. Pero había que aclarar el concepto antes de entrar en materia.

¿Qué le importa a la patria futbolera el significado de franqueza? Se preguntarán atribulados a estas alturas y, créanme que los entiendo, ya que es un concepto que suele no tener nada que ver con nuestro futbol. La franqueza es algo tan ajeno a la Liga MX como lo es un mandril en una joyería. Ojo, hablo de franqueza y no de honestidad, que no es lo mismo.

Seamos honestos: cada vez que un entrenador o un futbolista se planta frente a un micrófono, todos sabemos —más o menos— lo que va decir (culpa de los que estamos de este lado también, porque solemos preguntar siempre lo mismo, no le huyo a la responsabilidad). Las respuestas de cajón no fallan y, encima, evitan problemas.

Puedes leer: "Javier Aguirre tras la victoria de Rayados: “Me hicieron encabro...”"

Es por eso que, cuando aparece alguien que habla con franqueza, llama tanto la atención. Javier Aguirre lo hizo y el mundo no se acabó. No le gustó cómo jugó su equipo y lo dijo; sus jugadores lo hicieron enojar y lo expresó de la manera más normal, y el estadio no se cayó, ningún futbolista terminó en el psiquiatra y la Bolsa Mexicana de Valores amaneció el lunes sin sobresaltos.

Evidentemente, el Vasco no come vidrio y destacó el resultado y la tranquilidad que una victoria otorga. Pero, para tranquilidad de todos los aficionados de Rayados, su DT está consciente del plantel que tiene a cargo y entiende que, con esos jugadores, no se pueden pasar malos ratos contra un equipo como el Atlas y, mucho menos, teniendo ventaja desde el segundo 35 del partido y contra 10 Rojinegros durante media hora.

No tengo la menor idea cómo le irá a Javier Aguirre en su regreso al futbol mexicano, pero capacidad le sobra y autocrítica para corregir los errores, también. Lo que es una realidad es que bienvenido sea un tipo que habla de frente y sin esconderse en frases hechas. Cuando se fue a Europa, se decía siempre que “ojalá otros entrenadores mexicanos lo trataran de emular y vayan a dirigir a Europa”; eso no pasó. Ojalá ahora lo miren de cerca y le copien la franqueza.

Adendum. Fecha 1 y Knut ya se anda bajando del barco. Ayer recibí este mensaje y cito textual: “¿cuándo Tigres el Mundial?”.

[email protected]
 

 

 

Comentarios