¡Quítense la venda!

Álvaro López Sordo

No sé cuándo, pero si algún día un equipo de la Concacaf gana un Mundial, ese será Estados Unidos

Me acuerdo como si fuera ayer, y eso que ya pasaron casi 28 años. Yo era un niño y estaba feliz y emocionado, pero —a la vez— sabía que había que ser mesurado. A final de cuentas, México había goleado a Estados Unidos y eso no daba como para echar cuetes. Pero, insisto, era un niño y la pasión le ganaba a la razón. Hasta que mi padre me dio un mazazo de realidad.

Que la Selección de Miguel Mejía Barón ganara esa Copa Oro me tenía más que feliz, ese equipo me tenía enamorado. Inocentemente, le platicaba a mi papá lo buenos que éramos y que en el Mundial nadie iba a poder con nosotros, y bla, bla, bla. Hasta que, imagino que lo desesperé y vino la frase lapidaria: “Les ganamos porque a ellos no les importa el futbol, todavía. Pero deja que se lo tomen en serio y ya no vamos a poder. Es más, te aviso de una vez que ellos van a ganar un Mundial antes que nosotros”.

Por un segundo me destrozó, pero después pensé: “¿Él qué sabe, ni le gusta el fut? En esto, yo soy el que sabe”. Y seguí disfrutando nuestra victoria. Pero esa frase jamás se me olvidó y cada día estoy más seguro de que es cierta. No sé cuándo, seguramente ni estaré vivo, pero si algún día un equipo de la Concacaf gana un Mundial, ese será Estados Unidos.

Y no se trata de ser carroñero ante la derrota en la Liga de Naciones. Es más, soy de los que piensa que ese torneo es menos relevante que el proceso digestivo del pez que devora madera (vive en el Amazonas). Pero la realidad es que, en varios aspectos, Estados Unidos ya nos ha superado (aunque no hayan ido a Rusia 2018).

Puedes leer: "Héctor Moreno, nuevo refuerzo de Rayados"

Para muestra, un botón: ¿Cuántos futbolistas tienen ellos en clubes Top de Europa y cuántos tenemos nosotros? Empecemos con los estadounidenses: Christian Pulisic, juega en el Chelsea, campeón de Europa; Sergiño Dest, en el Barcelona; Weston McKennie, pertenece a la Juventus; Gio Reyna, brilla en el Borussia Dortmund. Todos son Sub-23.

De nuestro lado: Edson Álvarez, juega en el Ajax, que este año no superó la fase de grupos de la Champions; Jesús Corona, figura de un Porto que no aspira a ganar ese torneo continental; Erick Gutiérrez, juega a cuentagotas en un PSV que esta campaña se quedó fuera de la Europa League en dieciseisavos de final. Es decir, tenemos a tres jugadores en equipos grandes, pero que hoy no son de élite.

Algo han hecho bien en Estados Unidos, y algo hemos hecho mal en México. Y si en la Federación Mexicana de Futbol no aceptan el problema y se escudan en “malos” arbitrajes, nuestros vecinos seguirán creciendo y nosotros, quejándonos.

Adendum. Knut sigue festejando el título cementero. Temo por su hígado.

[email protected]

 

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios