La agenda fallida

Alonso Cedeño

El ciudadano presidente navega en aguas desconocidas, no solo por ahora sí ostentar el poder, o por enfrentar una pandemia global, ni siquiera por tener que dirigir el barco en la peor recesión en el crecimiento económico registrada en las últimas décadas. No, todo eso le podría ser indiferente si conservara uno de sus mayores atributos, aquel que le ha llevado a ser considerado uno de los grandes comunicadores de su época: la capacidad de fijar agenda. Hoy los números demuestran que la ha perdido.  
 
En este mismo espacio hemos hablado de cómo a través de sus conferencias mañaneras @LopezObrador_, como jefe de gobierno, logró mitigar la crisis de seguridad en la que estaba sumida la ciudad de México mientras la gobernó. No importaban las cifras ni la percepción de inseguridad que se vivía en la capital del país, el salía a dar un parte de guerra al terminar su reunión matutina, demostrando así que se desmañaba y  trabajaba por la ciudad, sin conseguir resultados, pero estaba ahí, al pié del cañón, y eso era suficiente para una feligresía que le aplaudía sin cesar por su tesón.  
 
Veinte años después, ya presidente, repitió la receta, establecer la agenda mediática mediante una conferencia a las siete de la mañana, todos los días hábiles, y mediante mensajes grabados los fines de semana.  Que envidia le tendría Hugo Chávez que lo más que logró fue un mensaje semanal en su programa de radio “Aló Presidente”. Esta fórmula funcionó durante sus primeros 18 meses de gobierno, dandole manga ancha para establecer informes extraordinarios, elevar a fiesta nacional el aniversario de su victoria, soslayar los escándalos de corrupción y nepotismo de su primer circulo así como la grave percepción de inoperancia de su gobierno. En diciembre de 2019 nadie dudaba qué Morena se levantaría con una victoria aplastante en la cámara de diputados, ni que alzaría la mano de sus abanderados en por lo menos 12 de las 13 gubernaturas en disputa. Hasta que llegó la pandemia, al principio @LopezObrador_ vio en ella la posibilidad de disminuir la brecha de la desigualdad, no reduciendo la pobreza, sino democratizándola. “Como anillo al dedo” la calificó, apostando a que impactaría fuertemente a la clase media y al empresariado, su enemigo ideológico desde hace varios años. Desafortunadamente para el, y gracias a la pésima gestión de la emergencia por parte del subsecretario @HLGatell quien además recientemente se confrontó con varios gobernadores en la CONAGO, incluyendo a @ClaudiaShein, amenazándolos, por que no hay otro término para ello, con sanciones penales si no acataban las  disposiciones federales, y donde la secretaria @M_OlgaSCordero tuvo que intervenir como han dado cuenta numerosos trascendidos, para apaciguar los ánimos.  
 
Pero algo no salió según lo planeado, tal vez, por primera vez, el presidente López Obrador sobre estimó su capacidad de fijar los términos del debate. En el análisis de CE Research, el área de investigación de la prestigiada revista Campaigns and Elections México @CE_Mexico en colaboración con Prometeo, la conversación digital que marcó agenda fue la relativa a la pandemia, sin importar los titánicos esfuerzos por llevarla a Odebrecht, Emilio Lozoya, o la corrupción de sexenios anteriores. Según dicho estudio los mensajes se califican como 34% de negativos para el presidente con tan solo 14% de positivos. Esta semana las “benditas redes sociales” se presentan como un escenario adverso al presidente, no obstante sus denodados esfuerzos por desviar la conversación hacia el caso Lozoya, que alcanza un nada despreciable 8 mil millones de impactos, pero que palidecen contra los 18 mil millones de cuentas alcanzadas por el termino “Covid-19”. Ni siquiera los esfuerzos publicitarios del avión presidencial lograron hacerle sombra, consiguiendo tan solo 75 mil menciones, según datos del propio estudio.  
 
López Obrador deberá de reflexionar con miras a las elecciones del 2021, si decide mantenerse en el debate de la emergencia perderá puntos valiosos que pueden significar gubernaturas y tal vez la mayoría en el congreso. Es indispensable un golpe de timón, tan solo basta asomarse a los HT #FueraLopezGatell para darse cuenta que además de los acostumbrados grupos de inducción existe una verdadera animadversión ciudadana. En esta decisión se le va el sexenio y probablemente la existencia de una real Cuarta Transformación. @HLGatell debe de ser cesado. Ojalá que rectifique pronto, para @LopezObrador_ está en juego una victoria política, para el resto de país es un tema de vida o muerte.  

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios