Se encuentra usted aquí

#Desinformación #trolls #gobiernos #partidos

01/10/2019
05:19
-A +A

El 26 de septiembre pasado se dio a conocer el informe “The Global Disinformation Order: 2019 Global Inventory of Organised Social Media Manipulation”, realizado por el Oxford Internet Institute (OII). En él los investigadores Philip Howard, director del Oxford Internet Institute (OII), y Samantha Bradshaw, analizan el uso de algoritmos, automatización y grandes datos en la conformación de la opinión pública.

La información que destacan los investigadores es que en 45 países con regímenes democráticos “los políticos y los partidos políticos han utilizado herramientas de propaganda computacional al acumular seguidores falsos o difundir medios manipulados”. China, India, Irán, Pakistán, Rusia, Arabia Saudita y Venezuela, conforman tropas cibernéticas para influir en proceso políticos y gubernamentales de otros países, principalmente a través de Facebook y Twitter. Un país: China, y una red social: Facebook; se han convertido en las piezas claves, en los líderes de las campañas de desinformación a nivel mundial.

El informe analiza la situación que se vive en 70 países, incluido México, en donde destaca que son Twitter, WhatsApp y Facebook, las plataformas preferidas para la manipulación de la información. La forma en que esta manipulación se da es a través de políticos y partidos, consultores privados en mayor medida y, en menor medida, por organizaciones civiles.

Los tipos de cuentas falsas son bots, humanos y ciborgs. Los mensajes que se envían son de apoyo a partidos, políticos o gobiernos, ataque a los opositores y para silenciar los mensajes divergentes. Las estrategias de comunicación, que en este sentido se emplean en México son desinformación, reportes masivos, impulsar datos de estrategias, trolls y parea amplificar los contenidos que desean quienes quieren manipular a la opinión pública.
De acuerdo con la comparativa de los comportamientos, gastos, número de actores gubernamentales involucrados, la sofisticación de herramientas empleadas, el número de campañas, el tamaño y permanencia de equipos y presupuestos o gastos realizados de las tropas cibernéticas de la manipulación, México se encuentra –siempre de acuerdo con el informe– en un rango medio. Esto quiere decir que la estrategia empleada es mucho más consistente, que involucra tiempo completo de los miembros del personal que son empleados todo el año, no sólo por campañas precisas, para controlar la información ene l ciberespacio e incluso se apoyan de equipos en el extranjero.

En este grupo se encuentran países como Azerbaiyán, Bahréin, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Camboya, Cuba, Etiopia, Georgia, Guatemala, India, Kazakstán, Kirguizistán, Malasia, Malta, Pakistán, Filipinas, Qatar, Sri Lanka, Sudan, Tayikistán, Tailandia, Turquía, Ucrania, Reino Unido Uzbekistán.

Aunque el profesor Howard reconoce que cada día son más los gobiernos los que implementan estrategias para manipular la opinión de la población, se muestra optimista en que la democracia siga gozando de “acceso a información de alta calidad y una capacidad para que los ciudadanos se reúnan para debatir, debatir, deliberar, empatizar y hacer concesiones.”

En México estamos viviendo un cambio de régimen que involucra también una reinterpretación en la manera de comunicar. Es entendible que el gobierno intente por todos los medios hacer valer sus ideales, mostrados como los más altos para la transformación del país. Sin embargo hay fronteras que no se deberían cruzar. La permanencia de un régimen democrático, con sus virtudes y sus vicios debe prevalecer sobre cualquier intento de moralizar el pensamiento único.

Cursó la carrera de Ingeniería Química en la UNAM. Cuenta con casi 20 años de experiencia en comunicación estratégica, operaciones gubernamentales, planes de continuidad de negocio y manejo de crisis...