Se encuentra usted aquí

Annika Sorenstam, historia de éxito

Cuando compitió, siempre lo hizo para ganar, aunque nunca esperó conquistar  72 torneos de la LPGA, incluidos 10 campeonatos mayores
Annika Sorenstam, historia de éxito
25/03/2020
00:00
-A +A

Annika llegó a Estados Unidos en 1990, proveniente de Suecia y siendo apenas una adolescente, se admiraba  de todo y soñaba con iniciar una carrera como universitaria en el golf y llegar a ser figura en la LPGA.
 
El sueño comenzó a tomar forma una vez que vio cómo  Liselotte Neumann, también golfista sueca, conquistó el US Women’s Open en 1988. En sus años en la Universidad de Arizona,  el deseo por jugar golf profesional  se acrecentó cuando pudo ver a las mejores golfistas competir en los torneos por TV y, ocasionalmente, en persona.

Fueron ellas quienes la inspiraron para trabajar más y concentrarse mejor. De sus padres aprendió que solo a través de trabajo duro, dedicación e incontable ayuda de los demás y miles de oportunidades, todos los sueños de triunfo se cumplen.

Cuando compitió, siempre lo hizo para ganar, aunque nunca esperó conquistar  72 torneos de la LPGA, incluidos 10 campeonatos mayores. Inclusive tras su retiro, su vida ha excedido todas las expectativas. El otoño pasado, supo que el presidente Donald Trump había aprobado que Gary Player y ella recibieran la Presidential Medal of Freedom.

Es la mayor distinción que un civil puede recibir en Estados Unidos y sin duda, es el más grande honor que ella ha recibido. La reacción de júbilo la puso feliz y luego llegaron la gratitud, el orgullo y la humildad.

Annika está profundamente agradecida con el presidente Trump por tal honor y aún cuando la entrega de este premio será aplazado por el Covid-19, no deja de ser un gran logro para su carrera  y su fundación. Será la primera golfista de LPGA y primera atleta femenil, naturalizada estadounidense, en ser distinguida con esta medalla.

Como una reflexión derivada de este honor, la sueca  agradece a las 13 fundadoras de la LPGA. Pero el agradecimiento especial es  para Mike Whan (comisionado de LPGA) y el liderazgo de un equipo que ha logrado hacer crecer la LPGA de manera global.

Como ser humano agradece a la vida haberla puesto en la  trayectoria del golf, que tantas lecciones de vida le ha enseñado: fortaleza ante la adversidad y la capacidad para creer en uno mismo.

El golf le ha dado la plataforma para dar en retribución a través de la Annika Foundation que brinda oportunidades a las jovencitas alrededor del mundo para que jueguen este gran deporte. El objetivo es  inspirar y liderar la próxima generación de jóvenes bajo el lema Más que Golf.

Unas seis mil jovencitas provenientes de más de 60 países han participado en torneos y más de 60 de exalumnas han llegado a la LPGA, un éxito a la vista de cualquiera. Les recuerdo que Jugar golf es… ¡Hacer amigos! Hasta la próxima. 

[email protected]