SOS: Mexicanos en Estados Unidos

Alejandro Moreno

Nuestros connacionales en la Unión Americana no la están pasando bien. Mientras las actividades económicas no esenciales han sido suspendidas y miles de empresas han cerrado, mujeres y hombres mexicanos enfrentan no sólo la adversidad económica, sino también el peligro de contagio del Covid-19 y la carencia de atención médica.

Mientras en México pareciera que solo nos preocupa que las remesas disminuirán 20% este año, lo cierto es que nuestros hermanos connacionales enfrentan graves riesgos a su salud y corren el doble de riesgo de ser víctimas del coronavirus 19. Y los datos en la ciudad de Nueva York lamentablemente así lo confirman.

Evidentemente, los mexicanos en Estados Unidos son el sector más vulnerable y paradójicamente, ningún gobierno está viendo por ellos.

Los planes económicos aprobados por el Capitolio no contemplan a los migrantes mexicanos y el presidente de aquella nación ha dicho que no tienen prioridad en la atención médica. Ello se ha reflejado en centenares de muertes de mexicanos en sus casas, víctimas no sólo del virus, sino también de la desigualdad y de la indiferencia a ambos lados de la frontera. Pareciera que al gobierno mexicano sólo le preocupan las remesas y no las vidas de hombres y mujeres que nacieron en nuestro suelo y que están abandonados a su suerte a millones de kilómetros de distancia.

Por ello, como mexicano y como presidente del PRI me indigna que haya denuncias de consulados cerrados y de teléfonos que no contestan, pues a todas luces la labor consular es una actividad no sólo esencial, sino fundamental e imprescindible en estos momentos de emergencia.

La Secretaría de Relaciones Exteriores debe fortalecer el trabajo de la red de consulados más grande que México posee en el exterior, en aras de atender, orientar y canalizar a miles de mexicanos que hoy están en la sombra y en la zozobra. No es suficiente con repatriar cuerpos, cuyo costo en ocasiones es pagado por las propias familias en México, sino proteger la vida y la integridad de nuestros connacionales.

Ellos no merecen tampoco la indiferencia del gobierno mexicano, el cual ni una palabra ha dicho frente a la discriminación y maltrato del cual son objeto en estos momentos. Nuestras autoridades tampoco han rechazado el acoso del cual son objeto las ciudades santuario por parte de Donald Trump.

Desde México se debe extender la mano en los aciagos meses que deparan a millones de connacionales que han perdido el empleo y que enfrentarán retos para alimentar a sus familias y salir adelante. Por ello, se debe impulsar el programa binacional de empleo temporal para trabajadores migrantes que, al tiempo de garantizar seguridad social y sustento a nuestros connacionales, permita reactivar la economía y las cadenas productivas.

A través de su grupo parlamentario en la Cámara de Diputados, el PRI ha solicitado al gobierno federal que sea implementado urgentemente el Programa 3×1 para Migrantes, mediante el cual el gobierno mexicano respalde proyectos productivos de los connacionales que decidan regresar a sus lugares de origen y contribuir al desarrollo de sus localidades para mitigar la crisis económica.

La austeridad no puede ser pretexto para la inacción ni la indiferencia. Nuestros connacionales nos necesitan ahora, pues el siguiente mes puede ser demasiado tarde para recuperar vidas.

Presidente Nacional del PRI

TEMAS RELACIONADOS
SRE
Guardando favorito...

Comentarios