Los gobiernos locales ante el Covid-19

Alejandro Moreno

La sociedad mexicana no puede esperar. La grave amenaza que representa el contagio del Covid-19 avanza cada instante y multiplica sus efectos entre la población. Por ello, los doce gobiernos estatales emanados del PRI han adoptado, con base en su vocación productiva y necesidades, una serie de medidas urgentes para atender y fortalecer la salud de la población.

Los Estados de Campeche, Estado de México, Sinaloa y Sonora han diseñado programas de apoyo directo a productores locales, mientras que Colima, Guerrero, Hidalgo, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora han establecido programas de ayuda alimentaria a la población.

En Campeche se ha establecido un subsidio total al consumo de energía eléctrica, en claro apoyo a los hogares e industria productiva.

La prevención del delito ha sido fortalecida en Campeche, Colima y Estado de México, y el apoyo al sector turístico no se ha hecho esperar en Campeche, Guerrero y Sinaloa.

Los paquetes de beneficios fiscales, centrados en impuestos locales de nómina, hospedaje, agua y registro de infraestructura, ya son una realidad en Colima, Guerrero, Hidalgo, Estado de México, Oaxaca, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

La bolsa acumulada de créditos directos ofrecidos en estos doce gobiernos supera los 6 mil millones de pesos, al tiempo que el impulso al desarrollo de obra pública es utilizado por Guerrero, Hidalgo, Estado de México y San Luis Potosí como un mecanismo de incentivo a la economía local, al tiempo que también San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Zacatecas se han comprometido a aumentar las compras gubernamentales.

El primer mandatario de Campeche, Carlos Miguel Aysa González, ha dejado en claro que las decisiones están siendo tomadas con criterios técnicos, no políticos. De ahí que la prevención sea la clave: Brigadas de salud han sido dispersadas en toda la geografía estatal para atender cualquier padecimiento y canalizarlo.

El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, busca atenuar la afectación que representan para 40 mil trabajadores los paros técnicos realizados en las tres principales armadoras del Estado y ha adelantado la implementación del programa estatal de apoyo al sector productivo, al tiempo de celebrar alianzas estratégicas con Nuevo León, Tamaulipas y Durango a fin de homologar incentivos económicos en los sectores formal, informal y sectores agropecuario y agroalimentario.

El gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, ha coordinado el trabajo que desarrollan las instituciones de Salud del Estado y en conversaciones con los empleadores, ha logrado garantizar el respeto a los derechos laborales de trabajadores del campo que no deben asistir a laborar por encontrarse dentro de la población con mayor riesgo de contagio.

En Guerrero el gobernador Héctor Astudillo Flores ha presentado el Plan Económico para la Contingencia del Covid-19, el cual contempla adquirir mil toneladas de maíz para estabilizar el precio de la tortilla y crear el Comité Estatal para la Vigilancia del Abasto Oportuno y no incremento de precios de los productos de la canasta básica.

Hidalgo al mando de Omar Fayad Meneses ha creado el seguro de emergencia para todos los trabajadores que resulten positivos por coronavirus y no tengan seguridad social, recibiendo un sueldo de tres mil 750 pesos durante el primer mes de no laborar. Asimismo, la sociedad hidalguense goza de tres meses de prórroga en el pago de todos los financiamientos que tenga con el gobierno estatal.

Al formar parte de una de las zonas del país que se prevé sean de las más afectadas a nivel nacional, el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, ha tomado medidas oportunas y de hondo calado para la población, tales como adelantar la entrega de mil 600 millones de pesos en apoyos sociales a las familias más vulnerables.

La tierra gobernada por Alejandro Murat Hinojosa ha tomado diversas medidas para prevenir y afrontar la contingencia, con base en el decreto que emitió y por el cual crea las bases de coordinación, respuesta y control de la emergencia. Incluso, el 12 de marzo pasado cuando no tenía ningún caso confirmado en la entidad, el gobernador oaxaqueño ordenó suspender diversos actos masivos que implicarán aglomeraciones con el objetivo de no poner en riesgo a la población.

El gobernador de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras López, ha diseñado un paquete financiero y fiscal por más de tres mil 200 millones pesos, enfocado a atender las afectaciones en población vulnerables y los sectores turísticos, comerciales y empresariales.

En una medida sin precedentes el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, ha anunciado la suspensión total del servicio de hotelería en toda la entidad durante el mes de abril, con el objetivo de evitar la propagación del virus durante las vacaciones de Semana Santa y preservar la integridad de la sociedad sinaloense. Asimismo, ha puesto en marcha dos programas orientados al rescate de las micro, pequeñas y medianas empresas.

La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano ha realizado una labor encomiable al frente de la crisis sanitaria en Sonora, pues sin tiempo que perder ha anunciado el Plan Emergente de Seguridad Alimentaria que busca apoyar a las familias sonorenses más vulnerables. Entre las medidas se contempla entregar despensas a 100 mil personas.

Al tratarse de la entidad de la República que por mayor tiempo se mantuvo con cero casos confirmados gracias a las acciones preventivas implementadas, Tlaxcala al mando del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez ha llamado al sector productivo a reducir su personal para no exponerlo y privilegiar la seguridad de las familias y comunidades. El gobernador y los 60 presidentes municipales han tomado medidas para privilegiar la salud de la población.

Alejandro Tello Cristerna, gobernador del Estado de Zacatecas, ha anunciado políticas públicas y acciones de gobierno de hondo calado en favor de la economía de las familias y la preservación del bienestar entre la población, lo cual implica una intensa actividad pública en materia de salud, pero también de incentivos a la labor productiva estatal.

Es así como la y los gobernadores priistas se encuentran al frente de la emergencia, comandando a sus respectivos equipos y tomando las decisiones que buscan preservar la salud e integridad de la población.

Todos los gobiernos estatales emanados del PRI han recortado sus fuentes de ingresos fiscales locales en aras de privilegiar las labores productivas y apoyar a las familias mexicanas.

Son momentos de unidad, de trabajo, de altura de miras y de responsabilidad. La nación mexicana espera mucho de nosotros.

*Presidente Nacional del PRI.
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios