La Guardia vive de prestado

Alejandro Hope

La Guardia Nacional (GN) está por estrenar vehículos. En marzo, recibirá una flotilla de 2,234 camionetas pickup marca Chevrolet Cheyenne. Según información de medios, la operación significará una erogación de algo más de 1400 millones de pesos.

¿Ese gasto proviene de la propia GN o de su cabeza de sector, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC)? No: resulta que la adquisición fue realizada por entero por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en un proceso de adjudicación directa (http://bit.ly/2VAUngj).

La GN también está estrenando instalaciones. Según información oficial, se concluyó la construcción de 69 cuarteles, 12 más están casi terminados y otros 79 se pondrán en operación en el transcurso de 2020.

¿Quién hizo ese anuncio? ¿El Comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio? ¿O tal vez el titular de la SSPC, Alfonso Durazo? No. Esa información fue dada por el general Luis Cresencio Sandoval, titular de la Sedena.

No está de más señalar que toda esa construcción se hace con cargo al presupuesto de Sedena, no de la SSPC. Este año, la SSPC solo recibió en el presupuesto de egresos de la Federación (PEF 2020) 62 millones de pesos para inversión física, todo destinado a las prisiones federales (http://bit.ly/32D3gHE). La Sedena en cambio recibió una partida de 493 millones de pesos para “construcción de instalaciones para apoyar las tareas de seguridad pública” (http://bit.ly/2I5Mmb4).

Pero los terrenos donde se construyen los cuarteles son de la Guardia Nacional y constituyen parte de sus activos, ¿no? Pues no: en la inmensa mayoría de los casos, los predios en cuestión han sido donados por gobiernos estatales y municipales a la Sedena, no a la GN ni a la SSPC. La información completa sobre comodatos, donaciones o cesiones de predios no se conoce, ya que fue reservada por cinco años por la Sedena, pero aquí pueden consultar algunos ejemplos: http://bit.ly/2x1osva; http://bit.ly/2VwmVHI; http://bit.ly/32Ewztn; http://bit.ly/2IdohyY.

¿Qué tal los uniformes y los chalecos antibalas? ¿Esos sí los compró la GN o la SSPC? No: también en ese caso, la adquisición se hizo a través de la Sedena, como se revela en un reportaje de Quinto Elemento Lab, publicado en la revista Proceso (http://bit.ly/2uI2zjC).

Añádase a lo anterior lo que he discutido en columnas previas sobre el hecho de que 80% de los integrantes de la corporación tienen plaza y cobran sueldo en la Sedena o la Semar (http://bit.ly/3cmArUo).

Se podría tal vez alegar que esto es una condición excepcional, propia del arranque de la GN, y que se corregirá a partir de este año, dado que la institución ya está constituida con todas las de la ley.

Pues no. En el PEF 2020, la GN recibió 3800 millones de pesos. De ese total, se destinan cero pesos a materiales y suministros. Se dedica la misma cantidad a inversión física. Para servicios personales, van 2800 millones de pesos, pero eso es solo para remuneraciones especiales y adicionales, y seguridad social. No hay un centavo para sueldos. Tampoco recibe un solo peso para la creación de plazas nuevas http://bit.ly/2wgaMfx).

Pero adivinen quien sí recibió presupuesto para la creación de nuevas plazas. Acertaron: Sedena (y, en menor medida, Semar).

Todo esto apunta a un hecho inocultable: la GN es una extensión de Sedena en otra dependencia. Contrario a lo que manda la ley y la Constitución, no hay ninguna frontera real entre la GN y las Fuerzas Armadas. El supuesto carácter civil de la institución es una broma.

Cuando se cumple un año de la reforma constitucional que creó a la GN, tal vez sería hora de que el Congreso se entere de la distancia entre lo aprobado y la realidad.

[email protected]. @ahope71

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios