Guanajuato, los homicidios y el efecto Marro

Alejandro Hope

¿La detención del Marro provocó una drástica disminución en los homicidios en Guanajuato? Como lo planteó Durazo es imposible saber: no mencionó el periodo de comparación

Hace poco menos de dos semanas, José Antonio Yépez, alias El Marro, presunto líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, fue detenido en el municipio de Juventino Rosas, Guanajuato. Un logro nada menor: el personaje había eludido a la justicia durante años y se había vuelto uno de los símbolos de nuestra impunidad.

Es normal, por tanto, que las autoridades se muestren entusiasmadas por los posibles efectos de la detención. Cuatro días después de la captura, Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, afirmó que “podemos resaltar sin que ello hable de una tendencia, de que a partir de este evento, hay una baja sensible en los homicidios dolosos en el estado de Guanajuato, alrededor del 50 por ciento.” Luego, matizó un poco, pero el tono siguió siendo optimista: “Estamos hablando de sólo cuatro días y esto no necesariamente es indicativo de la situación en el estado, pero es alentador registrar cualquier dato de homicidios dolosos a la baja”.

¿Es esa afirmación correcta? ¿La detención del Marro provocó en pocos días una drástica disminución en los homicidios en Guanajuato? Tal como lo planteó Durazo, es imposible saber: no mencionó el periodo de comparación. ¿Los cuatro días previos al operativo? ¿El promedio de la semana previa? ¿Del mes anterior? ¿De lo que va de 2020? Ni idea.

Si la comparación fue con los cuatro días anteriores (del 29 de julio al 1 de agosto), hubo una disminución de 26%, según los datos que publica diariamente la SSPC. Menos espectacular que lo afirmado por el secretario, pero significativo de cualquier modo.

Sin embargo, habría que tomar esa comparación con algo de reserva:

1. Como se ha discutido ampliamente en esta columna, la serie del SSPC subestima el total que mensualmente presenta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). De mes a mes y a nivel nacional, el subregistro equivale a 20%, aproximadamente. Pero en periodos más cortos y en un solo estado, sa brá Dios: el SESNSP no publica datos diarios (el Inegi sí, pero todavía no se publican los datos de 2019, mucho menos los de 2020).

2. En diversas ocasiones, varios analistas que seguimos este tema hemos documentado que puede haber un rezago de días entre la comisión de un homicidio y su inclusión en el reporte diario. El criterio es que no se sube un registro hasta que se abra una carpeta de investigación y eso puede tomar varios días. Ese efecto puede generar una distorsión importante cuando se compara entre periodos muy cortos de tiempo.

3. Como demostró Patricio Estevez Soto en un artículo publicado en 2019 (https://bit.ly/3fVxqL5), la variación diaria de los homicidios es básicamente aleatoria. Un movimiento abrupto (hacia arriba o hacia abajo) en un espacio de pocos días es básicamente ruido estadístico y más aún si se está considerando la evolución de un solo estado.

Dado todo lo anterior, ¿cómo habría que juzgar las declaraciones del secretario Durazo? Como muchas ganas de meter buenas noticias a la conversación, así sea con calzador. Es posible que la detención de Yépez y el desmantelamiento de una red criminal específica reduzcan eventualmente el número de homicidios en algunos municipios de Guanajuato. El escenario opuesto también puede presentarse: menos orden en los mercados criminales y más violencia letal.

Pero algo sí está claro: esos efectos no van a ser visibles en el corto plazo. Por ahora, no queda más que esperar, observar la evolución del fenómeno y celebrar lo que sí se logró: llevar a la justicia a un individuo acusado de muchos y graves delitos. Eso es victoria suficiente.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios