Suscríbete

Algunas predicciones para 2021

Alejandro Hope

Los homicidios no disminuirán mayormente, incluso se puede anticipar algún rebrote en la segunda mitad del año, al reactivarse algunos mercados ilícitos

Después de 2020, hacer una predicción parece una audacia suprema. Si algo enseñó este año atroz, es que el futuro es incierto y el mundo es frágil. Lo que asumimos como constante puede desaparecer en un santiamén.
Aun así, me voy a atrever a hacer algunos pronósticos. A pesar de toda la neblina que rodea al futuro, hay algunas tendencias que son visibles y perdurables. Y hay algunos acontecimientos que razonablemente se pueden esperar para los próximos doce meses.

Dicho lo anterior, va mi lista de predicciones: 

1. Los homicidios no disminuirán mayormente en 2021. En 2019, el número de homicidios fue, por segundo año consecutivo, algo menos que 37 mil. Todo apunta a que este año será muy similar. El punto de inflexión no llegó en este año de la pandemia y nada sugiere que lo hará en 2021, cuando empiece a normalizarse la vida social y económica del país. Si acaso, yo anticiparía algún leve rebrote en la segunda mitad del año que entra, en la medida en que se reactiven algunos mercados ilícitos. Eso significa que, para el punto medio del sexenio, se van a haber acumulado algo más de 110 mil homicidios, un número muy cercano al total acumulado en los seis años de gobierno de Felipe Calderón.

2. Las Fuerzas Armadas van a seguir acumulando poder y responsabilidades. El año está cerrando con dos hechos importantes. En primer lugar, la Sedena tiene ya sin ambages (y por decisión presidencial) el control operativo de la Guardia Nacional. Ya no hay duda alguna sobre el papel secundario de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. A nivel federal, la seguridad pública es asunto casi exclusivo de militares. En segundo lugar, el presidente López Obrador dijo que la Sedena no solo construirá el aeropuerto de Santa Lucía y unos tramos del Tren Maya, sino que también operará ambos activos una vez que estén en funcionamiento. Eso significa convertir a las Fuerzas Armadas en un actor fundamental en la definición de prioridades presupuestales. Eso inevitablemente va a hacer de las Fuerzas Armadas un actor político de primera relevancia que va a buscar ampliar su nivel de influencia. En 2021, por tanto, es previsible que se anuncien aún más tareas para las Fuerzas Armadas.

3. El foco de la violencia criminal en el país va a seguir moviéndose hacia el centro occidente del país. La detención de José Antonio Yépez, alias El Marro, líder del llamado Cártel de Santa Rosa de Lima, hizo muy poco para pacificar a Guanajuato: en ese estado, el año va a cerrar con más de 4,500 homicidios dolosos, 27% más que en 2019. Esa dinámica probablemente continúe en 2021. Y lo mismo probablemente suceda en Michoacán: en semanas recientes, han arreciado los enfrentamientos entre grupos armados en comunidades rurales. Dada la contienda electoral que se avecina en ese estado, es previsible que se agudice el conflicto. Igualmente, la violencia en Jalisco da señales de intensificación con el asesinato del exgobernador Aristóteles Sandoval.

4. La relación con Estados Unidos en materia de seguridad va a ser tensa, si no es que abiertamente conflictiva. Aún si hay buena relación en el primer nivel, las recientes reformas a la Ley de Seguridad Nacional prácticamente garantizan una relación áspera en el plano operativo, con la posibilidad de que eso se desborde y genere incidentes diplomáticos. Añádase una transición política en EU, un doble cambio de embajador y una relación bilateral trastocada por la pandemia. Ello crea un ambiente casi inmejorable para el conflicto.

Esas son mis predicciones para 2021. Las revisamos cuando vaya concluyendo el año. 

 

[email protected]
Twitter: @ahope71
TEMAS RELACIONADOS

Comentarios