Garantía de refugio

Alejandro Encinas

En el marco de la conmemoración por el Día Mundial de las Personas Refugiadas, celebrado el pasado 20 de junio, refrendamos uno de los rasgos distintivos de la política exterior de México, que lo ha caracterizado a nivel mundial como un país de asilo y refugio para las personas que buscan protección ante la vulneración de sus derechos.

Históricamente, nuestro país ha protegido a las personas en busca de refugio, ya sea huyendo de guerras civiles, dictaduras, regímenes autoritarios, como la apertura del gobierno de Lázaro Cárdenas a las personas perseguidas por la dictadura franquista; el asilo a los perseguidos por las dictaduras en el cono sur o a las personas desplazadas por las guerras civiles en Centroamérica.

En un contexto diferente, este gobierno no ha sido la excepción, ante las personas procedentes de países centroamericanos y otras regiones del mundo que salen de su país ante la represión o violencia sistemática, han encontrado las puertas abiertas en México.

En los últimos años se han registrado incrementos sin precedentes en el número de personas solicitantes de protección internacional al Gobierno de México. Tan solo en el año 2019 se recibieron 70 mil 600 solicitudes de personas procedentes de 85 países distintos, lo que contrasta claramente con los mil 300 solicitantes registrados en el año 2013, y que para el primer trimestre de 2020, registró un incremento del 34 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Hacer frente a este fenómeno creciente e incorporar integralmente a las personas refugiadas a nuestro país, requiere de alentar cambios culturales profundos a fin de eliminar todas las formas de discriminación y exclusión social, asumiendo que la migración a México, como país de destino, no tendrá marcha atrás y, que el país puede ser enriquecido por estos nuevos habitantes, tanto por su aportación cultural como económica.

El compromiso de México, como un espacio de protección abierto a las personas extranjeras se ha confirmado recientemente a través de la emisión de ocho compromisos en el marco del Foro Global sobre Refugiados celebrado en el mes de diciembre de 2019, entre los que destacan, además de facilitar y agilizar los procedimientos para atender oportunamente las solicitudes de refugio que de manera exponencial, se presentan; fortalecer los procesos de integración a la sociedad mexicana de personas refugiadas, manteniendo espacios de diálogo abiertos y de coordinación interinstitucional para construir programas de atención adecuados, abiertos, en todo momento, a la cooperación y el escrutinio internacional.

En el marco de la emergencia sanitaria, el Gobierno de México decidió establecer como actividad esencial al sistema de protección internacional que se implementa a través de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, demostrando a nivel internacional el compromiso hacia las personas refugiadas, al mantener las operaciones en curso y la recepción de solicitudes de la condición de refugiado.

La tradición de México como un país de asilo, y la reciente mejora en la atención, fue reconocida por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en el reporte de Tendencias Globales 2019, donde México aparece como el octavo país con mayor número de solicitantes a nivel mundial y en el que se resaltan las buenas prácticas implementadas en procedimientos simplificados; las tasas altas de reconocimiento de la condición de refugiado y el aumento en la capacidad de resolución de casos, a fin de garantizar un trato digno en el ejercicio de un derecho humano fundamental: el derecho a la protección que brinda el refugio a las personas que enfrentan situaciones de riesgo a su integridad.

Subsecretario de Derechos Humanos, Poblacióny Migración

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios