The Great, divertido anacronismo

Alejandro Alemán

The Great, la nueva serie creada por el guionista de The Favorite, Tony McNamara, distorsiona la historia a cambio de un desatado y divertido sentido del humor.

De la frialdad etérea de Neon Demon (Refn, 2016) a la comedia de absurdos en A Rainy Day in New York (Allen, 2019), pasando por la fantasía musical de Teen Spirit (Minghella, 2018), Elle Fanning (Georgia, 1998) ha sabido construir en estos últimos 20 años (que en su caso son sus primeros 20 años) una sólida carrera que la convierte poco a poco en una estrella muy sui generis.

 Con un rango que la lleva del drama, a la comedia y viceversa, Fanning ha trabajado tanto con directores encumbrados (Coppola, Allen, Refn) hasta directores independientes o incluso debutantes (Potter, Minghella), en papeles disímbolos que siempre ponen a prueba sus capacidades como actriz.

Todo esto viene a cuento porque en The Great, la serie creada por Tony McNamara (el escritor de la magnífica The Favorite), Elle Fanning auténticamente brilla en un papel que explota al máximo su muy bien entrenada veta humorística, haciendo de esta una serie notable pero sobre todo sumamente divertida.

Basada en “una historia ocasionalmente verdadera” (como se aclara al inicio del primer episodio) estamos en el siglo XVII donde la joven, hermosa, culta e idealista Catalina (Fanning) va al encuentro del que será su esposo, Pedro III, el emperador de Rusia. Catalina tiene altas expectativas sobre este matrimonio: lectora voraz y atenta a lo que sucede por toda Europa, cree que esta unión será la oportunidad de llevar las grandes ideas de los filósofos contemporáneos a todo el continente.

La decepción es mayúscula cuando conoce a Pedro (extraordinario Nicholas Hoult), quien básicamente es un adolescente, nuevo rico, bebedor empedernido, mujeriego, tiránico, pedestre y mal amante, a quien solo le preocupa la fiesta y no supera el hecho de vivir siempre a la sombra de su padre, Pedro El Grande.

A pesar de los esfuerzos de Catalina por sobrellevar la situación, la patanería y el eterno jugueteo pueril de su ahora esposo la terminan hartando, por lo que decide que la única salida a ese infernal matrimonio es haciéndole un golpe de estado a su marido.

Y antes de que -como yo- corran a Wikipedia para verificar si esta apasionante historia realmente sucedió, recuerden la advertencia del inicio. En efecto, Catalina II se casa con un Pedro que apenas tenía 18 años, en efecto nunca pudieron tener hijo, y sí, ella le termina haciendo golpe de estado en 1762.

Pero ello es apenas un escenario para lo que realmente le importa contar a McNamara en este teleserie: una historia de empoderamiento femenino cargada con muchísimo humor, con una brillante Elle Fanning al centro como personaje cómico aunque siempre idealista, la voz de la razón que simplemente no soporta al bufón, egocéntrico y petulante de su marido.

Se trata, pues, de una afortunada mezcla entre la sátira oscura de The Favourite (Lanthimos, 2018), con el anacronismo juguetón de música pop y colores pastel de Marie Antoinette (Coppola, 2006), que se vuelve una auténtica gozada gracias a una dupla que presume una vis cómica superlativa: Hoult -repitiendo a su personaje en The favourite (pero con esteroides)- y Elle Fanning, en el pináculo de su faceta cómica. Con tan solo diez episodios, la buena noticia es que habrá segunda temporada, que se filmará tan pronto como el coronavirus lo permita.

The Great puede verse en el canal Starz, mediante Apple TV+ o Amazon Prime Video.

 

Comentarios