Nuevos mapas de poder

Alberto Aziz Nassif

Algunos consideran que podremos tener un momento de menor polarización, no lo creo, porque mañana empezará el 2024

Después de una elección como la del domingo pasado, se hace necesario analizar qué pasó, quién perdió y quién ganó, pero además, es importante entender los nuevos mapas de poder y las lógicas que predominaron en el voto ciudadano.

Antes del 6 de junio las encuestas nos dieron el pulso sobre las intenciones del voto, ahora, con los conteos rápidos y los programas de resultados preliminares, se pueden armar los formatos políticos sobre la distribución del poder. Una elección tan grande nos lleva a una enorme cantidad de resultados que habrá que estudiar con detenimiento. Por lo pronto, podemos ver los balances globales.

Una buena noticia es la participación ciudadana que rebasó 52.1%, más de 46 millones 175 mil personas acudieron a las urnas (PREP a las 12:50 pm), lo cual rebasa a lo que sucedió en las pasadas cuatro elecciones intermedias. Hubo características importantes para alcanzar este nivel, como la concurrencia de comicios locales en 30 estados y las 15 gubernaturas. Otra buena noticia es la reacción de AMLO que se expresó de forma positiva sobre el resultado. Los mercados y las finanzas dieron su aval, se apreció el peso, subió la Bolsa de Valores y el resultado se interpretó como un contrapeso en el Congreso.

Aquí viene la primera clave para interpretar. Después de las elecciones se escucharon voces obsesionadas por declararse ganadores, un triunfalismo sin datos, muy pocos reconocen su derrota, pero la autoridad dio resultados firmes a las 11 de la noche. Ahora vemos que se difunden dos visiones sobre los resultados, que responden a la polarización: la del bloque opositor, sus voceros y animadores, que consideran un éxito su pragmática alianza que, sin agenda, sólo quería detener a AMLO y a la 4T. Por el otro lado, están los voceros del oficialismo, que consideran un triunfo los números del Congreso y las gubernaturas ganadas. A reserva de tener los datos finales, podemos ver que entre 2018 y 2021, sube el PRI, con 45 diputados hace tres años y pasa a un rango de entre 63-75; sube PAN de 83 a entre 106-117. Subió el PVEM, extraño negocio que gana y siempre hace trampa, ahora de nuevo con la compra de influencers, y pasa de 16 a entre 40-48. MC se queda igual, de 27 a un rango de entre 20-27; el PRD, a la baja, pasa de 21 a un rango 12-21. Los tres nuevos pierden el registro, con seguridad RSP y FM, y prácticamente el PES. En este mapa Morena sube de 189 a un rango de entre 190-203. La coalición gobernante se queda con la mayoría absoluta, lo cual se había adelantado en muchas encuestas como el escenario más probable. Ya vendrá el reacomodo de las alianzas y las coaliciones que serán por proyecto y por iniciativa. Por lo pronto, Morena y su coalición podrán seguir con el control del presupuesto, principal instrumento de la política pública.

Las gubernaturas amplificarán la presencia morenista en el país porque a las cuatro que tenía, se suman otras diez (Baja California, Baja California Sur, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sonora, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas) y quizá 11, si Campeche termina de pintarse de guinda, porque la diferencia con el segundo lugar es de sólo 1.6% con el 75% de las actas. El PAN se queda con Querétaro y Chihuahua; San Luis Potosí se va para el Verde y Nuevo León para MC.

Un resultado contrastante, sorpresivo, es la Ciudad de México en donde Morena pierde al menos 6 alcaldías (Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, M. Contreras y Tlalpan), más tres que estaban en manos de la oposición y sólo se queda con siete u ocho, si logran conservar Xochimilco que está muy cerrada. No se evaluó tanto la gestión de Claudia Sheinbaum, sino los efectos múltiples de las campañas de polarización que pegaron sobre todo en los sectores medios y altos. La ciudad quedará dividida territorialmente entre oriente y poniente.

La fuerza de la democracia sopló su aliento sobre el país y dejó nuevos mapas de poder. Algunos consideran que podremos tener un momento de menor polarización, no lo creo, porque mañana empezará el 2024…

 

Investigador del CIESAS.
@AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios