Crueldad, violencia y feminicidio

Alberto Aziz Nassif

La crisis mundial que ha estallado por las violencias en contra de mujeres y niñas tiene expresiones terribles en nuestro país. El asesinato de Ingrid y Fátima (y muchas más) en los últimos días, dentro de una espiral de feminicidios, son experiencias estrujantes que obligan a una mayor sensibilidad; al entendimiento de una problemática muy compleja, a la solidaridad, y a la exigencia a los gobiernos de soluciones urgentes para detener esta crisis.

Desde los años 90, cuando Ciudad Juárez, Chihuahua, se convirtió en un cementerio de mujeres asesinadas, hasta los casos más recientes, se registra una violencia que ha crecido a la sombra de la impunidad y de la incapacidad de la autoridad para combatir el problema.

Hay diversos enfoques para explicar este fenómeno, incluso dentro del feminismo, porque no sirven las miradas fáciles y simplistas. La antropóloga Rita Segato afirma que en esta violencia hay crueldad, como la forma de “anular la compasión, la empatía, los vínculos y el arraigo local y comunitario”. Estamos en un “capitalismo de rapiña”, en donde la violencia de género no es (sólo) un problema de los hombres y las mujeres, sino “un síntoma de la historia, de las vicisitudes por las que pasa la sociedad. Y ahí pongo el tema de la precariedad de la vida” (www.conclusión.com.ar).

Los datos que registra la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh de 2016, Inegi) muestran un panorama abrumador: un 66% de las mujeres mayores de 15 años han sufrido algún tipo de violencia física, emocional, sexual, económica o de discriminación. Entre enero y septiembre de 2019 fueron asesinadas en México 2,833 mujeres, con lo cual México se coloca como el segundo país más violento de América Latina, sólo por debajo de Brasil (Animal Político, 26/XI/2019). Sólo en el mes de enero pasado se registraron 73 feminicidios (El Financiero, 20/II/2020); a lo cual se pueden sumar el acoso y las violaciones, todo lo cual genera un panorama aterrador que ha empezado a explotar en un movimiento social feminista que cada día se vuelve más potente y orgánico. Vienen dos eventos importantes: el próximo 8 de marzo se anuncia una enorme marcha y la convocatoria a un paro nacional el 9 de marzo, #UnDiaSinMujeres, será histórico en México.

La compleja problemática de la violencia en contra de las mujeres tiene muchos ángulos de análisis, desde el género, la discriminación, las precariedades sociales y económicas, los hábitos culturales machistas, hasta las estructuras patriarcales. Una parte muy importante para enfrentar las violencias está en los cambios de políticas públicas que es necesario implementar ya. Hay un decálogo feminista que le mandan a AMLO: “seguridad pública con enfoque de genero; políticas de prevención de la violencia; derogación de la legislación que discrimine a las mujeres y las niñas; creación de capacidades en el Poder Judicial (juzgados, fiscalías, defensorías públicas); protocolos con perspectiva de género; alerta nacional de violencia de género; homologación del tipo penal de feminicidio; acceso de las mujeres a la justicia; alto a la revictimización; policías capacitadas y coordinadas; más acción y menos discurso”. (El Universal, 15/II/20202).

Este decálogo es una respuesta al que propuso el gobierno, el cual está plagado de buenas intenciones y generalidades, es decir, es un discurso sin ningún valor estratégico, ni programático. Por eso, hay un reclamo justificado al gobierno de la 4T, por su falta de empatía con este movimiento. Cuando un tema le interesa a AMLO, lo trata y lo repite una y otra vez. Le ha faltado sensibilidad a AMLO con el movimiento feminista y, por supuesto, apoyo para destinar más recursos a la problemática.

Estamos ante uno de los más importantes movimientos sociales del Siglo XXI, con un alcance global y con demandas transversales para la vida pública y privada. Urge detener con todos los recursos del Estado a las violencias que asesinan y violan mujeres. Ante la crueldad y el feminicidio se necesitan respuestas estratégicas de corto, mediano y largo plazo…

Investigador del CIESAS.
@AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios